ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

domingo, 17 de abril de 2016

" CENTIRME "

Renovación de la Consulta de Psicología, del Centro CENTIRME "CENTRO DE TERAPIA INTEGRAL RELACIONAL Y MEDIACIÓN",
 Que ofrece servicios de Psicología, y de Mediación de Conflictos.
Individual
Familiar
Grupos
 











http://www.counseling-holonico.es/
http://www.terapiaintegralrelacional.es/
http://www.centirme.com

lunes, 5 de octubre de 2015

"LA MEDIACIÓN EN SITUACIONES DE CONFLICTO"

Proponemos la Mediación como una de las técnicas más eficaces para la resolución de conflictos en el ámbito escolar.

Esto implica apoyarse en un marco de referencia proventivo y eudcativo que ayude en la mejora de la convivencia basado en el dialogo y el fortalecimiento de relaciones interpersonales positivas.
Se trata de favorecer un empoderamiento a las partes que participan en el sistema educativo (a toda la comunidad docente y no docente, esto es profesorado, padres y madres, alumnado, AMPA) para que tengan las herramientas y así establecer y mantener un sistema de funcionamiento que posibilite el desarrollo de los valores de Justicia, Equidad, Empatia, Cooperación, y en última instancia, que facilite y promueva una clima escolar positivo y de confianza.

Ofrecemos una taller de Mediación dirigido a la comunidad Docente.

* Plazas Limitas

* Precios:
      Individual 20€
      Colectivos 15 € por persona (asociaciones, organizaciones, centros de enseñanza)

* Lugar: Las Palmas

* Puede solicitar más información clicando aquí.

  Leer más: http://www.counseling-holonico.es/cursos-talleres/


* Se puede realizar la inscripcion mediante esta misma Web, clicando aquí, en INSCRIPCION o enviando mail a uno de estas direcciones: terapiaintegralrelacional@gmail.com; ayacheabogada@gmail.com - See more at: http://www.counseling-holonico.es/cursos-talleres/#sthash.gQwA9IbP.dpuf



Proponemos la Mediación como una de las técnicas más eficaces para la resolución de conflictos en el ámbito escolar. Esto implica apoyarse en un marco de referencia preventivo y educativo que ayude en la mejora de la convivencia basado en el dialogo y el fortalecimiento de relaciones interpersonales positivas. Se trata de favorecer un empoderamiento a las partes que participan en el sistema educativo (a toda la comunidad docente y no docente, esto es profesorado, padres y madres, alumnado, AMPA) para que tengan las herramientas y así establecer y mantener un sistema de funcionamiento que posibilite el desarrollo de los valores antes mencionados, y en última instancia, que facilite un clima escolar positivo y de confianza. - See more at: http://www.counseling-holonico.es/cursos-talleres/#sthash.gQwA9IbP.dpuf

lunes, 30 de marzo de 2015

MATERNIDAD Y TRABAJO

Hablando con madres de su primera criatura puedo percatarme de la inmensidad de su valor. Se trata de madres valientes, que regatean el "establishment". Son mujeres valientes, osadas, con coraje, con un gran corazón. Estas madres dan lo mejor a su hijo.
En muchas ocasiones se reincorporan al trabajo con un esfuerzo hercúleo. Estas madres no saben que cuando vuelvan de trabajar tendrán a una criatura esperándolas.
Muchas de ellas dan leche materna, este jugo es un preciado elixir de valor incomensurable. No se trata solo del valor nutricional sino de la función que desempeña la teta. Esta protuberancia ofrece seguridad, calor, protección y amor. Es por esto por lo que los bebés que han sido criados con lactancia materna son más inteligentes en términos porcentuales.
Para que esto se haga así la madre ha de sortear muchos inconvenientes. La mamá tiene que trabajar y dar teta a su bebé, tiene que levantarse a mitad de noche. Para el bebé es una bendición, a la mayoría de mujeres, todavía, les produce agotador. Otros países europeos tienen un régimen de bajas por maternidad más sensato. Ese manojo de meses para la maternidad es un insulto a la pareja de crianza. Una mamá quiere hacer bien su labor, quiere que se le ayude y desea que le pongan unas muy mínimas facilidades.
Sería lo suyo que pudieran luchar entre todas y todos para que se empiece a realizar alguna demanda en este sentido, si hay algo que merece la pena son NUESTROS HIJOS.
Les dejo un par de enlaces. Gracias.
Rodrigo Córdoba Sanz, Psicólogo y Psicoterapeuta.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/04/30/mujer/1367346808.html 
http://www.holistika.net/parto_natural/lactancia_materna/alternativa_al_tratamiento_psicofarmacologico_de_madres_lactantes_con_depresion_posparto_en_atencion_primaria.asp

martes, 17 de marzo de 2015

CONTRAPSICOLOGÍA Y ANTIPSIQUIATRÍA por Josep Alfons

«¿Qué es un hombre rebelde? Un hombre que dice no. Pero negar no es renunciar: es también un hombre que dice sí desde su primer movimiento. (...) El rebelde (es decir, el que se vuelve o revuelve contra algo) da media vuelta. Marchaba bajo el látigo del amo y he aquí que hace frente. Opone lo que es preferible a lo que no lo es.»
Albert Camus - El hombre rebelde.          
           
            En primer lugar quiero agradecer a la Asamblea Anti T.A.V., y en particular a Paulino, la invitación a estar aquí en esta acampada para charlar con vosotros y vosotras, al tiempo que comunicaros mi humilde apoyo a la lucha contra un «deprisa, deprisa...» que pretende imponer el sistema capitalista, en su versión neo-liberal globalizadora y en nombre de los negocios- ya sabéis que negocio es negación del ocio. Un «deprisa, deprisa...» que arrasa hábitat natural, de animales, plantas y todo tipo de organismos vivos y que justificándose en nombre de la comunicación paradójicamente incomunica a poblaciones entre sí, por ejemplo a muchas de las situadas en el territorio por el que se pretende que pase el T.A.V. con la construcción de sólidas e imponentes alambradas para hacer inatravesables los raíles. Y un «deprisa, deprisa...» que es, obviamente, estresante y posiblemente negativo para los ritmos biológicos del ser humano, que haberlos haylos, tratándose de lo que se llaman ritmos circandianos.
            Dicho esto me presentaré, me llamó Josep Alfons y en los últimos años me llaman Jau, para abreviar pero más por simpatía con el deseo de ser piel roja, deseo que todos los niños hemos sentido y que algunos adultos aun mantenemos vivo, y hablaré en tanto y como he sido invitado a hacerlo, es decir, como uno de los redactores y editores del Boletín de Contrapsicología y Antipsiquiatría: El Rayo Que No Cesa. Un boletín con regularidad anual, un anuario pues, que elaboramos con mucho esfuerzo desde hace tres años en Barcelona unos pocos compañeros y compañeras que estamos relacionados con lo terapéutico, por fortuna con la colaboración y el apoyo de cada vez más gentes. La redacción de este boletín anual que va por el número tres editado, la componemos en este momento la Conchi, la Estela, el Pep, la Yolanda, el Víctor, la Elena y yo mismo, es decir, cinco psicólogas y psicólogos, una socióloga y un educador social. Esta última profesión, educador social, es la que por mi parte ejerzo desde hace una veintena de años y en buena parte de este tiempo he trabajado en salud mental y también con chavales y chavalas a los que se caracteriza como en situación de riesgo social- riesgo social al que por cierto no sólo ellos están expuestos sino que a su vez la mayoría de la población.
            Centraré la ponencia sobre un tema que podría enmarcarse con la siguiente interrogación: ¿qué es eso de la antipsiquiatría y la contrapsicología?, por ser de lo que nos habéis pedido que hablemos. Para que después charlemos todos juntos sobre ello o sobre aquello que el transcurrir del diálogo vaya haciendo surgir. Intentaré ser conciso y en la medida de lo posible breve, puesto que es en el debate que entre todas y  todos tengamos donde, en todo caso, aparecerán las conclusiones que conjuntamente podamos sacar en el día de hoy, conclusiones siempre provisionales y abiertas dado que son las únicas útiles.
            Antipsiquiatría es un término que acuñó el terapeuta y filósofo revolucionario David G. Cooper en los años sesenta en Inglaterra, y remite a un movimiento que se inició en esa época poniendo en cuestión a la psiquiatría fundamentalmente pero también a la psicología, al trabajo social, a la pedagogía, a la educación, a la criminología, ... hegemónicas- y desde dentro de estas disciplinas. Una puesta en cuestión fundamentalmente del pretendido carácter terapéutico del hacer hegemónico de tales disciplinas. Terapia proviene etimológicamente del griego de la palabra therapeueien y su significado es servir y/o cuidar.
            El movimiento antipsiquiátrico tuvo su mayor incidencia en el campo de la salud mental, dado que los que lo impulsaron en su inicio eran- y son los que siguen vivos- mayoritariamente psiquiatras: gentes como el ya nombrado Cooper, o como Ronald D. Laing, Franco Basaglia, E. González Duro, J. Berke, Ramón García, Morton Schatzman, Onésimo González, Thomas S. Szasz, Guillermo Rendueles, Aaron Esterson, ... aunque también con la participación de gentes que habían pasado por el ser etiquetadas como esquizofrénicas, como Mary Barnes o sociólogos como Irving Goffman y filósofos como  Jean Paul Sartre o Michel Foucault... La lista es larga y estoy seguro de haber omitido muchos nombres.
            La situación concreta en la que surgió y posteriormente se desarrolló el movimiento antipsiquiátrico era favorable, en la medida en que se producía en pleno desarrollo intelectual y teórico-político por parte de las fuerzas progresistas- de lo que es exponente aportaciones como las de Marcuse, Althusser, Marta Harnecker,...- al calor de la ofensiva de intento de cambio social por parte de los de abajo: Es la época del Vietcong, de la revolución cubana, del Che en Bolivia, de los Tupamaros en Uruguay, del Ejercito Revolucionarios del Pueblo en Argentina, del mayo francés y el llamado mayo rampante italiano, de Allende en Chile, del movimiento antinuclear y pacifista en USA y de los Panteras Negras, de la lucha contra el consejo de guerra de Burgos en el estado español, de la revolución de los claveles en Portugal, ... y  la antipsiquiatría como parte de ese movimiento logró avances considerables.
            Uno de esos avances, tal vez el más conocido, es la oposición a los manicomios en tanto que son instituciones totales, es decir, instituciones de control de la totalidad de la vida de las personas que en ellas son retenidas. Oposición de la que fue ejemplo, en los setenta, el desmantelamiento del manicomio de Trieste en el norte de Italia, con Basaglia y sus compañeros/as forzándolo, o las experiencias de comunas terapéuticas en Inglaterra tanto dentro de la red pública- como Villa 21- o fuera de ella -como  Kingsey Hall.     
            La Antipsiquiatría en el estado español, como dice el amigo Ramón García en su libro: Historia de una ruptura, el ayer y el hoy de la psiquiatría española, «pasó por un túnel», el mismo «túnel» por el que durante mucho tiempo han pasado en general los movimientos de crítica resistiendo el machaque, cuyo inicio podemos situar a finales de la década de los ochenta, por parte de esa apisonadora que se pretendía ser «el fin de la historia» y que se ha adjetivado con precisión como el pensamiento único, impulsado por la globalización del capital en su actual  forma neo-liberal y que en el estado español aplicó primero el PSOE y ahora está haciéndolo el PP.
            Es importante señalar que la antipsiquiatría no es un  «modelo», como puede serlo el psicoanálisis en lo psicológico, o la escuela libre en lo educacional, ... en la antipsiquiatría conviven diversos modelos- desde el psicoanálisis fenomenológico existencial, al humanismo radical, lo sistémico, o la contraescuela (contrauniversidad, por ejemplo, que dijera Cooper), entre otros ...-  más con un argamasa común: oponerse a la perversión que implica la utilización de todo un arsenal de disciplinas pretendidamente terapéuticas o/y de conocimiento para sostener el statu quo.          
            En efecto, en lo teórico y sintetizando mucho, podríamos decir que lo que la antipsiquiatría plantea, sociológicamente hablando, es un análisis de las  pretendidas ciencias de la salud mental, del trabajo social, de la educación, ... como aparatos de control social en cuanto a sus paradigmas mayoritarios de análisis e intervención, y en ese sentido la antipsiquiatría hizo suya la siguiente tesis: 
            La contemporaneidad occidental hija de la revolución burguesa del siglo XVIII, cambió las relaciones entre explotadores y explotados, o si se prefiere entre poder y súbditos, ahora ciudadanos. Pasando de centrar el peso de la dominación social desde el control físico de los cuerpos- con los castigos torturantes medievales y las ejecuciones públicas ejemplarizantes como representación máxima- al intento de control de las mentes con la educación universal y obligatoria, la pedagogía, la psiquiatría, el trabajo social, la psicología, la criminología... , en tanto que substitutivos más sofisticados de la más burda y por ello más inefectiva religión que era la que jugaba ese papel en la llamada edad media. Lo que antes era pecado ahora será enfermedad mental, antisociabilidad, fracaso escolar, ...
            Esto no quiere decir que la contemporaneidad occidental no ejerza control físico sobre los cuerpos de sus ciudadanos. Lo sigue haciendo y brutalmente por cierto, como por ejemplo hace unos meses ocurrió en Goteborg y hace pocos días en Barcelona y después en Génova, donde las policías sueca, española e italiana son responsables primeras y directas respectivamente de un tiro por la espalda a un manifestante antiglobalización, de la perdida de un ojo de un compañero del movimiento de okupación por un balazo de goma, del asesinato de Carlo Giuliani, de asaltos brutales a centros de prensa y de agresiones a los/as detenidos/as en las comisarías. Hechos que han puesto de nuevo sobre la mesa el necesario debate social, que en nuestras ciudades plantean algunas pintadas callejeras y consignas gritadas en manifestaciones, al respecto de si la policía lejos de proteger a la ciudadanía lo que hace en realidad es torturar y asesinar. 
            La  tesis de la antipsiquiatría a la que me he referido, no pretende pues y obviamente que la violencia física no siga siendo una de las formas con la que los poderosos mantienen ese su poder a través de la agresión física, con la eliminación o daño que genera a los que la reciben directamente y el miedo que produce en ellos y los demás, creación de miedo que es en último término uno de los objetivos centrales de la represión- como señala con claridad el interesante trabajo al respecto de algunas formas de abordar el cuidado terapéutico de las personas que son o han sido objeto de la represión y que recogen CM. Beristain y F. Riera en su libro: Afirmación y resistencia, la comunidad como apoyo. Sino que esa tesis de la antipsiquiatría que he planteado, subraya que esos métodos de la brutalidad; de la represión pura y dura, de los golpes y vejaciones en las comisarías- es decir, torturas-, de los balazos de goma en el ojo y de los tiros por la espalda o en la frente- es decir, intentos de asesinato y asesinato consumado- y de los asaltos militares, «a la chilena», a centros de prensa libre; plantea que esos métodos precisan crear ideología, y concretamente ideología favorable al sistema, también para que se justifique su violencia, tanto la coyuntural de la que son fenomenos los hechos comentados, como la estructural de las desigualdades sociales, guerras.... Como al parecer decía Napoleón, uno de los mayores especialistas en la historia en represión: « la bayoneta sirve, pero no para sentarse encima de ella ». Si el sistema tuviera que sostenerse sólo o fundamentalmente por la pura represión y explotación física sobre su ciudadanía, entonces ese sistema estaría acabado.
            En el crear ideología favorable al sistema capitalista, occidental le llaman otros, efectivamente las llamadas ciencias de la salud mental y las de la educación y lo social, juegan un papel muy importante- junto a los llamados medios de información: TV, radio, prensa, internet.
            Una de las formas de crear ideología del sistema es negar racionalidad a cualquier otra forma de ver las cosas que no sea la del propio sistema, es decir,  forzar  la existencia del pensamiento único al que ya antes hice referencia.
            Declarar algo como no racional es lógicamente situarlo en lo irracional y eso en el ser humano, en occidente, en general se asocia a locura en tanto que enfermedad mental o a antisociabilidad. Podríamos decir pues, que el sistema tiene una fuerte tendencia a situar como enfermedad  mental y conducta antisocial aquello que  no puede digerir.  
            Pondré dos ejemplos de esto:
            El DSM-IV, el manual por excelencia que utilizan en la actualidad para diagnosticar patologías mentales y conductuales la mayoría de los psiquiatras y psicólogos, considera como uno de los  síntomas a tomar en cuenta para diagnosticar lo que se llama una conducta antisocial lo siguiente- cito de memoria: Irresponsabilidad consistente indicada por fallos en mantener una conducta de trabajo consistente o en cumplir obligaciones financieras. Más claro el agua, se considera uno de los síntomas a tomar en cuenta  para diagnosticar lo que se considera una conducta patológica, la transgresión de un valor mercantil cual es el trabajo en el capitalismo  y cual es el dinero.
            El otro ejemplo es la información que una persona que tiene relación con la psiquiatría como paciente relataba hace poco: Un psiquiatra en una visita ambulatoria le corroboraba una mejoría manifiesta pero le advertía que podía ser contraproducente el vivir con la gente y en la casa en la que habita. La persona en cuestión es okupa. Se le venía pues a decir que las costumbres de vida de la okupación y las relaciones que genera, eran contraproducentes para su salud mental, siendo más escandaloso el hecho al tratarse concretamente de una casa cuyos habitantes han ayudado en mucho a la persona, y se han hecho cargo de cuidarla en situaciones en las que era necesario, digamos que los prejuicios del psiquiatra en este caso le impidieron ni siquiera intentar informarse al respecto. Sobre esto quiero añadir que, y según informa el sociólogo Ignasi Pons, profesor de la universidad de Barcelona, en Canadá se ha constatado que en las casas okupadas las recuperaciones de personas que han pasado por lo que se llaman episodios psicóticos son más rápidas y más sólidas que en los hospitales o en otros entornos, posiblemente, a mi parecer, por lo comunitario de la relación y el respeto a la decisión de soledad en algunos momentos y el respeto a la diferencia que en estas casas impera.
            Antipsiquiatría es oposición a ver y tratar la salud mental desde la óptica de los valores del satatu quo y a la violencia que eso implica contra la diferencia.  
              En la actualidad y en salud mental tal violencia toma efectivamente, formas variadas, dos más de ellas, las cuales me parece importante también señalar, son las siguientes:
            La primera, la persistencia aun en muchos lugares de los manicomios- en el estado español en Catalunya y aquí en Euskadi,  por ejemplo,  perviven y en manos de instituciones religiosas algunos de ellos, combinado, por lo menos en Catalunya, con una tendencia a privatizar la estructura manicomial, a otorgarla, con nombres como el de Residencias Asistidas, a entidades privadas que gestionan tales residencias cual negocios.
            La segunda es la vía mayoritaria en la que se sitúa la llamada red de asistencia en salud mental de una hipermedicalización, ya no sólo de las llamadas enfermedades mentales, sino que incluso de la vida cotidiana- con lo que se ha dado por llamar «medicación cosmética»: Prozacs y demás mercancías medicamentosas de este tipo. Un par de datos al respecto:
            En el estado español, según datos del  Ministerio de Sanidad, el gasto en hipnóticos, sedantes, tranquilizantes, psicoestimulantes y neurolépticos pasó de una facturación de 27.594 millones de pts. en 1993 a 70.801 millones de pts. en 1997 y a  89.472 millones de pts. en 1998.
            Y, como señalaba el amigo Onésimo González en una carta-artículo en  marzo de este año corriente: « ... en lo que se refiere a las relaciones entre la industria y la administración ( al margen de las relaciones de los laboratorios con los prescriptores, principal problema ético de la profesión - la de psiquiatra quiere decir el autor-  en este momento histórico), es evidente que los investigadores de los centros públicos trabajan en los temas que marcan las empresas y que los intereses comerciales prevalecen sobre los científicos en los ensayos clínicos de los hospitales. Hasta el New England Journal of Medicina ha tenido que pedir perdón, recientemente, tras admitir que algunos de sus expertos estaban directamente asociados a los grandes laboratorios farmacéuticos, cuyos productos se encargaban de comentar en las páginas de la revista... ». La carta-artículo fue en princípio aceptada para su edición por parte de la revista en cuestión -  «Archivos de Psiquiatría»- comunicándoselo al autor pero posteriormente rechazada para su publicación por parte de la revista de marras si no era modificada, a propuesta del «experto» de la misma que se encargó de su supervisión y esta previsto que sea publicada en la revista de la «A.E.N.- Asociación Española de Neuropsiquiatría.». Remito a los/as interesados en el tema de la medicación neuroléptica y sus usos actuales, a la lectura de dicha carta-artículo y también a la del trabajo de Guillermo Rendueles editado en « El Rayo Que No Cesa » nº 2.:Que son, es decir, como se usan los psicofármacos. Manual de supervivencia.
            Esta hipermedicalización de los trastornos mentales, y también de la vida cotidiana como dije, en crecimiento isomórfico al de los ingresos de las multinacionales farmacéuticas, produce a su vez el abandono de la utilización de recursos terapéuticos, probados como útiles, como son la terapia individual de escucha, las terapias de grupo, el psicodrama ... y produce a su vez una situación que suele impedir el poder encontrar medios materiales y económicos para desarrollar prácticas e investigar en técnicas terapéuticas como, por ejemplo, las prácticas de constitución de grupos de apoyo mutuo o las de terapia de red. Prácticas que en muchos terrenos, entre ellos y por ejemplo, en el de la escucha de voces- las llamadas alucinaciones auditivas-, parecen también dar resultados.- Sobre estos temas remito a los interesados/as a « El Rayo Que No Cesa » nº 3 y concretamente a los trabajos recogidos en éste con el título:  Al respecto del fenómeno de las alucinaciones auditivas: Especial Escucha de voces. Hearing Voices Network y al artículo editado en  « Lapsus » nº 1:  Práctica de psicoterapia en red, de José Giráldez y Javier Toret (Asociación de Intervención Psicosocial Devenires).
            Quiero dejar claro que la antipsiquiatría no se opone, ni lo hace la contrapsicología, a una utilización terapéutica de los medicamentos, sobre la base del principio inalienable del derecho de la persona receptora a decidir si quiere o no tomarlos, es decir, sobre la base del respeto al no del otro/a, y con una dosificación cuidada. Pero si se opone abiertamente a la sobremedicación, al negocio y a la utilización de los neurolépticos y psicotropos en general, como único recurso y/o cual camisas de fuerza químicas o cual «cosméticos» psíquicos.
            Digamos finalmente con respecto a la antipsiquiatría, que esta se sitúa en una visión que podemos caracterizar como socio-existencial de la llamada enfermedad mental- siendo este último concepto a distinguir del de enfermedad cerebral en el que se incluirían aquellas enfermedades con clara causa somática,  ya sea de origen traumático, genético o infeccioso y añadiendo que hasta en estas últimas, como está claramente establecido, los factores sociales y biográficos y de posibilidad o no de realización del deseo, influyen en mucho, en algunos casos en su surgir o no y en todos en como cursa la enfermedad (ver a este respecto los trabajos del neurólogo Oliver Sacks, por ejemplo). Es decir, la antipsiquiatría se sitúa en el mirar hacia la estructura social, en lo micro y en lo macro, y hacia lo biográfico y el deseo de cada cual, para encontrar una visión comprensiva del sufrimiento emocional,  incluido lo que llamamos locura, y en la busqueda de una salida positiva a este, vale decir una salida terapéutica.   
            En cuanto a la contrapsicología su existencia, con tal nombre, es más reciente, su nacimiento se puede fechar en 1995 con la creación de un colectivo, en Barcelona, que se llamó Esquicie y que, cumplida su tarea, disolvimos en enero del 2000 para continuar con la elaboración de la revista, de profundización teórica, divulgación de practicas terapéuticas y de denuncia que es el  El Rayo Que No Cesa, cuyo primer número recogió los trabajos de un seminario de antipsiquiatría y contrapsicología que el ya disuelto y antes nombrado colectivo Esquicie había organizado en 1998.
            La contrapsicología es joven aunque sus raíces son añejas y el tronco principal de tales raíces es la antipsiquiatría, de la que no pretende diferenciarse sino de la que es parte. Contrapsicología es fundamentalmente un intento de recoger la experiencia de la antipsiquiatría, y también de otras corrientes críticas, para aplicarla y desarrollarla en el campo de la psicología y de la llamada educación y el trabajo social. Y añadamos que lógicamente  no pretende ser tampoco y pues un modelo de intervención: Cuantas más contrapsicologías existan mejor. Es también un intento de desarrollar prácticas de intervención terapéuticas al servicio de los de abajo y no del sistema. Un intento de invertir las reglas de unas disciplinas de estudio y profesiones que ahora están mayoritariamente al servicio del poder. Y es y pues, también una llamada de atención, a los profesionales-  psicólogos, trabajadores sociales, educadores...-, a los que son atendidos por estos profesionales y a la población en general, sobre la necesidad de oponerse a la perversión de lo que debería ser ayuda y que se convierte en control social o/y en muchos casos en negocio.
            Sintetizando, contrapsicología es denuncia, estudio y actividad terapéutica .
            En cuanto a la denuncia:
            La contrapsicología es la denuncia de que la psicología ha perdido su objeto de estudio, en tanto que psicología básica, objeto de estudio que debiera ser las diversas formas del aprehender por parte del ser humano de aquello que llamamos «realidad»- o realidad compartida. Es decir, el estudio de  las formas de la  experiencia del ser humano-  de los  modos del «experienciar» haciendo un neologismo. Y la denuncia de que la psicología ha perdido a su vez su objeto práctico- en tanto que psicología aplicada- que debiera ser la ayuda frente al sufrimiento emocional y sólo cuando es libremente demandada tal ayuda.
            Efectivamente, la psicología hegemónica, es decir, la que se enseña mayoritariamente en las facultades y se aplica en la calle, pierde su objeto de conocimiento y pervierte su practica en tanto que debiera ser terapéutica- ya dije que terapia significa servir y cuidar- cuando su desarrollo va en las siguientes direcciones:
            La vía de la colaboración en las cárceles en la modulación de las penas, es decir, en el aconsejar el otorgar o no grados de libertad a los/as presos/as, a partir de los llamados equipos de tratamiento- regulada su actividad por los artículos 59 y 62 de la Ley Orgánica General Penitenciaria. No se trata de negar ayuda terapéutica a quien haya cometido un delito o/y este encarcelado- aunque las cárceles y dado que no rehabilitan sino que suelen empeorar la situación de quien en ellas es encerrado, son obviamente a abolir y las pueblan gentes de abajo que cometen en general pequeños ilegalismos: al parecer hoy por hoy la mayoría de la población reclusa en el estado español lo es por transporte o venta de drogas, tipificado ello como «delito contra la salud pública», y la estadística de a que tipo de clase social  y etnias y razas pertenecen los reclusos y las reclusas, habla claro de que es efectivamente cierto, que las cárceles las pueblan de forma mayoritariamente abrumadora desposeídos/as económica y socialmente. No se trata, decía, de negar ayuda terapéutica a quien sea encarcelado/a, pero y sin embargo, nada tiene que ver con ello el ejercer de carceleros, aconsejando quien sí y quien no tiene derecho a régimen abierto o cerrado. Por otro lado el silencio de la psicología llamada forense y de la mayoría de los educadores y trabajadores sociales que intervienen en los presidios, sobre la situación escandalosa en las cárceles en el estado español- con  alto número de muertos: algunos por homicidio, otros por suicidios y otros por sobredosis; hacinamiento; alta violencia; malos tratos; régimen de aislamiento hasta ayer llamado FIES; alejamiento de los/as presos/as de sus lugares de origen; existencia de calabozos inmundos de aislamiento, ... por ejemplo- es cuando menos un silencio vergonzoso sino cómplice.
            Terapia no tiene nada que ver con modulación del castigo o silencio ante su presencia.
            La vía de la colaboración con los empresarios, la banca y con las multinacionales, por ejemplo en las Empresas de Trabajo Temporal (E.T.T.s), a través de la llamada psicología industrial y de las organizaciones, implementando métodos de selección de los/as trabajadores/as, con un arsenal de tests y técnicas de entrevistas modelo interrogatorio policial, que buscan «descubrir» pretendidos rasgos caracteriológicos y actitudes para una mayor productividad y/o que garanticen paz laboral. Y a su vez, la vía de la  colaboración en la producción mercantilista- es decir, de  fabricación de productos con esencialmente valor de cambio y un valor de uso generalmente individual y socialmente inútil, cuando no claramente perjudicial- con despliegue de métodos para hacer crecer tal producción y, a su vez,  la colaboración en la venta de tales productos a través de la publicidad.
            Terapia no tiene nada que ver con la paz laboral buscada por los empresarios- sin entrar aquí al respecto de si es o no positiva socialmente esa paz en lo laboral-, ni terapia tiene  nada que ver con productivismo, publicidad y consumismo.
            La vía, en lo educativo con la llamada psicopedagogía, en la colaboración con sistemas de segregación de la diferencia, por ejemplo en residencias de acogida y otros recursos teoricamente de protección de la infancia ..., y en la aplicación en estos de  métodos conductistas de imposición de regímenes de vida disciplinaria nada educativos: en tanto que inhibidores de la propia inciativa al oponerse a ambientes de crecimiento en libertad. Y diagnósticando como deficiencias a lo «no normal»- es decir, a lo no mayoritario estadisticamente según la famosa campana de Gauss o curva normal-, por ejemplo con la promoción de incapacitaciones legales en multitud de los casos absolutamente innecesarias- y hablo con conocimiento de causa en función de mi experiencia en el trabajo en tales recursos. Y colaborando en dicha  segregación en la escuela, y en estigmatizar a muchos/as niños/as y adolescentes, con, por ejemplo, diagnósticos por parte de algunos- demasiados- de los los llamados Equipos de Atención Psicopedagógicos (EAPs), sobre ciertos chavales/as en los institutos, que los expulsa del circuito oficial de educación, es decir, los externaliza hacia recursos especiales fuera de la escuela. En Catalunya esto ha tomado la forma, en los últimos cuatro años, de creación de unos recursos llamados Unidades Escolares Externas en su inicio y que ahora llaman Unidades Escolares Compartidas, a donde derivan a los chavales que se diagnostica como adolescentes con problemas conductuales, y recursos que en Barcelona ciudad, por ejemplo, en el cien por cien de los casos están en este momento en manos de entidades privadas. Hay entre ochocientos y mil chavales de entre 12 y 16 años en Catalunya derivados a estas Unidades Escolares Compartidas - reguladas por la siguiente normativa: « Resolució del 19 de juny de 1997 (full de disposicions i actes administrátius del Departament d´Ensenyament nº 669, juliol 1997. Generalitat de Catalunya.) » y « Instruccions d´organització i funcionament de les Unitats D¨Adaptació Curricular (UAC) als instituts que imparteixen Educació Secundària Obligatòria i del procediment i les condicions d´adscripció d´alumnat a les Unitats d´Escolarizatció Externa (UEE). Departament d´Ensenyament, septembre de 1997. Generalitat de Catalunya.»
             Y la vía de la colaboración por parte de la psicología hegemónica, en tanto que auxiliar de la psiquiatría oficial, en la persistencia de la  violencia en el tratamiento de la llamada enfermedad mental, en el terreno de la psicología clínica. Una colaboración que se produce con  la complacencia en la pervivencia del encierro manicomial en algunos lugares y con la política de hipermedicalización que antes señalé- hasta hay un movimiento entre psicólogos y profesores de esa disciplina que se plantean que deberían  poder medicar como hacen los psiquiatras. Colaboración conla violencia psiquiátrica con técnicas de intervención de nuevo de tipo conductista - castigo y premio- que pueden ser, como en el caso de la anorexia, muy agresivas. Quiero a este respecto de lo clínico, añadir algunos datos más sobre la situación de la red de salud mental:
            No solo hay hipermedicalización y pervivencia en algunos lugares del manicomio, sino que lobotomizar es legal en este país- lobotomía con sus dos actuales versiones: la destrucción de masa cerebral con la técnica del rayo láser o la inutilización de masa cerebral privandola de riego sanguíneo con la llamada encapsulación-, el electrochoc también es legal  y se aplica en la llamada psicosis y en la depresión mayor. Y por otro lado la asistencia pública se reduce a visitas trimestrales para controlar las tomas de medicamentos, visitas de unos quince minutos de media, combinado con ingreso si hay « brote », un ingreso que se realiza en situación, en la mayoría de los casos, de expropiación de todo tipo de derechos, recepción de medicación obligatoria, encierro y a veces hasta aislamiento y punto. En caso improbable de recomendarse una terapia psicológica, las listas de espera son impresionantes y si finalmente se accede a terapia psicológica esta se reduce, por sobrecarga de los profesionales, a visitas mensuales de unos treinta minutos- todo ello es así en Catalunya y por lo que conozco también mayoritariamente en todo el estado. 
            En el estado español hay más de 50.000 personas internadas psiquiatricamente, la mayoría contra su voluntad en la modalidad de lo que se llama ingreso involuntario- el código civil, reformado desde 1983, con su artículo 211 es el que regula el ingreso psiquiátrico involuntario. El número de personas ingresadas psiquiatricamente es curiosamente similar en nuestro país al de presos/as en las cárceles. Dos de los presupuestos legales para que se pueda ser encerrado en una institución psiquiátrica contra la propia voluntad, es decir, por la fuerza, son cuando menos poco objetivos, basándose en previsiones subjetivas de los profesionales y jurisconsultos, y ponen en cuestión el principio democrático de que el cuerpo de cada persona es patrimonio de cada individuo. Tales dos presupuestos para el internamiento psiquiátrico involuntario - sobre la base de  la decisión de un médico y 24 horas después de un juez- son : Posible empeoramiento de la enfermedad y posible peligro de autodañarse. El tercer presupuesto legal es posibilidad de inflingir daño a otros. Se acepta entre los profesionales- y según informa el psiquiatra  M. Desviat, uno de los editores de la revista «Psiquiatría Pública»- que tan sólo un 1% de las personas diagnosticadas de esquizofrenia se ven involucradas en situaciones de violencia, es decir un porcentaje ínfimo y no mayor que el que se da entre personas no diagnosticadas de tal modo.
            Quiero dejar claro que la contrapsicología no se opone, ni nunca lo ha hecho la antipsiquiatría, a que en ciertas condiciones una persona se interne en un centro de salud mental, a lo que si se trata de oponerse es a la expropiación de derechos, a la medicación obligatoria y a la sobremedicación. A este respecto existen otras formas de abordar el internamiento- que debiera ser voluntario, cuando lo considera necesario la persona afectada. Por ejemplo, en 1994 en Alemania, en Bielefeld, se planteó una experiencia  a tomar en cuenta llamada « pacto de tratamiento », consistente en la firma de un documento entre paciente,  una persona de confianza del mismo y las autoridades y el equipo terapéutico del centro de salud mental, sobre las condiciones en que la persona afectada será tratada en caso de futuro internamiento: tanto al respecto de condiciones de derechos como de toma o no de medicación y de que tipo... - a los/as interesados/as en el tema os remito al trabajo publicado en  « El Rayo Que No Cesa » nº 2:  En el río de las ideas « Im Strom der Ideen » Th. Bock, J.E. Deranders & I. Esterer (1994)  y Del testamento psiquiátrico al pacto de tratamiento. En el camino hacia una mayor confianza. Asociación de personas con experiencias psicóticas de Bielefeld, Niels Pörksen, Angelika Dietz
            Terapia no tiene nada que ver con « dopar » con altas dosis medicamentosas a las personas, pervirtiendo la utilización terapéutica de los medicamentos que devienen de este modo, como dije ya,  en  camisas de fuerza químicas,  ni terapia tiene nada que ver con agredir con cirugía de castigo o descargas eléctricas, ni con expropiar derechos y encerrar.
            En cuanto al estudio:
            La contrapsicología es estudio, desde una posición crítica sobre el pretendido status científico de la psicología- ver a este respecto el interesante artículo publicado en « Lapsus » nº 1: ¿Psicología y Ciencia? de Santiago Herrero (Versus)- y es estudio en tanto que expresa, y práctica, la voluntad de encontrar elementos formativos en hilos de la psicología, de la psiquiatría, de la educación, del trabajo social... que no se hayan doblegado y que hayan puesto en el centro la relación con quien recibe la ayuda, una relación en y para la libertad. Hilos de la psicología, la psiquiatría, la educación, el trabajo social... que se expresan en corrientes, algunas de las cuales ya he citado antes, representadas por gentes como W. Reich, Erich Fromm, Ivan Ilich, Cooper, Laing, Winnicot, C. Steiner..., la antipsiquiatría en el estado español,  algunas aportaciones de Watzlawick..., y es estudio en la búsqueda de novedosas formas terapéuticas- el desarrollo comunitario, la ya nombrada terapia de red ....
            En cuanto al estudio, quiero hacer algunas breves reflexiones más, dada la importancia de esta tarea:
            Desde la contrapsicología cuando se critican las practicas hegemónicas de las ciencias de la salud mental, de la educación y de lo social, no se esta  planteando que lo terapéutico sea una tarea fácil, sino que tal y como se enfocan los problemas teóricos y la intervención en la actualidad no se avanza, pero ciertamente la intervención terapéutica es muy díficil y exige un alto esfuerzo de estudio. Lo que se plantea es que, y a su vez, el estudio en la actualidad, en las universidades- y en los cursillos «sacadineros» tipo postgrados, « masters » universitarios públicos u organizados por entidades privadas, ...- lejos de acrecentar la curiosidad por lo humano, que es en definitiva el objeto de conocimiento de los/as terapeutas, suélese y al contrario matar tal curiosidad en nombre de «lo técnico »  y de « las notas » y «los diplomas» en un ambiente meritocrático asfixiante y al servicio del sistema en cuanto a los contenidos programáticos. Así pues, es necesario por parte de las posiciones críticas, hacer el esfuerzo por crear lugares de estudio liberados, dentro de la universidad y fuera de ella. Un estudio que debe basarse en conjuntar práctica y teoría, es decir no libresco, sobre la base de lo que se ha dado por llamar «investigación-acción».
            A este respecto del estudio- de contrauniversidad como ya dije que lo llamara Cooper-, quiero explicar muy brevemente algunas experiencias recientes:
 La de los compañeros/as del colectivo de psicología crítica Versus de Málaga, creando grupos de trabajo en la universidad y utilizando sus instalaciones y medios en la medida de lo posible, grupos no jerárquicos de estudio sobre los temas que les interesan a sus componentes - antipsiquiatría, psiquiatría radical, esquizoanálisis...-, y la experiencia  que en Barcelona desarrollamos las gentes que ahora hacemos El Rayo Que No Cesa de editar un tal boletín, traer a las universidades a dar charlas a gente comprometida en lo crítico- invitamos, por ejemplo, a dar conferencias a Leopoldo Maria Panero, a Ramón Garcia- o fuera de la universidad poniendo en pie un seminario de antipsiquiatría y contrapsicología- que se reunio en el  local social Espai Obert de Barcelona- como ya expliqué de este seminario nació el boletín El Rayo Que No Cesa. Seminario que se reunió tres sesiones durante un año, profundizando en tres temas: antipsiquiatría, experiencias de terapia y sobre infancia y marginación. O trayendo a nuestros lugares de trabajo- cuando lo tenemos y la situación lo permite- a compañeros que pueden aportar- por ejemplo propusimos a  educadores sociales y maestros que trabajan en Unidades Escolares Externas invitar a Enrique Gonzalez Duro a charlar sobre el tema violencia, infancia, juventud y escuela, en un centro cívico del barrio barcelones del Besós, realizandose la charla.
            En este momento está planteado reabrir en Barcelona el seminario de antipsiquiatría y contrapsicología, despues de tres años de no realización de encuentros del mismo, y en esta ocasión con reuniones mensuales y a tener lugar, a ser posible, en un centro social okupado, posiblemente y como más tardar a partir de enero del próximo 2002.
            En efecto, no es nada fácil la tarea terapéutica y exige del estudio sistemático y es un suicidio epistemológico- y ontólogico también- que aquellos/as que son los que intervienen, o intervendrán en el futuro en el caso de los estudiantes,- en la red de salud mental, en servicios sociales, en centros de acogida, en la terapia individual, ...- permitan que otros/as en su nombre teoricen sobre su actividad. Evitar tal suicidio implica tomar la organización de ese estudio necesario en las propias manos: construyendo grupos de estudio, editando revistas y materiales de profundización teórica y trasvase de experiencias, organizando charlas, construyendo seminarios,... tanto dentro de la universidad y los lugares de trabajo e intervención como fuera de estos, haciendo efectivamente, contrauniversidad.         
            Con respecto a la actividad terapéutica:
            La contrapsicología es actividad terapéutica, en la medida en que, y en proporción a nuestras fuerzas, intentamos, en efecto, poner nuestros conocimientos y experiencia al servicio de la ayuda profesional a aquellos que caen en el sufrimiento emocional, en la locura,  en la marginación, en los guiones vitales autodestructivos... , producto de situaciones complejas que crea el sistema socioeconómico actual.
             A este respecto quiero dejar claro que la antipsiquiatría y la contrapsicología no niegan la existencia de la locura, la depresión..., el sufrimiento emocional en general o los guiones autodestructivos y la destructividad en general, lo que se sostiene es que su principales generadores son las relaciones enfermizas que produce el sistema- en la familia,  en la escuela,  en el trabajo, en los barrios dormitorio y contenedores...-  con el modelo de ser alienado cual paradigma social, o para ser más precisos con el modelo de no-ser. Es decir, y parafraseando a Fromm, con la creación de una patología social que este llamó «carácter mercantil», consistente en percibir a las cosas como más importantes que a las personas, una forma de entender el mundo que introyecta en los seres humanos el capitalismo como ya analizara hace más de ciento cincuenta años el amigo Karl Marx, y que enrarece las relaciones humanas y convierte a muchos/as en chivos expiatorios o los vomita a una situación socioeconómica carencial en la que es muy difícil no enfermar: en este sistema todos/as somos lábiles.
             Pienso que efectivamente aquellos que han elegido profesiones como la de psiquiatra, terapeuta ocupacional, enfermero/a psiquiátrico, monitor/a sociocultural,  psicólogo/a,  asistente social, educador/a social..., es decir los terapeutas, debieran no tratar «a»  sino tratar «con» las personas que caen,  tratar en el sentido de relacionarse y en tanto que relación de ayuda y no etiquetarlas y segregarlas cuando no violentarlas,  que es lo que en demasiadas ocasiones se hace en la actualidad, y deberian, si son consecuentes, trabajar con estas personas y su entorno- crear red- para acabar con las condiciones económicas y sociales que producen sufrimiento, incluido el psíquico.
             Para acabar ya, una reflexión final sobre algo que he planteado en un momento dado de esta exposición: aquello que dije sobre que la contrapsicología es fundamentalmente un intento dirigido a profesionales y afectados, de plantear la necesidad de  asimilar prácticas realmente terapéuticas y desarrollar nuevas y un intento de sensibilizar a la población en general, sobre la necesidad de oponerse a la utilización como agencias de control social del sistema de disciplinas pretendidamente terapéuticas. La reflexión es que el nacimiento en su momento de la contrapsicología ha producido ya algunos pequeños resultados positivos, por fortuna y a mi parecer, gracias a su vez al esfuerzo que la antipsiquiatría en el estado español realizó por salir del « túnel » a mediados de los noventa- por ejemplo el ya nombrado libro Historia de una ruptura...se editó en 1995.  Resultados aun pequeños pero positivos, habiendo sido muy duro para algunos/as, todo hay que decirlo, y siendo el cansancio alto del que estamos intentando recuperarnos. Resultados por lo menos en el humilde acto de colaborar en renaudar la ruptura del silencio en este terreno de lo terapéutico, y porque aunque dificultoso de ser mantenido y desarrollado y sin garantías claro está de que así vaya a ocurrir, se puede, sin embargo, constatar ya algo importante: La existencia de diversos pequeños grupos como tales en diferentes lugares del estado español, que en los últimos años nos planteamos estos problemas -no siempre de la misma forma y, por suerte, con visiones a veces diferentes, y no todos desde la antipsiquiatría y la contrapsicología-, así como la creación de canales de comunicación y relación con grupos afines en otros países. De tal modo que profesionales, estudiantes y también afectados/as-supervivientes del Sistema de Salud Mental-, hemos estado comunicándonos y trabajando en común lo que ha producido el que se haya organizado un encuentro estatal sobre perspectivas críticas en psicología, psiquiatría y otras ciencias «psi», para el próximo octubre en Málaga, habiendo invitado a su vez a participar a compañeros/as de otros países. Esperamos que tal encuentro consolide el inicio de construcción - o reconstrucción tal vez sería más preciso- de una  red abierta de posiciones críticas en lo terapéutico, con el elemento común de ponerlas al servicio de los de abajo, del pueblo si se prefiere, utilizando lenguaje contemporáneo y  antiglobalización:  al servicio de un  « cuarto estado »- es decir, ni lo monárquico, ni lo noble, ni lo burgués, sino el pueblo. «Cuarto estado » que parece resurgir desde la llamada de Chiapas en forma de resistencia o desde Seattle en forma ya de una cierta ofensiva incipiente.
            Con esto doy por terminada esta ponencia introductoria del debate, que tal vez para algunos/as haya  sido un poco larga,  pero hay que tener en cuenta que se trataba de explicar qué es esto de la antipsiquiatría y la contrapsicología y que por aquí conocíais poco por lo que se me dijo al ser invitado a dar esta charla.
            Obviamente esta es mi particular visión de lo que es la antipsiquiatría y la contrapsicología y por otro lado está claro, e insisto en ello, que lo llamado terapéutico es extraordinariamente dificultoso y complejo, espero que en el debate que ahora abramos podamos entre todos y todas profundizar más en ello, un debate que no tiene que ser necesariamente al respecto de lo que yo he explicado sino sobre aquello que más interese a cada cual en este tema.


sábado, 7 de marzo de 2015

LA DEPRESIÓN VISTA DESDE LA PERSPECTIVA PSICOANALÍTICA



 

"Deprimidos"
El fenómeno moderno de la depresión no cesa de insistir en nuestra época, se ha instalado ampliamente en el discurso común contemporáneo y en los medios de comunicación. Más allá del hecho de que la clínica psiquiátrica da una gran prioridad a los trastornos del humor parece existir un lazo entre la época contemporánea y la llamada depresión. Si leemos los informes de los epidemiólogos de la OMS que predicen nuestro porvenir de salud en los próximos 20 años podemos constatar que el problema de la depresión está adquiriendo la dimensión de una epidemia que atraviesa ya todas las franjas de edad de la población: niños, adolescentes, adultos, mayores. Nos dicen, pues, estos expertos, que estamos expuestos cada vez más a sufrir un episodio depresivo a lo largo de nuestra vida. Por tanto, hay un aumento progresivo de lo sujetos que, para alegría de las multinacionales farmacéuticas, se nombran "deprimidos".
En efecto, los grandes avances en el campo de la técnica - por la alianza de la ciencia con el liberalismo capitalista - han venido a agujerear el discurso del amo que tenía por función regular el goce. La barrera al goce impuesta por el amo impedía al sujeto acercarse en demasía a su plus de goce cosa que, por un lado, le permitía desear y, por otro, servía para poner cierto límite al imperativo superyoico.
"Cobardía moral"
El psicoanálisis nos enseña que el superyó se engrandece cuando el sujeto cede en su deseo y accede a la recuperación del plus de goce en su máxima inmediatez. Ahora bien, el sujeto que elige recuperar el plus de goce a costa de ceder en su deseo lo pagará, tarde o temprano, con el afecto depresivo, ésta es la falta moral, ésta es la "cobardía moral" del sujeto deprimido que Lacan menciona.
El capitalismo nos vende la ilusión de que los objetos del mercado van a colmar nuestra falta, que van a colmar nuestra división, el imperativo consumista es una nueva cara del superyó. Por otra parte, la ascensión de los objetos del mercado al zenit social tiene la contrapartida de producir una disolución de los lazos sociales.
La relación al Otro en la depresión se encuentra perturbada, el sujeto deprimido experimenta un fuerte sentimiento de soledad, un gran desinterés general invade al sujeto y ello tiene consecuencias en su decir. El acto de hablar, el decir, suele estar afectado, el sujeto siente, piensa, que no tiene nada interesante por decir, tampoco nada interesante que escuchar. Se produce así una separación entre el sujeto y el Otro propiciada por una desvalorización de la palabra.
El psicoanálisis aún cuando no acepta la depresión como una entidad clínica unificada no deja de aportar respuestas, pero esas respuestas son una por una, porque la clínica psicoanalítica es una clínica del sujeto, y como tal cuestiona la forma particular en que cada sujeto, a través de su depresión, trata de situarse en relación al deseo y al goce. Es decir que, para la clínica psicoanalítica, lo que está en juego en el sufrimiento del ser hablante, depresivo o no, es la relación del sujeto al goce, así como su relación al saber inconsciente.
La responsabilidad del sujeto
Todo ello introduce algo que para el psicoanálisis es fundamental: la responsabilidad del sujeto, lo que nos sitúa en el registro de la ética. Cuando hablamos de responsabilidad lo hacemos en el sentido de que estamos frente a un sujeto de derecho, es decir, un sujeto que responde y que, por tanto, tiene la capacidad de elegir. Hay una elección en juego, una decisión del ser, no un conformismo del ser. Este punto implica explorar la dimensión ética de las respuestas del sujeto y ahí nos podemos encontrar, por ejemplo, por lo que respecta a la depresión con múltiples coyunturas: desde la cesión de un lugar simbólico, pasando por un retroceso en el momento de afrontar una pérdida, hasta una renuncia pulsional.
Lacan en Televisión habla de la tristeza, la depresión, como cobardía moral. Dice así: la tristeza que se califica de depresión "es simplemente una falta moral (...) una cobardía moral, que no cae en última instancia más que del pensamiento, o sea, del deber de bien decir o de reconocerse en el inconsciente, en la estructura". Es decir, que para Lacan se trata de una falta simbólica, de una renuncia del sujeto que cede en su deseo frente al goce. La consecuencia de ello es el afecto depresivo, el desinterés por las cosas del mundo y por lo que a uno le rodea, el no querer saber, esa es la cobardía moral. Desde este punto de vista también podemos decir que la depresión denota un problema de enunciación del sujeto, hay una detención, hay un paso que el sujeto no hace en la enunciación, como decíamos hace un momento la renuncia afecta al decir.
De la queja a la dignidad del síntoma
Entonces, el psicoanalista, en la dirección de la cura, ante aquel sujeto que se queja y se desespera por su injusto destino, producirá una rectificación subjetiva que permita al sujeto hacerse cargo de sus elecciones y de las primeras consecuencias de su goce. El sujeto, entonces, podrá pasar de la queja y del afecto depresivo a la dignidad del síntoma que abre la pregunta sobre la causa y sobre la satisfacción, lo que siempre conlleva un relanzamiento del deseo y una disminución de la mortificación.
Como señala Eric Laurent, el psicoanálisis nos permite poder vivir con la experiencia de la pérdida y darnos cuenta de que hay otro modo de goce que la tristeza.
Fuente:
http://psicoletra.blogspot.com.es/2015/03/la-depresion-vista-desde-la-perspectiva.html