ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

jueves, 27 de febrero de 2014

¡SOY ANTISISTEMA Y PRO-HUMANISTA!



Aunque debiera posicionarme, "desde lo teórico", como ser humano, integral, holístico, no quiero desvincular, mis ideas, mis sentimientos, emociones y mis acciones. Así, quiero comenzar teniendo de fondo las siguientes cuestiones: la crisis  económica, el movimiento 15M, y la subsiguiente crisis de todo: de valores, economica, politica, gubernamental, institucional, monárquica, religiosa... mejor sería hablar de CRISIS en mayúscula, crisis como posibilidad de adentrarnos en la gestación de un cambio de paradigma global.

Yo pertenezco a la generación de los 60 y tantos, por lo que la entrada de la democracia me cogió de pleno, y el entorno (las mal llamadas islas afortunadas, Las Canarias) y ambiente político fue conformándome hacia una ideología más bien enmarcada en lo que se conoce como de izquierdas... (hoy día tan diluido). Participé activamente en mi época de estudiante, y después en las empresas ... para ir consiguiendo esos derechos reconocidos y explicitados en la recién estrenada constitución del 78, aunque no es ésta la que nos otorga derechos, sino que son derechos surgidos del derecho natural de todo ser humano por haber nacido en este planeta y que la Carta Magna hace explícitamente.

Por ello, ya antes del 15M, como teóloga, psicóloga, librepensadora, percibía una indignación expresada más con rabia, impotencia, depresiones,  suicidios, ... en fin... la desilusión estaba bastante instalada en nuestras cabezas, se percibía con terminologías nuevas “el síndrome del quemado”, “yo paso de todo”, etc., pero no en mi corazón que se rebelaba, ¡no podía rendirme y echar por tierra tanto esfuerzo, lucha y logros de miles de personas "anónimas"!. 

El día 15M, llegué a la plaza de convocatoria, algo antes de la hora de salida, y no éramos ni 10 los que allí estábamos, el desánimo, la desesperanza nos rondaba a todos, pero pronto, fue llegando gente, grupos, jóvenes, adultos, mayores, y gente que no podrían encuadrarse ni etiquetarse dentro de un colectivo con unas categorías concretas. ¡éramos casi 10.000 personas! ¡la euforia se desató, y con ella, las lágrimas ...! por qué?, porque supuso un salto cuántico, un punto de inflexión, en especial en este mi pueblo, caracterizado por un cultura colonizada, es decir, caracterizado por un inconsciente colectivo marcado por la colonización, y que genera un carácter marcadamente conformista, acomplejado, sumiso, en la mayoría de la población canaria, (“Es bien sabido que los pue­blos que han sido conquis­tados y colonizados, se caracterizan psicológicamente por una serie de rasgos personales y pautas de comportamiento, que pueden ser agrupadas dentro de la etiqueta “Síndrome del Colonizado”[i]).

Pronto, aquellos a los que no le interesaban este Movimiento (esos que aparecen en el documental o el trio de las azores, etc., empiezan a desprestigiarnos con terminología de antisistemas, entre otras, … y sí, yo lo soy, soy antisistema.

¿Por qué? porque un sistema Neoliberal, individualista, relativista, nihilista, consumista, un sistema donde quienes tienen poder económico, poder de influencia (lobby), poder político, donde se mide y valora a las personas por su imagen, por su apariencia física, por sus relaciones, por sus títulos académicos, por su clase social, por su religión, por su orientación sexual, por su raza, ...  ¡NO ME INTERESA, NO ME REPRESENTA!.

Sí, soy antisistema, porque en realidad, expresar tus opiniones, tus deseos, tus preferencias, causa malestar y te apartan... te ningunean... te critican, que te expulsen, te señalen, etc.…

Sí, soy antisistema, porque la ley no es igual para todos, la ley se aplica a los que no tienen recursos, ni defensa, a los enemigos, a los que no nos gustan, pero no a los amigos, a los que podríamos necesitar en el futuro...

Sí, soy antisistema, porque no me gusta la hipocresía, ni la falsedad, ni me creo las palabras ya en desuso que usan tanto unos como otros, y creen quedar bien... ¡soy solidario, dicen! porque este domingo participé en una actividad con inmigrantes... pero  después se fueron en su yate, y tienen su gran sueldazo, vive en una casa de p. madre, no les falta de ná, les dieron todo hecho desde la cuna... o, se los han ido robando a otros …

Sí, soy antisistema, porque ninguna religión me admite con plena igualdad, porque soy mujer... , porque no estoy de acuerdo con la política que practica la religión cristiana, ni ninguna otra que yo conozca... porque en todas, las mujeres somos de segunda categoría.

Sí, soy antisistema, porque no se castiga a los corruptos, a los pederastas, a los violadores, a los asesinos, ... en especial si pertenecen al grupo de los poderosos: en lo económico, en lo político, en lo religioso.

Sí, soy antisistema, porque este sistema no hace nada contra aquellos que pisan a los de abajo, a los pobres, a los sin techo, a los niños, a las mujeres, a los homosexuales, a pobres, a los inmigrantes, a los de otras etnias,  "razas".

Sí, soy antisistema, porque Europa se está volviendo peligrosamente hacia la extrema derecha con la defensa propia de esta ideología (se parece a la de los nazis, echando a todo aquel que no sea blanco, o participe de su ideología, es decir, trabajar par ellos). Y América, el “gran imperio”, son los que están imponiendo su cultura, sin que nadie les haga frente, como si fueran los intocables.

Sí soy antisistema, porque no se defiende A LA PERSONA, SEA DE DONDE SEA, Y COMO SEA.
No somos todos, acaso, inmigrantes, pobres, ... si no lo eres ahora, lo fuiste en algún momento de tu historia, mira tu genealogía, hasta llegar a “Luci”

Sí, soy antisistema, el rico lo es porque ha robado al pobre. no por trabajar sólo, porque los pobres también trabajan, ... y desde niños, de sol a sol, por una miseria.

Sí, soy antisistema, porque este sistema terminará cargándose el planeta, matando todo lo que no pueda darle beneficio inmediato y cuantioso.

Sí, soy antisistema, porque la moral, la dignidad y la ética, la han relegado al sótano, porque molesta...

Sí, soy antisistema, porque hoy, en la era de la información, es cuando más desinformación y manipulación hay, donde más que nunca se hace un mal e interesado uso de los avances científicos y tecnológicos. Porque la gran mayoría de periodistas están vendidos ... a este sistema, porque sólo protestan ahora, porque los políticos se niegan a responder a sus preguntas, pero no protestan ni denuncian lo que está sucediendo.

Sí, soy antisistema, porque la enseñanza no busca el desarrollo integral y holístico de las personas, incluso aquellas instituciones que dicen buscar la excelencia, no aprobarán que tengas ideas propias y expreses libre y creativamente nada que no esté en su currículo de enseñanza, y porque no ofrecen igualdad de oportunidades a todos.

Sí, soy antisistema, porque se ha exacerbado el valor de lo nuevo, de la juventud, como si las personas maduras, las mayores no tuvieran ya nada que aportar... y se las margina, y devalúa, y desprestigia, ...

Sí, soy antisistema, porque no se da espacio a las nuevas generaciones...

Sí, soy antisistema, porque no creo en el poder sólo de la mayoría, también la minoría cuenta, todos somos igualmente personas, aunque no seamos personas iguales.

Sí soy antisistema, porque no esta bien visto discrepar...

Sí soy antisistema, porque es la opción que elijo. Y dirán que soy idealista, que soy inmadura, incluso estúpida, que esto no se puede cambiar...

Pero, saben, ¡SOY ANTISISTEMA!

Y no me avergüenzo, sino que lo grito ... Yo, como Jesucristo, Copérnico, Lutero, Guevara, Gandhi, Luther King y los tantísimos Indignados, soy, antisistema.

¡¡¡¡¡¡   NO ES QUE NO QUIERA UN SISTEMA, ES QUE NO QUIERO “ESTE SISTEMA”   !!!!!!

















¿Han evolucionado las sociedades?

Si hacemos una comparativa entre las sociedades de hace más de 2000 años, y las actuales (Occidente - Oriente, da igual) comprobamos una sola diferencia, y esta está apoyada en el desarrollo tecnológico, ni más ni menos. Pareciera que la dimensión social, la dimensión humana, la dimensión sentimental emocional, la dimensión espiritual, no haya evolucionado. Aunque muchos filósofos, teóricos, han escrito mucho sobre estos aspectos del ser humano, lo único que pareciera que haya cambiado es la forma de nominarlo, o de tratarlo, o de usarlo y aplicarlo a nuestros pueblos, tribus, sociedades. 

¿Cuántos miles de años más han de pasar para que el hombre madure y salga de su adolescencia emocional, inmadura, y se relacione con sus iguales, no desde categorías animalísticas, esto es, no desde la fuerza del macho alfa, o la hembra alfa, que lucha por su territorio, no desde la rivalidad para marcar y elegir a su manada despreciando, marginando al resto,  no desde el uso interesado de los poderes mágicos, de los poderes espirituales, de los poderes materiales, desde una postura de superioridad (como si se creyeran de verdad que son distintos, o de otro planeta, aunque por otro lado, a veces, así lo parece). 

Sí, han pasado más de 2000 años, pero seguimos con Faraones: la "Realeza monárquica", "la "Realeza Religiosa" (sea cual sea esa religión), "la Realeza de los Gladiadores" (deportistas de élite), los bufones (políticos, famosillos, etc.), y el resto ... los que sufren las consecuencias, impotentes, y pasivos. 

No nos engañemos, la democracia es una farsa, para hacernos creer y callar, para que ellos puedan seguir haciendo lo que desde siempre han hecho. Ahora hay un gran faraón (que esta siendo destronado por querer descolgarse del poder de los magnates): Barac Obama, y un gran Bárbaro, Osama Bin Laden (¿en qué se diferencian, por cierto, sólo en una letra: Obama - Osama?). Ahora, tenemos las castas "superiores", denominadas de distinta manera: los poderosos empresarios, los Banqueros, los políticos, la aristocracia, los super-ricos, ... y un montón de bufones y pelotas a su alrededor esperando, como buitres la oportunidad de ocupar sus lugares (buitres, hienas, lobos, leones, serpientes, ... ) y hacerles lo mismo a otros.

Pero no, no todo sigue igual. Hoy sabemos, mirando la historia (aún habiendo sido escrita bajo enfoques interesados de unos, y de otros), aún así, digo, hoy sabemos que sí que podemos hacer y de hecho hemos hecho. Hemos ido quitando y poniendo en su sitio a dictadores, a asesinos encubiertos en puestos de poder, ..., hemos realizado grandes cambios y quienes lo han hecho hemos sido los ciudadanos anónimos, de a pié, los sencillos, los pobres, los humildes, los de corazón sincero, los hartos de injusticia, los hambrientos (otro ejemplo es el referente a ETA, quién o qué ha hecho posible este “parón de violencia”?, solo la policía, la política, o el rechazo de la ciudadanía?),  hemos ido consiguiendo "igualdades" en algunos aspectos (no distinción de raza, de sexo, de orientación sexual, etc.) pero aún no somos iguales. No todos "valemos" igual "para ellos".

Está en nuestra mano, defender y conseguir dar un empujón más hacia la madurez como sociedad, como grupo humano, como especie. Hemos desarrollado el cerebro, diferenciándonos de los animales, en concreto, importante ha sido la evolución de la Corteza Frontal, parece evidente que, de alguna forma, esa "diferencia anatómica", ha permitido al ser humano sobrevivir y dominar sobre otras especies, lo que supone una capacidad idónea de adaptación al medio, a la vez que una independencia del mismo a la hora de llevar a cabo determinadas conductas. Esta capacidad para llevar a cabo conductas complejas, que reside en una parte del lóbulo frontal, la corteza prefrontal, y está en posición de poder valorar la respuesta más adecuada a un estímulo concreto, dependiendo de las condiciones externas y de la situación del individuo.[1] Sin embargo, el sistema límbico, (donde se ubican las emociones) aún es algo deficiente en el sentido de posibilitar una maduración real tal que promueva la solidaridad, la empatía, la confianza, la justicia, el amor. De hecho, muchas de nuestras enfermedades, son psicosomáticas, y esto tienen mucho que ver con la mala gestión de las emociones más básicas, tiene mucho que ver con la escasez de herramientas para socializarnos y relacionarnos. Por ello, aunque ha sido importante para la humanidad, la técnica no es suficiente, no será suficiente, mientras suponga un obstáculo y no una mejora para toda la especie humana, mientras haya quienes se quieran aprovechar de este desarrollo para mantener su status, el de su casta, el de su clase, del tipo que sea.

El documental es un magnífico ejemplo de cuan poco desarrollado tenemos aún esa área de las emociones que nos hace inmunes al sufrimiento. Pero, aún así, el 15M es la punta del iceberg, una punta que muestra el necesario y ansiado paso que debemos dar como especie, o evolucionamos, o desaparecemos, no el planeta, sino nosotros, primates egocéntricos (esto no quiere decir que participe de la teoría de Hobbes, no, el hombre no nace malo, sino que el medio-entorno-sociedad-imperio, le conforma para el mantenimiento del status quo, de los poderosos)

En síntesis, pienso que de fondo está en crisis y en riesgo de ser aniquilado el estado de bienestar, en pro del neoliberalismo (que atenta contra el 99% de la población mundial). Por tanto, habría que cambiar el “paradigma”, de asistencia (que pienso viene de los estados confesionales, que atienden a estos colectivos con una actitud “pordiosera”, es decir, por amor a dios, y no a la persona concreta que tienen delante). El 15M supone que hay un cambio en las conciencias (individuales y colectivas), empezando por las nuestras y de nuestros entornos más cercanos, y está generando cargar de nuevos contenidos a conceptos como solidaridad, justicia, empatía (ponerse en su piel); cambiar el constructo teórico que está debajo/oculto en la terminología de las políticas sociales, para que los eslabones más débiles sean atendidos, es eso de que una sociedad vale en función de cómo trata a sus eslabones más débiles, y nuestras sociedades hoy, en estos tiempos, muestran su escasa altura ética y moral, como sociedad, y en especial sus gobernantes, religiosos, y aquellos que teniendo el “poder, los recursos”, pasan y obvian estas realidades, que les son ajenas, y a las que no quieren ni ver. Y es que, la política, y en especial, la social, debería ser el centro de las responsabilidades del estado, y a ellos, de forma más directa, aunque a toda la sociedad también, les corresponde llevar a cabo políticas de inclusión social, como casi única alternativa de prevención y garantía del estado de bienestar, ocupándose de los ámbitos mínimos y necesarios: vivienda, trabajo, sanidad, educación-cultura, justicia (justicia social y económica), etc.

Por eso, el 15 M supuso una gran Esperanza en la Humanidad, en el fondo bueno de la persona, implica renovar la certeza de que nosotros tenemos Poder. Muchos movimientos y colectivos nacen reivindicando su Poder:
El poder de decir ¡YA BASTA!, ¡SE ACABÓ, 

¡YO DE USTEDES, PODEROSOS, ME BUSCARIA OTRO LUGAR...! 
NO NOS PUEDEN PARAR ...






[i] Bethencourt, J.T. “La independencia de Canarias para la liberación psicológica de nuestro pueblo”, extraído de: http://elguanche.net/Ficheros/liberacionpsicologica.htm