ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

viernes, 20 de abril de 2012

“EL REY QUE MATABA ELEFANTES. UNA HISTORIA DEL S.XXI.”


Sucedió en la primavera del S. XXI. Mientras los funcionarios del reino expulsaban a los pobres de sus casas.
Funcionarios sordo-ciegos  que  no escuchaban los llantos de los niños ni miraban los ojos asustados de los impotentes.
Mientras en la calle el pueblo gritaba pidiendo justicia y los funcionarios sordo-ciegos golpeaban a los desesperados.
Mientras, los cercanos a la corte y al poder se compinchaban para expoliar al pueblo y engañarlo.
Mientras, las colas de los hambrientos se extendían serpenteantes por las calles de las grandes y pequeñas ciudades.
Mientrasmiles de seres humanos luchaban por la salud del planeta y sus criaturas.
Mientras esto sucedía, el rey, el rey del pueblo, se dedicaba a matar elefantes.
Sé que dudarás de la veracidad de lo que te cuento, ¡no es posible!, dije yo también cuando vi la foto del rey y el elefante.
Pero fue así, así sucedió.
El rey, como todos los reyes  de todos los tiempos, llenaba sus arcas con los tributos que el estado hacía pagar a todos sus súbditos, (desde siempre los campesinos han tenido que pagar por sus cosechas, sin que nadie tenga en cuenta la sequía ni el granizo). Siempre fue así y en aquella primavera del S. XXI seguía siendo así.
Funcionarios sordo-ciegos, a las órdenes de políticos, funcionarios temporales sordo-ciegos, perseguían a los que no podían pagar sus tributos amenazándolos con terribles penas. La pobreza se extendía, pero el pueblo colaboraba con su esfuerzo a llenar las arcas del estado y de esas arcas salía lo necesario para el mantenimiento del  palacio del rey, para sus viajes de visita a otros reinos, para el bienestar de su familia.
Dicen que muchos súbditos tenían tanto amor por el rey que rezaban por el y por su alma.
En aquel tiempo el pueblo sufría por la injusticia, se sentía impotente ante el absurdo desequilibrio del platillo inclinado descaradamente hacia el lado de los poderosos. Sufría por la perdida de sus derechos, sufría por la perdida de su libertad. La amenaza pesaba sobre ellos. Estaban asustados por el futuro de los jóvenes ,los niños y los ancianos. Se angustiaban pensando en la salud del planeta. El pueblo se empezaba a dar cuenta de muchas cosas, pero respetaban a su rey porque pensaban que el restablecería la justicia y la paz y la armonía.
Lo pensaban así porque una vez el rey los salvó de un terrible peligro.
Lo pensaban porque el rey, en sus palabras, hablaba de justicia, de igualdad, de libertad y el pueblo creía en su palabra.
El pueblo sufría si el rey enfermaba o tenia un tropiezo, el miedo a perderlo era el miedo a perder al guardián de sus sagrados derechos .miedo a que los funcionarios ciego-sordos a las ordenes de políticos ciegos–sordos llevaran al país a la oscura represión de sus derechos. Confiaban en la sabiduría y la bondad del rey.
Y un día el rey sacó del oro de sus arcas, el oro del sudor del pueblo, una bolsa de monedas ,la pesó, necesitaba igualar el peso con lo que pretendía.
En secreto organizó un viaje a áfrica. En aquel tiempo áfrica sufría de una terrible desgracia, (el hambre, la enfermedad, la esclavitud, la más vergonzosa de las injusticias asolaba aquella tierra).
El rey, predicador de la justicia, se fue a áfrica con su bolsa de oro.
Pensarás que el buen rey repartió el oro para dar de comer a los hambrientos, para dar de beber a los sedientos, para vestir a los desnudos, aunque no puedas creerlo, cuando el rey pesó la bolsa sólo pensaba en el peso de un elefante, su peso en oro.  Oro del sudor del pueblo bajó de su avión, pisó la tierra africana sin besarla y se fue  en busca de un elefante.
Los elefantes y los reyes están asociados.
Reyes sabios de todos los tiempos han cabalgado en sagrados elefantes, porque los elefantes son sabios, llevan en el planeta más años que nosotros.
Miles de años simbolizando la sabiduría para muchos pueblos del  planeta.
Los elefantes sabios, pacíficos, poderosos han sido buenos amigos de dioses y de reyes.
Pero nuestro rey no buscaba un elefante para  inspirarse en su sabiduría y aprender el buen uso del poder.
El rey buscaba un elefante para matarlo.
¿por qué querría este rey de palabras justas matar a un elefante?, 
¿pensaría en dar de comer la carne del sagrado animal a los hambrientos de áfrica?,
¿no sabía el rey que para los africanos los elefantes son sagrados?,
¿que hizo el rey con los colmillos de marfil?,
¿qué sintió el rey ante el cuerpo abatido del  animal?,
¿el rey siente? ¿el rey piensa?.
El rey sacó  la bolsa de oro del sudor de su pueblo y pagó al peso por su matanza.
Mientras la reina en su palacio recitaba: ”om mani pedme om”. Pidiendo perdón al  maestro buda que fue elefante en su última reencarnación. (las mujeres somos, en general, más sensibles a la barbarie).
El rey pagó, con el oro de su pueblo hambriento ,por el placer de matar. El rey creía que nadie se enteraría de su perverso acto, pero en los comienzos del siglo XXI nadie podía ya ocultar nada, la era de la verdad había comenzado y ninguna fechoría podía  permanecer oculta por mucho tiempo.
Ganesh, el dios hindú hijo de Shiva, tiró al rey al suelo y el pueblo supo.
El elefante sacrificado gritó a través de las voces del pueblo: ¡detengan la masacre!. Refiriéndose a la gran masacre que los poderosos sordo-ciegos del S.XXI habían desencadenado contra la tierra y sus criaturas.
Muchos seres humanos dijeron: ¡no contaran conmigo para esto!, ¡no con mis tributos!, ¡no con mi sudor y el de mis hermanos!, ¡no queremos que nos gobiernen seres sordos y ciegos que matan elefantes!
En las plazas del reino se escucharon esos gritos y otros muchos… lo que pasó después está aún por pasar.
Lo que sí sé, es que la muerte de ese elefante no ha sido en vano.
Que su sangre nos confiera el poder y la sabiduría que necesitamos para que podamos contar a nuestros niños el final de esta historia diciendo: y muchos nos unimos y conseguimos que los ciegos vieran y que los sordos escucharan.
Y el rey pidió perdón por su sordo-ceguera.
¡Lo hicimos!.
Una gran conmoción sacudió las conciencias y los poderosos temblaron.
Y una música nueva sonó en la tierra.
Un gran coro de risas mezclada con poderosos gritos de sabios elefantes.
¡Así será!.

Por Lidia farray.

domingo, 15 de abril de 2012

¿Alternativas a lo NEO: Neoliberalismo, Neoconservadurismo, Neocapitalismo?

Las reformas neocon del ministro Wert:  “Educación de Desastre”


Nos cuenta Noami Klein, en su conocido libro La Doctrina del Shock, que Milton Friedman, gran gurú y líder intelectual del capitalismo de libre mercado, a sus 93 años escribía en The Wall Street Journal que las inundaciones y la catástrofe provocada por el huracán Katrina en 2005 era una tragedia porque la mayor parte de las escuelas de Nueva Orleans están en ruinas, teniendo que ir el alumnado a escuelas de otras zonas, pero “también es una oportunidad para emprender una reforma radical del sistema educativo”.
La reforma radical que proponía Friedman era que, en lugar de gastar una parte de los miles de millones de dólares destinados a la reconstrucción y la mejora del sistema de educación pública de Nueva Orleáns, el gobierno entregase cheques escolares a las familias, para que éstas pudieran dirigirse a las escuelas privadas, y que éstas recibieran subvenciones estatales a cambio de aceptar a este nuevo alumnado. La administración de George W. Bush apoyó sus planes y en menos de diecinueve meses, en contraste con la parálisis con que se repararon los diques y la red eléctrica, las escuelas públicas de Nueva Orleáns fueron sustituidas casi en su totalidad por una red de “escuelas chárter”, es decir, escuelas originalmente creadas y construidas por el Estado que pasaron a ser gestionadas por instituciones privadas según sus propias reglas. Antes del huracán Katrina, la junta estatal se ocupaba de 123 escuelas públicas; después, sólo quedaban 4. Los maestros y las maestras de la ciudad solían enorgullecerse de pertenecer a un sindicato fuerte. Tras el desastre, los contratos del profesorado quedaron hechos pedazos, y los 4.700 miembros del sindicato fueron despedidos. Algunos de los profesores más jóvenes volvieron a trabajar para las escuelas chárter, con salarios reducidos. La mayoría no recuperaron sus empleos. (Klein, 2007).
Nueva Orleáns era, según The New York Times, «el principal laboratorio de pruebas de la nación para el incremento de las escuelas chárter», mientras el American Enterprise Institute, un think tank de inspiración friedmaniana, declaraba entusiasmado que «el Katrina logró en un día [...] lo que los reformadores escolares de Luisiana no pudieron lograr tras varios años intentándolo». Mientras, los maestros de escuela, que eran testigos de cómo el dinero destinado a las víctimas de las inundaciones era desviado de su objetivo original y se utilizaba para eliminar un sistema público y sustituirlo por otro privado, tildaban el plan de Friedman de «atraco a la educación» (Klein, 2007, 26).
Estos ataques organizados contra los servicios públicos, aprovechando crisis provocadas para generar “tales oportunidades de negocio”, es lo que Noami Klein ha denominado “capitalismo del desastre”. Esta misma música es la que nos suena aquí, en Europa y concretamente, en España, donde el gobierno conservador del PP está aprovechando la “oportunidad” de la crisis económica y financiera para consolidar el saqueo de la educación pública, iniciada ya por el gobierno socialdemócrata precedente, siguiendo las propuestas de Friedman de actuar con rapidez, para imponer los cambios rápida e irreversiblemente, antes de que la sociedad afectada volviera a instalarse en la «tiranía del status quo». Estimaba que “una nueva administración disfruta de seis a nueve meses para poner en marcha cambios legislativos importantes; si no aprovecha la oportunidad de actuar durante ese período concreto, no volverá a disfrutar de ocasión igual” (Friedman y Friedman, 1984, 3). Milton Friedman aprendió lo importante que era generar un estado de shock en la población que facilitara el “tratamiento de choque” del programa de ajuste. Aprovechar momentos de trauma colectivo para dar el pistoletazo de salida a reformas económicas y sociales de corte radical. Se tiende a aceptar esos “tratamientos de choque” creyendo en la promesa de que salvarán de mayores desastres.
Esta “nuevo evangelio” se ha convertido en una especie de dogmatismo fanático moderno que prácticamente ha dejado de necesitar justificación. A pesar de que los hechos se demuestran tozudos en confirmar una y otra vez que no consiguen la “confianza de los mercados”, que no se produce el crecimiento anunciado, que no aumenta el empleo estable, que no se remonta la crisis, no hay fe más fanática que la de los creyentes en este capitalismo del desastre. No hay “mito” más extraordinario de la ciencia económica que éste, pues es difícil encontrar otro caso donde los hechos contradicen tanto una teoría dominante. Pero argumentan que se debe a no haber profundizado aun suficientemente en los recortes, no haber privatizado aun más, no haber ahondado aun suficientemente en el desmantelamiento del Estado. La repetición constante en todos los medios de comunicación de este catecismo por casi todos los políticos y políticas, tanto de derecha como de izquierda socialdemócrata, le confiere tal carga de intimidación que ahoga toda tentativa de reflexión libre, y convierte en extremadamente difícil la resistencia contra este nuevo oscurantismo.
Como explica el colectivo Baltasar Gracián se trata de desarmar ideológica y moralmente al conjunto de la sociedad respecto a las demandas de una educación pública, gratuita y accesible para todos y todas en todos sus niveles, con el Estado como responsable y garante. Quieren transmitir la idea de que se impone y se impondrá (“haremos lo que hay que hacer”) un cambio profundo de todo el sistema educativo, dando por sentado que el actual es obsoleto, ineficaz de cara a las exigencias del mercado laboral y, sobre todo, insostenible en tiempos de “crisis”.
Las reformas y recortes propuestas por el nuevo equipo ministerial del gabinete educativo del Ministro Wert responden a la filosofía del PP, largo tiempo documentada en programas electorales e informes emitidos por las fundaciones y think tank ligados a este partido conservador. Responden a la ofensiva neoliberal y neoconservadora que impone la idea de la ausencia de alternativas racionales y viables a su modelo que presentan como el único orden posible, criminalizando todo movimiento de oposición. Puede que sea imperfecto, dicen, pero es el único sistema viable en un mundo gobernado por los mercados globales y una intensa competición.
Todas las reformas y recortes en educación apuntan de forma persistente a recortar la extensión del derecho a la educación pública para toda la ciudadanía, garantizada por el Estado. Ya lo proclamaba la OCDE en 2001: “los programas educativos no pueden ser diseñados como si toda la población escolar fuera a alcanzar sus niveles más altos”. Se ha producido una mutación en la concepción de este derecho: si durante años la educación fue una causa social, ahora la conciben como un imperativo económico, al servicio de la economía y de su competitividad (Laval y otros, 2002). La formación y el conocimiento se convierten en un bien privado, en una ventaja competitiva para insertarse en el futuro mercado laboral. Las nociones de igualdad, emancipación y democracia han sido remplazadas por un discurso de excelencia, competencias, autonomía financiera y reducción de costes. Confluyen en ello dos corrientes, aparentemente contradictorias, pero que han unido sus fuerzas: el neoliberalismo y el neoconservadurismo (Apple, 2002; Puelles, 2005).
Los sectores neoliberales consideran que la educación, al igual que todos los servicios públicos, ha de convertirse en fuente de negocio y de ganancia para el capital. No sólo porque sea el último espacio de conquista que le queda al capitalismo por colonizar, pues ya se ha extendido por todo el planeta y no le quedan más territorios a donde expandirse para seguir creciendo y obteniendo beneficios, sino porque considera que la gestión privada de la educación es mejor y más eficaz. Apuestan, por tanto, por convertir este bien público en una oportunidad de negocio (mueve dos billones de euros anuales a nivel mundial, según datos de la UNESCO), y gestionarlo como si de una empresa eficiente y selectiva se tratara, que adecue los recursos humanos en formación a las necesidades del mercado laboral cambiante, precario y cada vez más desregulado, dotándoles de aquellas competencias flexibles y polivalentes que les permitan adecuarse al mismo.
Los sectores neoconservadores, por su parte, consideran la escuela pública gratuita como un sistema marginal y subsidiario de baja calidad, a modo de beneficencia para los sectores sin recursos, que serviría en todo caso como instrumento de adoctrinamiento ideológico y conformismo social de las clases populares. Reclaman para ello curriculums centralizados y conforme a los valores que consideran tradicionales y, en cierto modo, “sagrados”, reforzando los aspectos autoritarios, competitivos, academicistas y religioso-confesionales. Pero apuestan por una educación diferenciada y selectiva para sus vástagos. De hecho reclaman convertir en un derecho reconocido, al mismo nivel que el derecho a la educación, la capacidad de elección o de preferencia por un centro determinado. Sin embargo, todas las investigaciones demuestran que, detrás de los argumentos a favor de la libertad de elección de centro, lo que se esconde es el rechazo a la mezcla social, a educar a la progenie con los que no son de su misma clase, con aquellos sectores sociales que consideran no adecuados para la relación con sus hijos e hijas (Gimeno Sacristán, 1998).
En lo que confluyen ambos sectores, tanto neoliberales como neoconservadores, es que garantizar la educación pública para toda la ciudadanía es una carga gravosa para ellos, puesto que se sustenta en los impuestos de toda la población y en una fiscalidad progresiva donde ellos tienen que poner su parte. Argumentan que ellos tienen así que “pagar doble”, pues pagan la factura del colegio privado al que envían a sus hijos e hijas y además tienen que tributar impuestos como todos los demás, para sufragar los servicios públicos para todos como la educación. Exigiendo que se les devuelva la factura de lo que tienen que pagar mediante reducción fiscal o mediante el equivalente en unos “cheques escolares” que sufraguen lo que les cuesta llevar a sus hijos e hijas a colegios privados.
“Mientras los pobres no tienen ninguna alternativa a los centros públicos, los más afortunados pagan por separado los suyos. Éstos son los colegios públicos mejor dotados de las zonas residenciales más prósperas o los colegios privados. En este último caso, los afortunados tienen que pagar dos veces, y una de sus reacciones más comprensibles es la recurrente sugerencia de que se les debería devolver el equivalente de los impuestos que pagan por la enseñanza pública en un bono luego utilizable en los centros de enseñanza privada de su elección. Evitarían así la carga del doble coste de la enseñanza. Pero existe el acuerdo tácito de no exponerlo tan groseramente; la libertad de elección es la justificación más frecuentemente oída” (Kenneth Galbraith, 1992, 55).
De ahí las propuestas actuales de reformas anunciadas por el Ministro de Educación, Wert, o por el Ministro de Economía, De Guindos, que confluyen de forma mimética con esta alianza, de la que forman parte.
Las reformas propuestas buscan, por una parte, reducir el período de enseñanza obligatoria. Es decir, apuestan por la exclusión de una cierta parte de quienes han sido incluidos, en el último medio siglo, en el proceso de escolarización creciente de la población (Viñao, 2012). Mediante estrategias que están siendo reforzadas: la potenciación de exámenes o pruebas de paso de un nivel, etapa, ciclo o curso a otro, y el reforzamiento de las exigencias para promocionar de uno a otro, fortaleciendo así el carácter selectivo, incluso en los niveles obligatorios; la consolidación de itinerarios o ramas paralelas a edades cada vez más tempranas; la segregación en forma de grupos de clase según capacidades; la consagración oficial de diversas redes de centros docentes en función de la clase social o de determinadas características personales como el sexo o la confesión religiosa; y el establecimiento de diferenciaciones competitivas relevantes entre centros docentes de un mismo nivel, etapa o ciclo obligatorio ―centros de excelencia, bilingües, etc. Estrategias que se ven acompañadas simultáneamente de la reformulación del principio de gratuidad, mediante la extensión de los conciertos o subvenciones a la enseñanza privada, la implantación de los cheques o bonos escolares, las deducciones fiscales del coste de la matrícula en los centros privados y el incremento de las tasas de matrículas en los centros públicos de los niveles educativos no obligatorios con el fin de dificultar el acceso a los mismos, introduciendo sistemas de re-pago, aduciendo que es necesario asumir la “responsabilidad” del coste real de la educación.
Por otra parte, estas reformas en educación propuestas por el PP buscan también aumentar la diferenciación de las dos redes de educación. No se trata de que el sector público desaparezca, sino que se centre en atender, sobre todo, a las clases bajas, migrantes y minorías, así como alumnado con necesidades educativas o con dificultades de aprendizaje, es decir, a quienes sean rechazados por el sector privado o no hallen acomodo en el mismo, y también en dar servicio en aquellas zonas, como las rurales, que no son rentables para la iniciativa privada. Permanecerá así la Educación Pública como una red subsidiaria de la privada, de cuya financiación se desentienden progresivamente el Estado y las Comunidades Autónomas, con progresivos recortes: el 22% en los Presupuestos Generales del Estado del 2012, lo cual supone un recorte de 3.400 millones de euros en los dos últimos años, más otros 3.000 millones adicionales que se anuncian para este año, así como todas las medidas de recorte que están introduciendo las CCAA, reduciendo el número de profesorado e incrementando el número de alumnado por profesor, las horas lectivas del profesorado y las materias consideradas afines con vistas a su enseñanza por un mismo profesor; la desaparición o reducción de programas de refuerzo o apoyo, desdobles y atención a la diversidad, tutorías, materias optativas, módulos de formación profesional, servicios de orientación o biblioteca, ayudas para adquisición de libros de texto, comedores y actividades extraescolares, etc. Recortes acompañados, ante las protestas del profesorado, de una campaña de descrédito del mismo y de los sindicatos que las promueven o apoyan.
Mientras, se fomenta el proceso de privatización educativa, mediante la creación de centros de enseñanza privada y la potenciación de su demanda. Las reformas apuestan por la implicación de “proveedores no gubernamentales” (como lleva recomendando la OCDE desde 1987) facilitándoles la construcción y creación de centros privados mediante la cesión de suelo público, o la adjudicación directa a empresas de la explotación de centros públicos. Pero utilizan otras vías que apuntan a la expansión de las opciones privadas: la creación de zonas únicas de escolarización (eliminando el criterio de proximidad y de distribución equilibrada de todo el alumnado a la hora de la matriculación), la ampliación de los criterios de los centros concertados para seleccionar a su alumnado, el establecimiento de mecanismos para financiar públicamente más tramos de la enseñanza privada como la educación no obligatoria (la concertación de todo el Bachillerato, al iniciarse dentro de la etapa obligatoria, si finalmente se convierte 4º de la ESO en 1º de Bachillerato, como ya anunció Wert) o las desgravaciones fiscales para quienes lleven a sus hijos e hijas a colegios privados.
En paralelo se aplican y extienden medidas de privatización de la red pública mediante la introducción de técnicas de gestión de la empresa privada en la dirección y organización de los centros educativos, que se consideran más eficaces y medibles con sus indicadores de resultados, lo cual permite establecer sistemas de “rendición de cuentas” y “rankings comparativos”, así como la gestión “flexible” desde la dirección/gerencia de los “recursos humanos” (lo cual se ha facilitado extraordinariamente con la actual reforma laboral) o el establecimiento de fórmulas contractuales (contratos-programa) de “gestión por objetivos” y “pago por resultados” para la financiación y sostenimiento de los centros (dar más a las escuelas o al profesorado que mejores resultados académicos obtienen). Medidas de comercialización que avanzan en la utilización de los centros por empresas privadas que llevan a cabo actividades lucrativas complementarias en horario escolar o fuera del mismo; el fomento de la financiación externa (publicidad, alquiler de locales, patrocinio privado, máquinas expendedoras de productos, etc.) que convierten al centro docente en un espacio más comercial que educativo; la externalización o subcontratación de actividades extraescolares, comedores, incluso la formación del profesorado, la evaluación de los centros o la construcción y mantenimiento de edificios escolares o la introducción dentro del currículo académico y del horario lectivo de personal privado y ajeno a los requisitos de acceso a la función docente (Jones y otros, 2009; Viñao, 2012).
Los argumentos para esta “guerra ideológica” desatada por el PP son los mismos que se aplican a todos los servicios públicos: defendemos la libertad de elección del consumidor; lo público es ineficaz y tenemos que establecer mecanismos de control de resultados y rendición de cuentas; lo privado surge de la iniciativa social y apoyarla es satisfacer la demanda social; la reducción de gastos sociales son ajustes necesarios para garantizar los servicios y derechos sociales, para mantener un servicio público sostenible, etc.
Debemos combatir este nuevo neoconservadurismo desigualitario que nos inunda, reclamando un sistema público de educación inclusiva que garantice el derecho a la educación de todos y todas, sea cual sea su procedencia social o cultural, que cubra la necesidades de plazas escolares de todo el conjunto de la población y con la suficiente calidad en cada centro para que toda la población pueda recibir el máximo posible de oportunidades en su aprendizaje y desarrollo personal y profesional.
Esos mínimos de calidad pasan por reducir el número de estudiantes por grupo y por profesor, potenciar la atención tutorial y dotar de servicios de orientación a todos los centros públicos de Primaria y Secundaria; por incorporar nuevos perfiles profesionales en la escuela: educadores y trabajadores sociales, mediadores interculturales, etc.; por establecer un sistema integral de becas y ayudas al estudio, así como la gratuidad de los libros y materiales didácticos y de los comedores escolares; por establecer comisiones de escolarización permanentes y centralizadas, por distrito escolar, para evitar la selección del alumnado por los centros. Pero también por establecer un currículum que destierre el adoctrinamiento religioso de las enseñanzas confesionales.
Debemos defender una educación que apoye y motive al profesorado, no que le desacredite, acordando un Estatuto de la función pública educativa que mejore las condiciones laborales, que recoja como dedicación lectiva las tareas y funciones que hoy demanda el sistema educativo, configurando claustros estables y estableciendo el cuerpo único del profesorado. Para ello es necesario diseñar simultáneamente una formación inicial que combine teoría con práctica tutorizada por profesorado cualificado en centros educativos durante todo el proceso, y una formación permanente en horario laboral que fomente su autoridad profesional mediante la adquisición de estrategias de diálogo para convencer y de negociación para resolver conflictos.
Todo esto no es posible con el brutal recorte de los Presupuestos en Educación al que estamos asistiendo a nivel estatal y autonómico de la mano de los últimos gobiernos. Solo será posible mediante un pacto consensuado de blindaje constitucional de la financiación de la Educación Pública o bien a través de una Ley de Financiación del Sistema Educativo Público. En cualquier caso es imprescindible que se garantice la suficiencia de recursos para afrontar las medidas planteadas, asegurando alcanzar el 7% del PIB en gasto público educativo. Sólo así se podrá hacer realidad la mejora del sistema educativo y el derecho universal a una educación de calidad en condiciones de igualdad. Nos jugamos el futuro de nuestros hijos e hijas. Educación o barbarie, no hay neutralidad posible.


BIBLIOGRAFÍA CITADA
Apple, M. (2002). Educar “como Dios manda”. Mercados, niveles, religión y desigualdad. Barcelona: Paidós.
Colectivo Baltasar Gracián . (2012) ¿A dónde apuntan las reformas educativas del gobierno del PP? Recuperado el 10 de abril de 2012 en http://www.colectivobgracian.com/
Friedman, M. y Friedman, R. (1984). Tyranny of the Status Quo. San Diego: Harcourt Brace Jovanovich.
Galbraith, J.K. (1992). La cultura de la satisfacción. Barcelona: Ariel.
Gimeno Sacristán, J. (1998). (1998). Nuevos liberales y viejos conservadores ante la educación. En Álvarez-Uría, F . y otros. (Compls.). Neoliberalismo vs. Democracia (130-159). Madrid: La Piqueta.
Jones, K.; Hatcher, R.; Hirtt, N.; Innes, R.; Johsua, S.; Klausenitzer, J. y Colectivo Baltasar Gracián . (2009). La Escuela en Europa Occidental. El nuevo orden y sus adversarios. Valencia: Germania.
Klein, N . (2007). La doctrina del Shock. El auge del capitalismo del desastre. Barcelona: Paidós.
Laval, c.; Weber, L; Baunay, Y.; Cussó, R.; Dreux, G. y Rallet, D . (2002). Le nouvel Ordre éducatif mondíal. París: Nouveaux Regards/Syllepse.
OCDE (2001). Knowledge Management in the Learning Society. París: OCDE.
OCDE (1987). Structural Adjustment and Economic Performance. París: OCDE.
Puelles, M . (2005). La influencia de la nueva derecha inglesa en la política educativa española (1906-2004), Historia de la Educación, 24, 229-253.
Viñao, A . (2012). El desmantelamiento del derecho a la educación: discursos y estrategias neoconservadoras. Recuperado el 9 de abril de 2012 en http://es.scribd.com/doc/88251368


Enrique Javier Díez Gutiérrez es profesor de la Universidad de León y Coordinador Federal del Área de Educación de IU 




Rescatado de  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=147896

sábado, 14 de abril de 2012

Estrategia del Poder: Corromper el lenguaje y ocultar la verdad

Ocultación, mentiras, y manipulación del lenguaje
Por Xavier Caño Tamayo*


Un ejecutivo de Wall Street pregunta a un cabizbajo cardenal vaticano:
- “¿Qué le ocurre?”
- Estoy preocupado por lo de la pederastia. Es una grave crisis de imagen de la Iglesia.

- De crisis yo sé mucho, monseñor.
- ¿Y qué podemos hacer?
- Repitan como loros que son casos aislados. Cuando estalló la crisis financiera, culpamos a unos pocos codiciosos y funcionó. Denuncien ustedes que la lujuria de unos pocos nada tiene que ver con la Iglesia.

- ¿Se arreglará?
- Sí. Además, juren que nunca más sucederá, que refundarán la Iglesia.
- ¿Funcionará?
- Nosotros hemos conseguido que los trabajadores se sientan culpables de la crisis por creer haber vivido por encima de sus posibilidades.
- ¡Vaya!
- Si hacen lo que digo, pronto culparán a los niños por ir provocando.

Más allá del chiste, ocultar hechos, manipular la información y el lenguaje son armas del capitalismo para que todo siga igual.

Lewis Powell escribió en 1971 un Memorándum confidencial, donde explicó la amenaza para el capitalismo que eran universitarios, periodistas, intelectuales, artistas y científicos. Y propuso un plan para arrinconarlos y persuadir a la opinión pública desde escuelas, universidades y medios informativos. Mentira, manipulación y desinformación se convirtieron en armas de la minoría rica para vaciar la democracia y borrar su sentido social.

Esa minoría rica y servidores distorsionan, ocultan, manipulan lo que ocurre y esconden, distorsionan o difuminan la respuesta ciudadana. También vician el lenguaje como trampa preferente mientras con eufemismos y mangoneos lingüísticos camuflan las sistemáticas violaciones de derechos. Y al retroceso social se llama reforma; competitividad a que el poder financiero haga lo que apetezca; austeridad y control de déficit público a retroceso social y recesión…

Se remacha que sanidad, pensiones y educación son deficitarias. Enorme majadería. A educación y sanidad se asigna una cantidad anual en los presupuestos y no se puede gastar más. Tal cantidad puede ser suficiente o no, pero jamás deficitaria. ¡Qué estupidez! 

Pero insisten en embustes que los hechos desmontan: que la sanidad pública es insostenible; que poder despedir crea empleo; que una mano invisible rige la economía; que el control y la regulación en economía son contraproducentes; que la vida es competitividad; que lo público es caro y malo mientras lo privado es eficaz y bueno; que la justicia social fabrica vagos; que lo peor es el déficit público; que subir impuestos a los ricos frena la economía... Y otras sandeces que voceros a sueldo del poder financiero reiteran con la total y servil complicidad de los medios informativos, haciendo buena la máxima del nazi Goebbels: repite una mentira mil veces y será verdad.

Es el reino del eufemismo. Tiempos de camuflaje y cosmética verbal. El eufemismo suaviza lo negativo y establece un lenguaje “políticamente correcto” que rehúye la realidad y dificulta poder cambiarla. Tiempos sin matices, cuando sin matices es imposible exponer la verdad de los hechos, de las situaciones. Y los eufemismos maquillan los desmanes de políticos profesionales al servicio del poder financiero. Eufemismos para encubrir, ocultar, disfrazar. Hay voluntad de engañar.

 Y así, se dice daños colaterales por víctimas civiles, reajuste de tarifas por subida de precios; regulación de empleo por despido; desfavorecidos por pobres; tráfico de influencias por soborno; país en desarrollo por empobrecido y economía de mercado por capitalismo.

Pascual Serrano denuncia que la gran patraña de los medios es crear estados de opinión favorables al poder económico pretendiendo que nos informan. Y Enric González asegura que hoy peligra la información y que en democracia necesitamos saber del Gobierno, de la banca, empresas, de la justicia, de los delincuentes de guante blanco... Necesitamos saber para decidir bien. Necesitamos honradez profesional, veracidad y pluralidad. La información es un derecho.

Hace meses, una convocatoria mundial para manifestarse contra la dictadura financiera y sus cómplices tuvo un éxito espectacular. En Roma, 200 malnacidos, entre los que había agentes provocadores, causaron el caos en la capital italiana tras la manifestación pacífica de 200.000 ciudadanos. La mayoría de portadas de diarios y sumarios de TV destacaron la destrucción causada por esos pocos miserables violentos, no la amplitud de la pacífica protesta.

Corromper el lenguaje y ocultar la verdad son armas poderosas para impedir cambiar este mundo injusto.

*Periodista y escritor
Centro de Colaboraciones Solidarias

viernes, 13 de abril de 2012

¿LA CURIOSIDAD NOS HACE EVOLUCIONAR?

Me parece una muy buena reflexión acerca de una dimensión de todo ser viviente. ¿La Curiosidad nos hace Evolucionar? ¿Por qué?.
A continuación, encontramos una reflexión, que pienso vale la pena leer y dejarnos cuetionar. Espero lo disfruten.


* por Horacio Krell

LA CURIOSIDAD
La curiosidad mata al gato, decía una antigua frase que se refería al cuidado, a su excesiva cautela.  Advertía que preocuparse es malo y puede llevar a la tumba; y reconoce a los gatos como muy cautos y cuidadosos. Con el tiempo, la palabra  cuidado se convirtió en curiosidad: ser cuidadoso al investigar. Todos llegamos al mundo con el deseo de aprender. El hombre más inteligente fue Leonardo Da Vinci. Para Freud Leonardo convirtió su pasión en curiosidad. Aconsejaba cuidarse de uno mismo, alejarse y volver a mirar, ver desde lejos o desde diferente perspectiva, contar hasta 10.
Mida su nivel de curiosidad. La curiosidad es el primer paso hacia el éxito, por eso debe evaluar su nivel: ¿Lleva registros? ¿contempla y reflexiona sobre lo que ve? ¿aprende algo nuevo? ¿busca diferencias?¿ lee mucho? ¿aprende de los demás? ¿identifica y resuelve problemas? ¿es  abierto y curioso? ¿anota lo que no entiende? ¿posee intereses y conocimientos sobre cosas distintas? ¿busca información? ¿ama aprender?
La curiosidad, es la actitud típica de la infancia que consiste en sentir interés por todo, y dejar de ver el mundo con prejuicios. La duda es el camino al experimento. Los niños están orientados a explorar y formular preguntas, todo les interesa y cualquier cosa llama su atención, ven el mundo con ojos nuevos. Esa curiosidad apasionada no debería desaparecer. A medida que pasan los años, la curiosidad es el combustible que mueve al científico y al artista. Renueva y amplia. Muchos avances científicos surgen cuando alguien los cuestiona: ¿Porqué se hace así? ¿Puedo actuar de otra manera? ¿Quiero continuar con esta situación? ¿Hay otras maneras de enfocarla?¿Quiénes me ayudan más a ser yo mismo?
Cultivar la curiosidad. Lleve un diario de notas para apuntar ideas que se le vayan ocurriendo. Haga una lista de las preguntas que le vengan a la mente, no deseche ninguna, escriba rápido. Cuando termine lea su lista, subraye los temas que más se repiten o que le llaman la atención. De todas las subrayadas, elija las  más importantes, no las conteste, repásale de vez en cuando y piense en las respuestas con calma durante unos días.
El punto de partida del aprendizaje.  El motor  para investigar, descubrir y experimentar, es este arte que los niños dominan, es bueno observarlos para aprender sus mecanismos, su intenso deseo de comprender la esencia de las cosas, el estímulo para encontrarle sabor a todo, sea lo que sea. Mantener la curiosidad evita el envejecimiento, la persona con mente joven nunca envejece. Lo importante es no dejar nunca de hacerse preguntas.
Para Einstein es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación que recibimos. La ciencia nace con la curiosidad pero vive en la duda y el  replanteo. En ciencia, hay pocas cosas tan sólidas como la teoría de la relatividad que sostiene que, aunque el espacio y el tiempo pueden variar, la velocidad de la luz no cambia. Un investigador portugués llamado Magueijo desarrolló la teoría que la velocidad de la luz cambia. El hecho de que el universo se esté haciendo más frío, ofrece un entorno perfecto para esa teoría: si el universo evoluciona, del mismo modo tienen que hacerlo las leyes de la física  que lo controlan. También para tener una gran idea se necesita curiosidad. La mayoría de la gente trabajan como empleados, sólo hacen lo que se les dice que hagan. Hay muy poca libertad.
Seis honrados servidores. 6 honrados servidores me enseñaron cuanto sé, sus nombres son, Cómo, Cuándo, Dónde, Qué, Quién y Por qué, dijo   Rudyard Kipling.
Por un lado está el conocimiento, por el otro la situación. Los honrados servidores son interrogantes que reclaman información. "Por Qué" sitúa frente a la necesidad de encontrar las primeras respuestas; se refiere a las primeras decisiones. "Cómo" hace a la estrategia y a la táctica, cómo llegar a la meta y a las acciones para alcanzarlas. "Cuándo", a la planificación. "Dónde", al análisis: dónde estamos, a dónde vamos, a dónde queremos ir. “Qué”, indica los objetivos, permite fijar las metas."Quién", finalmente, es el equipo. Comunicar es ponerlos a trabajar en equipo, a generar sinergia. El conductor es el sentido común, el más antiguo y moderno de los recursos, que, como todo lo valioso, es atemporal. Sin embargo el observador puede perder la curiosidad por trampas y hábitos:  mirar siempre el mismo lugar, quedarse con lo que se tiene ya sean bienes o decisiones previas,  intentar confirmar lo que cree cierto,  poner condiciones imposibles, pensar en las pérdidas. Todo esto nos hace más conservadores. Las causas por las que nos limitamos son las experiencias negativas del pasado, las creencias y los sentimientos. Si los 330 espartanos hubieran pensado lo que estaban haciendo en las Termópilas nunca hubieran detenido a los 300.000 persas tanto tiempo. Muchos se detienen en lo que son y no bucean en lo que podrían llegar a ser. Los hombres deciden por necesidades: vivir, hacer, crecer, tener, participar, ser reconocidos, tener seguridad y trascender. Ninguna decisión está fuera de ellas.
La curiosidad esencial a mantener se refiere a conocerse uno mismo, porque sin la curiosidad por saber quién soy, de dónde vengo y hacia dónde voy, no podré desarrollar la curiosidad productiva que dirija mi vida hacia el desarrollo de mi misión personal.

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas  horaciokrell@ilvem.com.

Extraído del siguiente enlace:

sábado, 7 de abril de 2012

"Nada es lo que parece y lo que parece no es" ¿quiénes somos?

"Nada es lo que parece y lo que parece no es" ¿quiénes somos? ¿somos solo un cuerpo físico¿ ¿ qué es ser humanos? ¿ cuál es nuestro potencial dormido? ¿porqué solo está activo el 5% de nuestro adn, y usamos el 7% de nuestro cerebro? ¿ vivimos en un universo holográfico? ¿cómo podemos crear y transformar la realidad? ¿cuáles son las programaciones y limitantes que nos mantienen en una realidad de supervivivencia de escasez, enfermedad y miedo? ¿porqué el mundo actual está en caos y como podemos cambiarlo?

David Icke nos comparte su visión de esto y mucho más, su percepción del ser humano multidimensional con un latente potencial justo en el despertar de su infinita consciencia en conexión con el todo y con el irrefutable poder de transformar este mundo en aparente caos... exhortandonos a recuperar nuestro poder y activar el potencial ilimitado para reconstruir este mundo hacia uno de verdadera unidad.
"La unica verdad es el amor infinito, lo demás es una ilusión".

Magistral conferencia del investigador y orador internacional David Icke, presentandose en la Brixton Academy en 2006, en la conferencia titulada "Freedom or Fascism: The Time to Choose" - Libertad o Fascismo: Tiempo de Elegir siendo esta la tercerca parte de esta larga conferencia de 7 horas.

Puntos especificos en este segmento
dimension dimensiones frecuencia, manipulacion adn resonancia reptiles gobierno secreto iluminati poder mental holograma extraterrestre habilidades psiquicas hemisferio cerebral creencia
www.youtube.com