ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

jueves, 19 de mayo de 2011

Españoles tengo que decirles algo: ¡EL SISTEMA HA MUERTO!

R. I. P.

 
Esto se acabó. El sistema ha muerto. Por fin se murió. Por más que se empeñen en reanimarlo, por más que quieran maquillar la palidez cetrina y quieran rellenar sus mejillas con algodones, un muerto no resucita. En la primera fase del duelo funciona un mecanismo de defensa, la negación. Sabemos que está muerto, pero no terminamos de creerlo, no queremos saberlo. ¡No dejen de consumir, que se nos muere!, nos gritan, nos suplican. Si dejan de consumir se morirá, nos moriremos todos, no tendremos trabajo, ni casa que nos cobije, ni pan blanco, ni negro y nuestros hijos obesos reventados de comida basura comenzarán a adelgazar y a tener hambre.

Mientras tanto, millones de pupilas nos contemplan, clavando una pregunta en el silencio: ¿De qué se quejan? ¿De qué crisis hablan?

Contemplan consternados nuestras bolas de grasa, los depósitos de grasa de los liposuccionados. ¡Ya está bien de injusticias!, parecen escupirnos miles, millones de bocas desdentadas y hambrientas. ¡Ay si se nos cayeran las fundas de porcelana! ¡Ay qué miedo nos da este muerto! Millones de empleados mileuristas intentando no perder su status de esclavos mal pagados, los nuevos caciques que ambicionaban ser los más ricos de los nuevos y de los viejos ricos, no quieren tener que empeñar sus muelas de oro.

Los viejos y los nuevos ricos de este planeta estamos asustados, asustados los esclavos mileuristas, asustados los parados, todos asustados menos los que no tienen muelas y, si las tienen, no tienen nada que moler; para ellos, enterrar este muerto significa la posibilidad de que el cadáver genere gusanos que puedan, algún día, transformarse en mariposas. O simplemente la posibilidad de freír los gusanos que el muerto genere en grasa caliente y nutrirse con su proteína.

¡Que no resucite!, suplican los más pobres. ¡Que el monstruo capitalista, devorador de nuestros niños muera por fin!

Pero aquí, en el otro lado, el lado de los obesos, de los excesos, de los despilfarros, de la superficialidad, de la apariencia, del lado de los verdugos, sólo nos preocupa que el monstruo no muera. ¡Cuántos muertos tendremos que enterrar aún para intentar que el monstruo no muera!

El sistema ha muerto por empache, por ambición, por ceguera, por abusar del débil, por alentar las guerras. Ha muerto reventado y ahora no es el tiempo ni de llorarlo ni de reanimarlo, es tiempo de enterrarlo y aprender a vivir de otra manera. De manera más justa, más solidaria, más austera, más verdadera, más honrada, más humilde, más compasiva.

Es hora de enterrar la gran mentira en la que vivimos para empezar, por fin, a ser humanos.


¡EA! Pásalo.


Lidia Farray,

Psicóloga clínica y Presidenta de EITHA (Escuela Independiente de Terapia Holoanalítica).

miércoles, 18 de mayo de 2011

Cristina, mujer serena que pone en su sitio a periodistas y tertulianos de lengua fácil

La tertulia de esta mañana a las 8:00h en RNE ironizaba sobre quienes salieron a manifestarse el pasado fin de semana en toda España. Una hora después una oyente, Cristina, llamaba a la radio protestando tanto por el tono de la tertulia, como por los argumentos utilizados.


 

Cristina, la oyente que exigió a RNE respeto para los manifestantes del 15m

 

¡SOY ANTISISTEMA! ¿Y...?

No hacen sino decir que los del movimiento ¡Democracia Real ya! son antisistema, tambien los del ¡Voto Nulo!, y todos los que han participado en el movimiento que se está generando en la red y en las calles.

Pues claro que somos antisistema. Aunque seguramente hayan participado otros que no están en contra del sistema actual, MUCHOS SÍ.

¿Por qué? porque un sistema Neoliberal, individualista, relativista, nihilista, consumista, un sistema donde quienes tienen poder político, poder económico, donde se mide y valora a las personas por su imagen, por su apariencia física, por sus relaciones, por sus títulos académicos, por su clase social, por su religión, por su orientación sexual, por su raza, ...  ¡NO ME INTERESA, NO ME REPRESENTA!.

Sí, soy antisistema, porque en realidad, expresar tus opiniones, tus deseos, tus preferencias, causa malestar y te apartan... te ningunean... te critican...

Sí, soy antisistema, porque la ley no es igual para todos, la ley se aplica a los que no tienen recursos, ni defensa, a los enemigos, a los que no nos gustan, pero no a los amigos, a los que podríamos necesitar en el futuro...

Sí, soy antisistema, porque no me gusta la hipocresía, ni la falsedad, ni me creo las palabras ya en desuso que usan tanto unos como otros, y creen quedar bien... ¡soy solidario, dicen! porque este domingo participé en una actividad con inmigrantes... pero tienen su gran sueldazo, vive en una casa de puta madre, no les falta de ná, le dieron todo hecho desde la cuna...

Sí soy antisistema, porque ninguna religión me admite con plena igualdad, porque soy mujer... , porque no estoy de acuerdo con la política que practica la religion cristiana, ni ninguna otra que yo conozca...

Sí, soy antisistema, porque no se castiga a los corruptos, a los pederastas, a los violadores, a los asesinos, ... en especial si pertenecen al grupo de los poderosos: en lo economico, en lo político, en lo religioso.

Sí soy antisistema, porque este sistema no hace nada contra aquellos que pisan a los de abajo, a los pobres, a los sin techo, a los niños, a las mujeres, a los homosexuales, a pobres, a los inmigrantes, a los de otras "razas".

Sí soy antisistema, porque europa se está volviendo peligrosamente hacia la extrema derecha con la defensa propia de esta ideologia (se parece a la de los nazis, echando a todo aquel que no sea blanco). Y América, el gran imperio, son los que están imponiendo su cultura, sin que nadie les haga frente, como si los republicanos fueran los intocables.

Sí soy antisistema, porque no se defiende A LA PERSONA, SEA DE DONDE SEA, Y COMO SEA.
No somos todos, acaso, inmigrantes, pobres, ... si no lo eres ahora, lo fuiste en algun momento de tu historia, mira tu genealogía.

Sí, soy antisistema, el rico lo es porque ha robado al pobre. no por trabajar sólo, porque los pobres también trabajan, ... y desde niños, de sol a sol, por una miseria.

Sí, soy antisistema, porque este sistema terminará cargándose el planeta, matándo todo lo que no pueda darle beneficio inmediato y cuantioso.

Sí, soy antisistema, porque la moral, la dignidad y la ética, la han relegado al sótano, porque molesta...

Sí, soy antisistema, porque hoy, en la era de la información, es cuando más desinformación hay. Porque la gran mayoría de periodistas estan vendidos ... a este sistema, porque sólo protestan ahora, porque los políticos se niegan a responder a sus preguntas, pero no protestan ni denuncian lo que está sucediendo.

Sí, soy antisistema, porque la enseñanza no busca el desarrollo integral y holístico de las personas, incluso aquellas instituciones que dicen buscar la excelencia, no aprobarán que tengas ideas propias y expreses libre y creativamente nada que no esté en su currículu de enseñanza.

Sí, soy antisistema, porque se ha exacerbado el valor de lo nuevo, de la juventud, como si las personas maduras, las mayores no tuvieran ya nada que aportar... y se las margina, y devalúa, y desprestigia, ...

Sí, soy antisistema, porque no se da espacio a las nuevas generaciones...

Sí, soy antisistema, porque no creo en el poder sólo de la mayoria, tambien la minoría cuenta, todos somos igualmente personas.

Sí soy antisistema, porque no esta bien visto discrepar...

Sí soy antisistema, porque es la opción que elijo.

Sí, soy antisistema.

Y dirán que soy idealista, que soy inmadura, incluso estúpida, que esto no se puede cambiar...

Pero saben, ... ¡SOY ANTISISTEMA!

Y no me averguenzo, sino que lo grito ...

¡¡¡¡¡¡   NO QUIERO ESTE SISTEMA   !!!!!!


Integración - femenino masculino




Una imagen ... y mil palabras ¡librepensantes!






video


¡¡¡ciudadanos indignaos!!!

 ¡¡¡ OJITO !!!, que ningun partido político, sea del color que sea, .... pretenda "utilizar", estos nuevos movimientos sociales... pa´ su beneficio ... , si no, es que no se enteran de NADA.
 ¡¡¡¡¡¡  ESCUCHEN   !!!!!!


video

Y MASSSS ....

video


martes, 17 de mayo de 2011

LA EMPATIA

Número temático de la Revue Française de Psychoanalyse

Publicado en la revista: Aperturas psicoanalíticas. Revista internacional de psicoanálisis nº 020
 
Reseña de un monográfico sobre Empatía publicado por la rfp en Julio de 2004. Se presenta como “notas en cuaderno de analista” omitidas las propias reflexiones del autor de la reseña -salvo algún apunte mnemotécnico o aclaratorio a pie de página. Recoge artículo a artículo la producción, centrada en un foco temático –empatía-, de un paciente imaginario -el psicoanálisis contemporáneo. Su lectura permitirá así acceder, lo más cercanamente posible, al material “en bruto” –resumido o fragmentario, a veces literal- deteniéndose o condensándolo según la relevancia subjetivamente atribuida-, como en una suerte de paso-previo-a-una-supervisión. Repaso tanto más necesario por cuanto el tema está en el centro neurálgico de las actuales polémicas y concierne a todos los actores, sea cual sea su posición de partida. Lógicamente, se trata de una elección sugestiva -no aspiro a que se comparta que el psicoanálisis necesite de un análisis, aunque sí parezca imprescindible, en este momento, contrastar y pulir los conceptos-; espero, al menos, que dicho modo de presentación sirva de guía para referenciar fielmente la variada, interesante y controvertida esencia de este monográfico.

Resumen1-

El término Empatía es traducción de la palabra alemana Einfühlung. Freud utilizó un concepto heredado de la estética alemana que designaba una cierta forma de sensibilidad ligada a la proyección de nuestros estados afectivos en los objetos, un modo de conocimiento de lo ajeno en el cual el afecto juega un rol de importancia peculiar. Aunque lo hubo descrito con gran precisión, siempre se mostró ambivalente ante él. La noción de empatía se funda en dos tendencias coexistentes en el ser humano: (1) la que nos conduce a imitar las emociones de otro; y (2) la que nos empuja a asociar nuestras vivencias afectivas actuales a las marcas mnésicas de experiencias emocionales previas análogas. El término en sí, no obstante, carece de especificidad metapsicológica; de hecho, su traducción ha oscilado mucho tiempo entre “simpatía comprensiva”, “intropatía” y “ponerse en el lugar de...”. Estuvo muy implicado en la controversia con Ferenczi sobre técnica analítica y tomó relevancia en la literatura psicoanalítica contemporánea en los años 60, como reacción a la andadura freudiana clásica considerada excesivamente racional y solipsista. Al entender el proceso analítico como encuentro de dos psiquismos, la prescripción freudiana de un analista-espejo “perfectamente frío” hizo crisis (no así para los lacanianos que, en pro de la “objetividad”, consideran que enredarse en los propios procesos mentales es una distracción respecto a la atención requerida por el discurso del paciente y la clínica del caso): en América, a partir del giro kohutiano y de la psicología del self frente a los excesos del análisis de las defensas por los psicólogos del yo; en Francia, desde los trabajos sobre bebés, la “empatía metaforizante” de Lebovici y la descripción, bien que en cierta clave biologicista, del “système paradoxal” de M’Uzan -mediante el cual el aparato psíquico de un analista que acepta cierta alteración de su sentimiento de identidad deviene el del analizado-; en el mundo anglosajón, paralelamente a los desarrollos teóricos sobre la identificación proyectiva y la contratansferencia ligados a conceptos tales como “capacidad de rèverie” (Bion) o “preocupación maternal primaria” (Winnicott).

¿Co-pensamiento o co-percepción? ¿Precede el co-pensar a la empatía o es la empatía la que hace función de señal en el analista, a partir de la cual será posible desarrollar el co-pensamiento?

¿Existe un riesgo de confusión semántica empatía/simpatía (la cual supone una afinidad moral, similitud de sentimientos, cierta compasión incluso) por donde la asimetría de los procesos mentales analista/analizando tenderá a ser borrada, tal como se reprocha a los intersubjetivistas?

Y si se la considera en cambio más que una actitud, un proceso; ¿cómo se la define respecto de la identificación? ¿Es una forma específica del proceso más general de identificación o debe ser diferenciada de ella?

DEMOCRACIA REAL - La inevitable Evolución del Sistema

Palos de la Policía y 19 detenidos

La Policía ha reprendido duramente a algunos manifestantes tras la convocatoria de Democracia Real Ya

PÚBLICO.ES / EFE Madrid 16/05/2011 00:26 Actualizado: 16/05/2011 20:58

Un total de 19 personas -no 24 como se había informado previamente- han sido detenidas acusadas de desorden público y daños al mobiliario urbano al término de la manifestación convocada en Madrid por el movimiento pacífico Democracia Real Ya.
Todos ellos son mayores de edad y 18 pasarán mañana a disposición judicial -uno está en libertad por problemas de salud-, según han confirmado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Están acusados de desórdenes públicos y daños al mobiliario urbano.
Como consecuencia de los incidentes los servicios de Emergencias Madrid han atendido a cinco policías y a otras dos personas, al parecer ajenas a la manifestación, de lesiones leves, según fuentes sanitarias.
En un vídeo tras la manifestación colgado en YouTube se puede ver como varios policías aporrean a algún manifestante sin posibilidad de defenderse. Los detenidos por alteración de orden público y daños en el mobiliario urbano, han sido trasladados a la brigada Provincial de Información, según las fuentes.
Los incidentes han tenido lugar en la zona centro de Madrid a las nueve de la noche, al término de la manifestación convocada por el movimiento pacífico Democracia Real Ya, que agrupa a numerosos colectivos, para pedir un cambio político y social.

Cortes de tráfico

Varios grupos de manifestantes efectuaron cortes de tráfico en la Gran Vía, y se produjeron enfrentamientos con las fuerzas del orden en la Plaza de Jacinto Benavente, la calle Fuencarral, Valverde y la Puerta del Sol.
La policía, según las fuentes, efectuó varias cargas para dispersar a los manifestantes y restablecer el tráfico de vehículos en la Gran Vía.
Como consecuencia de estos incidentes y según las fuentes ha resultado dañado numeroso mobiliario urbano, como marquesinas de paradas de autobuses, y se han quemado numerosos contenedores de basura de la zona centro.
Durante esta jornada varios miles de ciudadanos convocados desde las redes sociales por la plataforma Democracia Real Ya se manifestaron en cerca de 50 ciudades españolas para exigir un cambio de rumbo y un futuro digno, en nombre de los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados en precario y los hipotecados.



may 17 2011

Siete ideas sobre Democracia Real Ya

 
1 Es un éxito incuestionable que una organización creada hace apenas tres meses sea capaz de movilizar a decenas de miles de personas en más de 50 ciudades de España sin el apoyo de ningún partido político, de ningún sindicato, de ningún gran medio de comunicación.
2. Un dato esclarecedor: el 15-M sacó más gente a la calle que las manifestaciones sindicales del último 1 de mayo.
3. Es una buena noticia que el desencanto social se traduzca al fin en protestas pacíficas porque de lo otro, de la abnegada resignación, hace años que vamos bastante sobrados.
4. Es una noticia preocupante la increíble distancia que se está creando entre los políticos y el resto de los ciudadanos. El 15-M no es el único síntoma de que esta democracia está enferma, de que no podrá sobrevivir si se mantiene la injusticia, la corrupción y la impunidad. Que los políticos aparezcan en las encuestas del CIS como uno de los principales problemas del país es otra evidencia más que los partidos no deberían ignorar si no quieren que la sociedad les pase por encima.
5. El mensaje más claro es para los partidos de izquierda, especialmente para el PSOE. Dudo que hubiese el domingo entre los manifestantes muchos votantes del PP.
6. Se equivocan los políticos que reduzcan estas protestas a un episodio violento, a un cabreo pasajero, a una estrategia de la derecha para dividir a la izquierda en las próximas elecciones o a una rabieta sin más.
7. Se equivocan quienes ignoran que el debate está en la Red. Pero también quienes creen que basta con que #spanishrevolution sea ‘trending topic’ en Twitter para que de verdad empiece una revolución.


Interesante Artículo de Pablo Iglesias Turrión:

http://www.publico.es/espana/376638/a-palos-con-los-jovenes-quienes-son-los-cerdos
 

domingo, 15 de mayo de 2011

NO a los políticos, a los banqueros, a los poderosos, No a la tiranía financiera y sus consecuencias devastadoras

TEXTO DE APOYO ENVIADO POR SAMPEDRO.

DEBERÍA SER LEÍDO EN TODAS LAS CONVOCATORIAS ANTES O DESPUÉS DEL MANIFIESTO:

de Fran Calvo Farray, el Domingo, 15 de mayo de 2011 a las 13:28
 
Queridos amigos:

Ante la imposibilidad de asistir a vuestra convocatoria, deseo con estas líneas manifestar mi adhesión a la iniciativa ¡Democracia real ya! Naturalmente interpretando la palabra “real” como adjetivo referido a realidad y no a realeza.

Hace unos meses me uní a Stéphan Hessel prologando su panfleto Indignaos. Era un llamamiento a no aceptar sin más la tiranía del poder financiero y el abandono de los valores que encarnaba nuestra civilización (Europa). Poco después, Rosa María Artal tomó el relevo y bajo el título Reacciona nos invitó a unos cuantos estudiosos a profundizar en las razones para actuar frente a la crisis económica, política y social del sistema.

Ahora es vuestro turno, mucho más importante. Me ilusiona ver que los receptores del mensaje, muy certeramente, habéis comprendido que no basta con indignarse, que es necesario convertir la indignación en resistencia y dar un paso más. El momento histórico impone la acción, la movilización, la protesta, la rebelión pacífica. El llamamiento a indignarse no debe quedarse en un best-seller fácilmente digerible por el sistema y así lo estáis demostrando con esta convocatoria.

Por eso me adhiero a vuestras reivindicaciones, hago mío el manifiesto, me solidarizo y deseo un clamoroso 15-M. Pero sobre todo, os animo a avanzar en la lucha hacia una vida más humana. Los medios oficiales no se van a volcar con vosotros y encontraréis muchos obstáculos en el camino, pero está en juego vuestro futuro. El 15 de mayo ha de ser algo más que un oasis en el desierto; ha de ser el inicio de una ardua lucha hasta lograr que, efectivamente, ni seamos ni nos tomen por “mercancía en manos de políticos y banqueros”. Digamos NO a la tiranía financiera y sus consecuencias devastadoras.

José Luis Sampedro

viernes, 13 de mayo de 2011

¿QUIENES SOMOS REALMENTE?, ¡Hay esperanza!

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=Fj9oo7tMR-w#t=42s

Interaccion Corazón-cerebro que afecta a la conciencia y la percepción: conciencia y emociones positivas o negativas -  somos UNO con TODO, Somos Unidad, no existe la separación, es un concepto occidental.

Recordar las antiguas civilizaciones ...

Reconectarnos con nosotros: mente- cuerpo- espíritu ...
Posted: 11 May 2011 07:01 PM PDT

Estambul: Ban Ki-Moon reta a los hombres a cambiar valores y mentalidad


Estambul: Ban Ki-Moon reta a los hombres a cambiar valores y mentalidad - Mujeres&cia
Posted: 11 May 2011 05:43 PM PDT

CUMBRE DE MUJERES   
09/05/2011
Estambul: Ban Ki-Moon reta a los hombres a cambiar valores y mentalidad

http://www.mujeresycia.com/uploads/img/Irene-Natividad-y-Ban-Ki-moon.jpg

Irene Natividad y Ban Ki moon

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, apoyó a las mujeres en el acto de clausura de la cumbre recientemente celebrada en Estambul. "Si no se cambian los valores y la mentalidad de los hombres, no será posible avanzar en la igualdad de género", apuntó el secretario y recordó que "a pesar de los avances, las mujeres siguen siendo ciudadanos de segunda clase en muchas sociedades".
Como él mismo ha explicado, en las Naciones Unidas "no somos muy buenos en cuanto a mujeres". En muchas ocasiones, Ban Ki-Moon ha pedido presencia femenina en la ONU, no obstante suele encontrar solo hombres. Al pedir que les manden a alguna mujer, alegan que ninguna ha pasado la criba. "Yo les pido que me manden a las mejores de las que se presentaron aunque no hayan pasado. Y encuentran mujeres"
Según explica el secretario, el problema está en que las personas que hacen las entrevistas son hombres mayores pero que gracias a sus exigencias ahora hay mujeres liderando distintas organizaciones en las Naciones Unidas. A pesar de estos avances, aún queda mucho por hacer. "En puestos relacionados con Peace Keeping es dificil encontrar mujeres, pero creo firmemente que son las mejores para estos puestos" apunta.
La presidenta de la Cumbre Mundial de las Mujeres, Irene Natividad, valoró el esfuerzo de Ban Ki-Moon por aumentar un 40% el número de mujeres en las Naciones Unidas.
Otro de los puntos en los que hizo hincapié fue en la escasez de mujeres en la política. Menos del 10% de los países tienen una mujer como jefe de Estado o de Gobierno, una cifra muy lejana al objetivo marcado por la ONU de contar con un 30% de presencia femenina en los parlamentos.
Igualmente, Ban señaló que según las estadísticas, las grandes empresas con un mayor número de mujeres en los consejos de dirección son más productivas.



Ban Ki Moon rodeado por el IPC -International Planning Commitee- a la derecha, Margarita de Cos, representante y alma mater de la delegación española.
Durante esta cumbre, Ban Ki-Moon recibió además el Premio de Liderazgo Global de las Mujeres, que fue concedido por primera vez a un hombre.

La mujer en Oriente Medio Recordando las revueltas producidas en Oriente Medio y el Norte de África, Ban pidió a los gobernantes del mundo árabe que presten oído a las "legítimas aspiraciones de su gente" ya que las mujeres siguen viviendo en una situación de desigualdad.
Como ejemplo citó el caso de las mujeres egipcias que trataron de manifestarse con motivo del día de la mujer y fueron insultadas por los mismo que se manifestaban a favor de la democracia.
"En el mundo árabe las mujeres deben tener los mismos derechos de los hombres", exigió Ban.
Como propuesta, Ban recomendó comenzar por disolver la situación de desigualdad que viven las mujeres en los países pobres y especialmente en los medios rurales, para quienes pidió "tierras y créditos".
El secretario general aseguró también que ha aumentado el número de mujeres en misiones de paz, poniendo como ejemplo el caso de Liberia, donde se han mandado a un contingente de mujeres policías. Con estas policías patrullando las calles liberianas, las mujeres se sienten más seguras.
Durante el acto de clausura de la cumbre participó también la subsecretaria del Ministerio de Trabajo mexicano, Patricia Espinosa Torres, quien explicó la labor del gobierno mexicano contra el cáncer cervical. Este tipo de cáncer mata a 260.000 mujeres al año en todo el mundo.
Espinosa Torres explicó la importancia de la prevención y las revisiones del tratamiento ya que "la salud no lo es todo, pero sin salud, todo es nada".




“No sólo ‘otro mundo es posible’ sino que ‘otros mundos existen’”

¡OTROS MUNDOS EXISTEN!

Posted: 12 May 2011 10:33 AM PDT

ENTREVISTA A BELTRÁN ROCA, PROFESOR DE ANTROPOLOGÍA Y COORDINADOR DEL LIBRO ‘ANTROPOLOGÍA Y ANARQUISMO’

“No sólo ‘otro mundo es posible’ sino que ‘otros mundos existen’”

Sergio de Castro Sánchez / Zaragoza     ---    Viernes 22 de abril de 2011.  Número 148

DIAGONAL: ¿Qué aporta un enfoque anarquista a la antropología?
BELTRÁN ROCA: Los enfoques anarquistas han realizado, y aún pueden realizar, numerosas contribuciones a la antropología. Pienso, por ejemplo, en la crítica al Poder, a la Ciencia, al Estado. La crítica, el cuestionamiento de lo que nos viene dado, es el primer paso de toda investigación científica. A mis alumnos de la asignatura “Métodos y Técnicas de Investigación” les enseño que uno de los primeros pasos en una investigación es revisar críticamente los trabajos que se han publicado sobre la problemática a estudiar. Y a crítica a los anarquistas no nos gana nadie.
Muchos conocidos antropólogos como Pierre Clastres, Stanley Diamond, James C. Scott, o hasta el mismo Radcliffe-Brown, se han visto inspirados de un modo u otro por ideas libertarias. De manera más específica, muchos de estos autores han estudiado las sociedades sin estado sin prejuicios. En las primeras teorizaciones sobre las sociedades primitivas, éstas eran representadas como sociedades incompletas, poco evolucionadas. Estos antropólogos han demostrado que esto no era así. Estas sociedades tienen su propia línea evolutiva distinta a la nuestra, conocen el estado y prescindir de él es, en muchas ocasiones, una opción estratégica.
D.: Asimismo, defiendes que el anarquismo también se ha visto influenciado por la antropología.
B.R.: Indudablemente el anarquismo ha bebido de la antropología. Anarquistas clásicos como Kropotkin o Reclus estudiaron las formas de vida de otros pueblos, de sociedades sin estado. Los anarquistas habían inventado una sociedad sin estado, pero resulta que los etnólogos ya habían encontrado esas sociedades.
Otra contribución, algo más reciente, es sobre la concepción del poder. Especialmente en América Latina, importantes sectores del movimiento libertario están reformulando y utilizando el concepto de “poder popular”. En primer lugar, autores como Clastres nos enseñan que es posible una sociedad sin dominación, pero no sin poder. Como Foucault apuntó, el poder no solo constriñe, también produce. Me refiero al poder-hacer, en contraposición al poder-sobre. Este es el poder al que nos referimos cuando decimos: “Puedo hacer esto o lo otro”. Así los anarquistas aspiran a que el poder resida en el pueblo (a través de estructuras horizontales como asambleas barriales, consejos obreros, etc.). En segundo lugar, aspirar al poder popular implica abandonar planteamientos sectarios que han predominado y aun predominan en algunos sectores del anarquismo. Se trata de implicarse en los movimientos sociales para promover ese tipo de estructuras y funcionamientos horizontales.
Hay que decir las cosas claras. Hay muchos anarquistas que se sienten muy cómodos en pequeños círculos en los que todos comparten sus puntos de vista, o si no, que se han especializado en luchas internas de facciones dentro de sus organizaciones. Desde luego así no se genera poder popular. Lo que molesta a muchos de los detractores del poder popular es precisamente que se pone en cuestión las prácticas sectarias que han esclerotizado al movimiento libertario. Por eso algunos acusan a sus defensores de “tender puentes hacia el socialismo autoritario”.
D.:¿Qué diferencia una “antropología anarquista” de una “antropología marxista?
B.R.: Sobre esto el antropólogo que mejor se ha pronunciado—y más claro—es Pierre Clastres. Ya en los años setenta, cuando el marxismo estaba de moda en ámbitos universitarios, denunció que el marxismo era una doctrina que aspiraba a la conquista del poder en todas las esferas de la sociedad, incluida la Universidad. Posiblemente pagaría caro su enfrentamiento con los estalinistas. Pero fue enormemente sincero.
Yo añadiría que el marxismo y el anarquismo comparten raíces y elementos comunes: la importancia de la perspectiva de clase y de los factores económicos y productivos en la conformación de las sociedades industriales, aspiraciones a modelos de sociedades más justos y equitativos, etc. Sin embargo, el anarquismo fue más allá para cuestionar el poder en otros ámbitos de la vida, más allá de la fábrica: el Partido, el Estado, la Iglesia, la Universidad... De ahí que el anarquismo no haya atravesado por esos altibajos.
Hoy, en cambio, la antropología ha sido invadida por otra moda igualmente peligrosa: el posmodernismo. Es cierto que autores como Foucault o Deleuze contienen importantes contribuciones, pero la ideología posmoderna puede ser terriblemente desmovilizadora e intelectualista si no se sabe poner en su sitio. Me refiero, entre otras cuestiones, a que respalda la idea del “fin de la historia” y de las utopías que tanto vocean los neoconservadores. Se defiende, además, un relativismo radical propio del que le importa un bledo los demás. No señores, no todo vale. Unas cosas valen más que otras para según qué finalidades. Y el investigador tiene un compromiso con la sociedad.
D.: La antropología surge con un claro enfoque etnocentrista ligado a intereses colonialistas e imperialistas. ¿Puede un enfoque anarquista ayudar a dejar atrás ese enfoque de la antropología?
B.R.: Efectivamente, la antropología nace como ciencia para conocer a “los otros” (indígenas, primitivos de los territorios que se estaban colonizando), con el objeto de dominarlos, aculturarlos. En la actualidad incluso el gobierno estadounidense está reclutando antropólogos para sus contiendas en Irak y Afganistán, conscientes de que la invasión puramente militar es inviable. Con ese pasado alguien puede preguntarse, ¿es posible que una ciencia nacida para dominar pueda contribuir a una empresa libertaria? Sin embargo, desde los orígenes de la disciplina muchos antropólogos y proto-antropólogos utilizaron sus conocimientos para realizar una crítica de su propia cultura. Me refiero, por ejemplo, a Stanley Diamond, Élie Reclus o el mismo Kropotkin. Hoy, por ejemplo, numerosos investigadores están explorando vías para descolonizar a la antropología, quitarle el lastre etnocéntrico, desarrollando antropologías del mundo, antropologías no hegemónicas. Se trata de pensar no sobre los territorios sino desde lo local. Las ideas anarquistas sobre el poder o el conocimiento científico conectan muy bien con el quehacer de esos antropólogos, pues éstos se plantean la pirueta de producir conocimientos no hegemónicos sin acabar generando sus propias hegemonías.
D.: La manera en que desde la Modernidad se ha entendido la oposición Naturaleza/Cultura ha sido una de las bases del capitalismo en tanto éste se basa en la explotación de la primera como una necesidad cultural. ¿Hay en la “antropología anarquista” un enfoque diferente de la relación entre Naturaleza y Cultura?
B.R.: Bueno, eso que estamos llamando “antropología anarquista” engloba una gran diversidad de autores y escuelas. Por lo general, muchos antropólogos han cuestionado esa división naturaleza/cultura. Algunas corrientes, como la Ecología Social (en la que, dicho sea de paso, destacan algunos antropólogos), parten de esa crítica. Existe, afirman, una estrecha relación entre la forma en que los humanos nos relacionamos con el medio ambiente, y la forma en que nos relacionamos con nosotros. Un proyecto político que aspire a la transformación social debe tener esto en cuenta.
Quizá la corriente más radical en este sentido es el llamado “primitivismo”, uno de cuyos precursores es John Zerzan. Ha llegado a afirmar que los orígenes de la alienación y la desigualdad están en el lenguaje, en la capacidad de simbolizar. A mi me parece exagerado y poco realista.
D.: La tradición occidental tiende a establecer al Estado como fundamento necesario para la existencia de la propia sociedad. ¿Qué aporta a este debate un enfoque anarquista de la antropología?
B.R.: Hablar de tradición “occidental” planeta problemas. David Graeber, por ejemplo, ha apuntado eso en algún texto. Aunque ese es otro tema. He explicado que el impulso de muchos de los primeros antropólogos fue precisamente demostrar que sin Estado hay sociedad. Los manuales básicos de antropología muestran hoy que el Estado, es sólo uno de los modelos de organización socio-política que existen. Aunque es predominante, han existido y existen multitud de sociedades sin un aparato de poder centralizado, una fuerte estratificación social y el monopolio de la violencia, que es lo que diferencia al Estado de otras formas políticas. James C. Scott ha planteado recientemente en The Art of Not Being Governed, que en la actualidad existe una zona montañosa en el Sudeste Asiático de la extensión de Europa en la que el Estado apenas tiene incidencia gracias a estrategias deliberadas de los pueblos que residen allí. No se trata sólo de que “otro mundo sea posible”, sino de que “otros mundos existen”.
D.: ¿Qué aporta un enfoque anarquista de la antropología a la lucha de los movimientos sociales?
B.R.: Este es quizá uno de los puntos clave de la antropología contemporánea. Por un lado, una “antropología anarquista” debe ofrecer herramientas teóricas y metodológicas para que los activistas generen colectivamente sus propios conocimientos (en base a los cuales desarrollar sus líneas estratégicas de acción). No se trata ya de la intelligentsia, de una vanguardia intelectual, que dirija, instruya e ilumine a los militantes. Se trata de ofrecer esos conocimientos para los que han sido entrenados los antropólogos en la Academia para que los actores produzcan sus propias explicaciones (a través, por ejemplo, de la investigación-acción, o de técnicas como el DAFO o el forum comunitario). Además, hoy muchos de los activistas mismos son antropólogos. Si se da un paseo por un departamento de antropología de cualquier universidad, verá que una alta proporción del alumnado pertenece a movimientos sociales.
Por otro lado, numerosos investigadores contemporáneos, en su mayoría jóvenes, están analizando esos nuevos movimientos sociales, especialmente el llamado movimiento “anti-globalización”. Me vienen a la mente etnógrafos como Gavin Grindon, Jeffrey Juris o David Graeber, que están haciendo un excelente trabajo. En todo esto hay quizá una carencia: el estudio de nuestros propios movimientos sociales tiene un límite. Llega un momento en que estudios adicionales no van a incrementar la eficacia, ni el apoyo social. Se echan en falta estudios de las instituciones de Poder: como grandes corporaciones, espacios privados de élites dirigentes o instituciones del Estado. También se echan en falta análisis rigurosos sobre los mecanismos a través de los que los movimientos sociales son cooptados y neutralizados. Aunque existen limitaciones para la financiación de este tipo de estudios, creo que con el tiempo se solventará esta carencia.

jueves, 12 de mayo de 2011

¡OTROS MUNDOS EXISTEN!

ENTREVISTA A BELTRÁN ROCA, PROFESOR DE ANTROPOLOGÍA Y COORDINADOR DEL LIBRO ‘ANTROPOLOGÍA Y ANARQUISMO’

“No sólo ‘otro mundo es posible’ sino que ‘otros mundos existen’”

Sergio de Castro Sánchez / Zaragoza     ---    Viernes 22 de abril de 2011.  Número 148

DIAGONAL: ¿Qué aporta un enfoque anarquista a la antropología?
BELTRÁN ROCA: Los enfoques anarquistas han realizado, y aún pueden realizar, numerosas contribuciones a la antropología. Pienso, por ejemplo, en la crítica al Poder, a la Ciencia, al Estado. La crítica, el cuestionamiento de lo que nos viene dado, es el primer paso de toda investigación científica. A mis alumnos de la asignatura “Métodos y Técnicas de Investigación” les enseño que uno de los primeros pasos en una investigación es revisar críticamente los trabajos que se han publicado sobre la problemática a estudiar. Y a crítica a los anarquistas no nos gana nadie.
Muchos conocidos antropólogos como Pierre Clastres, Stanley Diamond, James C. Scott, o hasta el mismo Radcliffe-Brown, se han visto inspirados de un modo u otro por ideas libertarias. De manera más específica, muchos de estos autores han estudiado las sociedades sin estado sin prejuicios. En las primeras teorizaciones sobre las sociedades primitivas, éstas eran representadas como sociedades incompletas, poco evolucionadas. Estos antropólogos han demostrado que esto no era así. Estas sociedades tienen su propia línea evolutiva distinta a la nuestra, conocen el estado y prescindir de él es, en muchas ocasiones, una opción estratégica.
D.: Asimismo, defiendes que el anarquismo también se ha visto influenciado por la antropología.
B.R.: Indudablemente el anarquismo ha bebido de la antropología. Anarquistas clásicos como Kropotkin o Reclus estudiaron las formas de vida de otros pueblos, de sociedades sin estado. Los anarquistas habían inventado una sociedad sin estado, pero resulta que los etnólogos ya habían encontrado esas sociedades.
Otra contribución, algo más reciente, es sobre la concepción del poder. Especialmente en América Latina, importantes sectores del movimiento libertario están reformulando y utilizando el concepto de “poder popular”. En primer lugar, autores como Clastres nos enseñan que es posible una sociedad sin dominación, pero no sin poder. Como Foucault apuntó, el poder no solo constriñe, también produce. Me refiero al poder-hacer, en contraposición al poder-sobre. Este es el poder al que nos referimos cuando decimos: “Puedo hacer esto o lo otro”. Así los anarquistas aspiran a que el poder resida en el pueblo (a través de estructuras horizontales como asambleas barriales, consejos obreros, etc.). En segundo lugar, aspirar al poder popular implica abandonar planteamientos sectarios que han predominado y aun predominan en algunos sectores del anarquismo. Se trata de implicarse en los movimientos sociales para promover ese tipo de estructuras y funcionamientos horizontales.
Hay que decir las cosas claras. Hay muchos anarquistas que se sienten muy cómodos en pequeños círculos en los que todos comparten sus puntos de vista, o si no, que se han especializado en luchas internas de facciones dentro de sus organizaciones. Desde luego así no se genera poder popular. Lo que molesta a muchos de los detractores del poder popular es precisamente que se pone en cuestión las prácticas sectarias que han esclerotizado al movimiento libertario. Por eso algunos acusan a sus defensores de “tender puentes hacia el socialismo autoritario”.
D.:¿Qué diferencia una “antropología anarquista” de una “antropología marxista?
B.R.: Sobre esto el antropólogo que mejor se ha pronunciado—y más claro—es Pierre Clastres. Ya en los años setenta, cuando el marxismo estaba de moda en ámbitos universitarios, denunció que el marxismo era una doctrina que aspiraba a la conquista del poder en todas las esferas de la sociedad, incluida la Universidad. Posiblemente pagaría caro su enfrentamiento con los estalinistas. Pero fue enormemente sincero.
Yo añadiría que el marxismo y el anarquismo comparten raíces y elementos comunes: la importancia de la perspectiva de clase y de los factores económicos y productivos en la conformación de las sociedades industriales, aspiraciones a modelos de sociedades más justos y equitativos, etc. Sin embargo, el anarquismo fue más allá para cuestionar el poder en otros ámbitos de la vida, más allá de la fábrica: el Partido, el Estado, la Iglesia, la Universidad... De ahí que el anarquismo no haya atravesado por esos altibajos.
Hoy, en cambio, la antropología ha sido invadida por otra moda igualmente peligrosa: el posmodernismo. Es cierto que autores como Foucault o Deleuze contienen importantes contribuciones, pero la ideología posmoderna puede ser terriblemente desmovilizadora e intelectualista si no se sabe poner en su sitio. Me refiero, entre otras cuestiones, a que respalda la idea del “fin de la historia” y de las utopías que tanto vocean los neoconservadores. Se defiende, además, un relativismo radical propio del que le importa un bledo los demás. No señores, no todo vale. Unas cosas valen más que otras para según qué finalidades. Y el investigador tiene un compromiso con la sociedad.
D.: La antropología surge con un claro enfoque etnocentrista ligado a intereses colonialistas e imperialistas. ¿Puede un enfoque anarquista ayudar a dejar atrás ese enfoque de la antropología?
B.R.: Efectivamente, la antropología nace como ciencia para conocer a “los otros” (indígenas, primitivos de los territorios que se estaban colonizando), con el objeto de dominarlos, aculturarlos. En la actualidad incluso el gobierno estadounidense está reclutando antropólogos para sus contiendas en Irak y Afganistán, conscientes de que la invasión puramente militar es inviable. Con ese pasado alguien puede preguntarse, ¿es posible que una ciencia nacida para dominar pueda contribuir a una empresa libertaria? Sin embargo, desde los orígenes de la disciplina muchos antropólogos y proto-antropólogos utilizaron sus conocimientos para realizar una crítica de su propia cultura. Me refiero, por ejemplo, a Stanley Diamond, Élie Reclus o el mismo Kropotkin. Hoy, por ejemplo, numerosos investigadores están explorando vías para descolonizar a la antropología, quitarle el lastre etnocéntrico, desarrollando antropologías del mundo, antropologías no hegemónicas. Se trata de pensar no sobre los territorios sino desde lo local. Las ideas anarquistas sobre el poder o el conocimiento científico conectan muy bien con el quehacer de esos antropólogos, pues éstos se plantean la pirueta de producir conocimientos no hegemónicos sin acabar generando sus propias hegemonías.
D.: La manera en que desde la Modernidad se ha entendido la oposición Naturaleza/Cultura ha sido una de las bases del capitalismo en tanto éste se basa en la explotación de la primera como una necesidad cultural. ¿Hay en la “antropología anarquista” un enfoque diferente de la relación entre Naturaleza y Cultura?
B.R.: Bueno, eso que estamos llamando “antropología anarquista” engloba una gran diversidad de autores y escuelas. Por lo general, muchos antropólogos han cuestionado esa división naturaleza/cultura. Algunas corrientes, como la Ecología Social (en la que, dicho sea de paso, destacan algunos antropólogos), parten de esa crítica. Existe, afirman, una estrecha relación entre la forma en que los humanos nos relacionamos con el medio ambiente, y la forma en que nos relacionamos con nosotros. Un proyecto político que aspire a la transformación social debe tener esto en cuenta.
Quizá la corriente más radical en este sentido es el llamado “primitivismo”, uno de cuyos precursores es John Zerzan. Ha llegado a afirmar que los orígenes de la alienación y la desigualdad están en el lenguaje, en la capacidad de simbolizar. A mi me parece exagerado y poco realista.
D.: La tradición occidental tiende a establecer al Estado como fundamento necesario para la existencia de la propia sociedad. ¿Qué aporta a este debate un enfoque anarquista de la antropología?
B.R.: Hablar de tradición “occidental” planeta problemas. David Graeber, por ejemplo, ha apuntado eso en algún texto. Aunque ese es otro tema. He explicado que el impulso de muchos de los primeros antropólogos fue precisamente demostrar que sin Estado hay sociedad. Los manuales básicos de antropología muestran hoy que el Estado, es sólo uno de los modelos de organización socio-política que existen. Aunque es predominante, han existido y existen multitud de sociedades sin un aparato de poder centralizado, una fuerte estratificación social y el monopolio de la violencia, que es lo que diferencia al Estado de otras formas políticas. James C. Scott ha planteado recientemente en The Art of Not Being Governed, que en la actualidad existe una zona montañosa en el Sudeste Asiático de la extensión de Europa en la que el Estado apenas tiene incidencia gracias a estrategias deliberadas de los pueblos que residen allí. No se trata sólo de que “otro mundo sea posible”, sino de que “otros mundos existen”.
D.: ¿Qué aporta un enfoque anarquista de la antropología a la lucha de los movimientos sociales?
B.R.: Este es quizá uno de los puntos clave de la antropología contemporánea. Por un lado, una “antropología anarquista” debe ofrecer herramientas teóricas y metodológicas para que los activistas generen colectivamente sus propios conocimientos (en base a los cuales desarrollar sus líneas estratégicas de acción). No se trata ya de la intelligentsia, de una vanguardia intelectual, que dirija, instruya e ilumine a los militantes. Se trata de ofrecer esos conocimientos para los que han sido entrenados los antropólogos en la Academia para que los actores produzcan sus propias explicaciones (a través, por ejemplo, de la investigación-acción, o de técnicas como el DAFO o el forum comunitario). Además, hoy muchos de los activistas mismos son antropólogos. Si se da un paseo por un departamento de antropología de cualquier universidad, verá que una alta proporción del alumnado pertenece a movimientos sociales.
Por otro lado, numerosos investigadores contemporáneos, en su mayoría jóvenes, están analizando esos nuevos movimientos sociales, especialmente el llamado movimiento “anti-globalización”. Me vienen a la mente etnógrafos como Gavin Grindon, Jeffrey Juris o David Graeber, que están haciendo un excelente trabajo. En todo esto hay quizá una carencia: el estudio de nuestros propios movimientos sociales tiene un límite. Llega un momento en que estudios adicionales no van a incrementar la eficacia, ni el apoyo social. Se echan en falta estudios de las instituciones de Poder: como grandes corporaciones, espacios privados de élites dirigentes o instituciones del Estado. También se echan en falta análisis rigurosos sobre los mecanismos a través de los que los movimientos sociales son cooptados y neutralizados. Aunque existen limitaciones para la financiación de este tipo de estudios, creo que con el tiempo se solventará esta carencia.

sábado, 7 de mayo de 2011

¡Os bajaremos los sueldos, os quitaremos derechos, nos llevaremos la pasta y además nos votaréis!


La viñeta de 12 de Abril de El Roto en El País se sale ...

Los inmigrantes aportan más al Estado español de lo que reciben de él

Lo demuestra un estudio de la Fundación La Caixa. Los extranjeros residentes en España, donde representan ya el 12,17 por ciento de la población, han retrasado en cinco años la entrada en déficit del sistema de pensiones. Además, apenas inciden en el gasto sanitario.

¿Han evolucionado las sociedades?

Si hacemos una comparativa entre las sociedades de hace más de 2000 años, y las actuales (Occidente - Oriente, da igual) comprobamos una sóla diferencia, y esta está apoyada en el desarrollo tecnológico, ni más ni menos. Pareciera que la dimensión social, la dimensión humana, la dimensión sentimental emocional, la dimensión espiritual, no haya evolucionado. Aunque muchos filósofos, teóricos, han escrito mucho sobre estos aspectos del ser humano, lo único que pareciera que haya cambiado es la forma de nominarlo, o de tratarlo, o de usarlo y aplicarlo a nuestros pueblos, tribus, sociedades. 
¿Cuántos miles de años más han de pasar para que el hombre madure y salga de su adolescencia emocional, inmadura, y se relacione con sus iguales, no desde categorías animalísticas, esto es, no desde la fuerza del macho alfa, o la hembra alfa, que lucha por su territorio, no desde la rivalidad para marcar y elegir a su manada despreciando, marginando al resto,  no desde el uso interesado de los poderes mágicos, de los poderes espirituales, de los poderes materiales, desde una postura de superioridad (como si se creyeran de verdad que son distintos, o de otro planeta, aunque por otro lado, a veces, así lo parece). 
Sí, han pasado más de 2000 años, pero seguimos con Faraones: la "Realeza monárquica", "la "Realeza Religiosa" (sea cual sea esa religión), "la Realeza de los Gladiadores" (deportistas de élite), los bufones, y el resto ... los que sufren las consecuencias, impotentes. 
No nos engañemos, la democracia es una farsa, para hacernos creer y callar, para que ellos puedan seguir haciendo lo que desde siempre han hecho. Ahora hay un gran faraon: Barac Obama, y un gran Bárbaro, Osama Bin Laden (¿en qué se diferencian, por cierto, sólo en una letra: Obama - Osama?). Ahora, tenemos las castas "superiores", denominadas de distinta manera: los poderosos empresarios, los Banqueros, los políticos, la aristocracia, los superricos, ... y un monton de bufones y pelotas a su alrededor esperando, como buitres la oportunidad de ocupar sus lugares (buitres, hienas, lobos, leones, serpientes, ... ) y hacerles lo mismo a otros.
Pero no, no todo sigue igual. Hoy sabemos, mirando la historia (aún habiendo sido escrita bajo enfoques interesados de unos, y de otros), aún así, digo, hoy sabemos que sí que podemos hacer y de hecho hemos hecho. Hemos ido quitando y poniendo en su sitio a dictadores, a asesinos encubiertos en puestos de poder, ..., hemos realizado grandes cambios y quienes lo han hecho hemos sido los ciudadanos anónimos, de a pié, los sencillos, los pobres, los humildes, los de conrazón sincero, los hartos de injusticia, los hambrientos,  hemos ido consiguiendo "igualdades" en algunos aspectos (no distincion de raza, de sexo, de orientación sexual, etc) pero aún no somos iguales. No todos "valemos" igual "para ellos".
Está en nuestra mano, defender y conseguir dar un empujon más hacia la madurez como sociedad, como grupo humano, como especie. Hemos desarrollado el cerebro, diferenciandonos de los animales, en concreto, importante ha sido la evolución de la Corteza Frontal, parece evidente que, de alguna forma, esa "diferencia anatómica", ha permitido al ser humano sobrevivir y dominar sobre otras especies, lo que supone una capacidad idónea de adaptación al medio, a la vez que una independencia del mismo a la hora de llevar a cabo determinadas conductas. Esta capacidad para llevar a cabo conductas complejas, que reside en una parte del lóbulo frontal, la corteza prefrontal, tiene una base anatómica clara. La corteza prefrontal está conectada con la práctica totalidad de las áreas corticales, subcorticales y límbicas, lo que le proporciona información de toda clase de eventos externos e internos, pudiendo conectar ambos entre sí. Ello sitúa a la corteza prefrontal en posición de poder valorar la respuesta más adecuada a un estímulo concreto, dependiendo de las condiciones externas y de la situación del individuo.[1] Sin embargo, el sistema límbico, (donde se ubican las emociones) aún es algo deficiente en el sentido de posibilitar una maduración real tal que promueva la solidaridad, la empatía, la confianza, la justicia, el amor. De hecho, muchas de nuestras enfermedades, son psicosomáticas, y esto tienen mucho que ver con la mala gestión de las emociones más básicas, tiene mucho que ver con la escasez de herramientas para socializarnos y relacionarnos. Por ello, aunque ha sido importante para la humanidad, la técnica no es suficiente, no será suficiente, mientras suponga un obstáculo y no una mejora para toda la especie humana, mientras haya quienes se quieran aprovechar de este desarrollo para mantener su status, el de su casta, el de su clase, del tipo que sea.
Jaime Llinares, hace una reflexión interesante sobre JESÚS de Nazaret y EL SISTEMA:[2]
Recién terminada la Semana Santa y ahora que una parte de la sociedad civil se plantea el voto nulo porque “este sistema no me representa”, es oportuno recordar al milenario Jesús frente al sistema. ¡Este sistema es aquel sistema! Da igual dónde nació, o de quien fue hermano o novio. Lo importante es que Jesús fue un acontecimiento histórico que vivió en la Galilea de hace unos 2000 años. Lo importante es que Jesús de Nazareth se rebeló, con su vida y con su palabra, contra el sistema social, político, económico y religioso de su época. Lo importante es que esa rebelión le costó la vida, siendo ejecutado en la cruz. Lo importante es que sus discípulos y seguidores creyeron tan firmemente en su resurrección, que esa fe tan rocosa les llevó a divulgar su mensaje con tanta valentía que dejaron en ello su vida. ¿Pero cuáles fueron las características de aquel sistema que mató a Jesús de Nazareth?

Desde el punto de vista social, el sistema estaba basado en la desigualdad de los seres humanos, había amos y esclavos, los hombres eran superiores a las mujeres, gente super-rica y gente paupérrima, había poderosos e impotentes esenciales. Aquella sociedad estaba fundamentalmente basada en la desigualdad de personas y de clases, por ello el amor era amor de clases, amor individual y amor nacionalista. Contra ese sistema se rebeló Jesús con su vida y con su palabra, rechazando todas las desigualdades y propugnando el amor universal y sin fronteras. Esta novedad revolucionaria (novitas) le costó la vida a manos de los poderosos.

Desde el punto de vista político, el sistema estaba constituido por el imperialismo colonialista romano y por la teocracia judía. Más concretamente, la sociedad romana estaba regida y subyugada por el poder económico y el poder militar y la sociedad judía, por el poder económico y el poder religioso. Contra el uso injusto y perverso de estos tres poderes, económico, militar y religioso en la gestión de la polis, se rebeló Jesús con su vida y con su palabra, lo que le costó la vida, precisamente a manos de un militar y de un religioso, ambos también dueños del dinero.

Desde el punto de vista económico, el sistema en la época de Jesús estaba apoyado en la desigualdad de oportunidades,  porque los ricos heredaban de los ricos y los pobres heredaban de los pobres. Riqueza y pobreza: ¡ambas crónicas! Jesús rechazó contundentemente la acumulación de riquezas en unos pocos, siendo algunos usureros que, eufónicamente, se llamaban prestamistas… y condenó sin atenuantes la consiguiente pobreza de la mayoría y, además, vivió y se identificó con los pobres, lo que le costó la vida, lógicamente a manos de los ricos usureros.
Desde el punto de vista religioso, el sistema se fundamentaba en la existencia de una casta sacerdotal que se autonominaba intermediaria entre Dios y la humanidad. Dios, decía la casta, habla a la casta que hace de puente (“pontífice”) y ésta transmite la voluntad divina al obediente y temeroso pueblo. La casta religiosa usaba las prescripciones rituales y las asfixiantes prohibiciones morales contra la libertad y la sexualidad. ¿Creen Vds. que el  sistema ha variado desde entonces? Desgraciadamente es el mismo sistema capitalista, creador de indignas desigualdades y que ahora se llama neoliberalismo. ¿No creen Vds. que  ya es hora de reeditar la revolución de Jesús, seamos o no cristianos, ahora  que la crisis provocada por la Banca nos hace la ola y  que las religiones siguen pontificando y beatificando con imperial pompa? ¡Ojalá el 15 de mayo, en la Plaza de las Ranas, la gente a quien “este sistema no representa”, sea mayoría aplastante! ¡Se acabó la sumisión y la cobardía ante la injusticia y el abuso!

Salud y Paz

viernes, 6 de mayo de 2011

T. Stna se une a la propuesta VOTA NULO,


VOTA NULO, VOTA EN BLANCO, PERO ELIGE TÚ A QUIEN QUIERAS QUE "TRABAJE" PARA TI EN LOS PROXIMOS 4 AÑOS.
Ellos nos piden currículo, nos piden experiencia, nos piden cumplir con los objetivos de la empresa, nos piden no fallar nunca al trabajo, nos piden trabajar 11 meses, Y NOS PAGAN MUY MAL.

NoSoTrOs, tenemos ahora la oportunidad, de hacerles a ellos la entrevista, pero, ¡cómo?, NO TIENEN PROGRAMAS ELECTORALES, y si los tuvieran, NO SIRVEN PARA NADA.

¿has probado a comprobar qué han cumplido respecto al último programa electoral de hace 4 años?, da igual qué partido PP, PSOE, CIU, PNV, etc etc etc

Pero si ni siquiera cumplen con las normas de la constitución, ni con su juramento cuando llegan al parlamento o al senado, (eso de no robar, no manipular información, no coger lo que es de todos, no malversar, etc etc etc).

¿Hasta cuando vamos a estar dándoles oportunidades y creyendonos esas palabras mu´sobadas ... 

¡¡¡todos sabemos lo quieren!!!

PODER , PODER , PODER , .... A ELLOS NO, VOTAME A MÍ.  

El resto que se busque la vida...

A lo mejor queda algún político honesto y honrado, si conoce alguno me gustaría saberlo.

¿Cómo pueden seguir votando a quien está imputado, o es sospechoso de cometer algún delito? En cualquier empresa lo hubieran suspendido, o echado a la calle hasta que se resolviera el asunto.

¡Hagamos lo mismo! , ... NO LOS CONTRATEMOS PARA ESTA EMPRESA DE DEFENSA DE LA CIUDADANIA, DE BUSQUEDA DE RECURSOS PARA TODOS, DE DEFENSA DEL PLANETA CON TODO LO QUE CONTIENE Y CONLLEVA.

¿LO PEOR?, LOS PODEROSOS SIGUEN SENTADOS EN SUS TRONOS, GANANDO UNA MILLONADA, Y REPARTIENDOSE EL MUNDO Y MANDANDO A LOS POLITICOS.


¡AL MENOS, AÚN NOS QUEDA LA PALABRA, Y LA ACCION PACÍFICA, PARA DECIR....


BASTA YA, ... NO SE LO VAMOS A PERMITIR ....


domingo, 1 de mayo de 2011

SOMOS SUPERSOCIALES POR NATURALEZA


 
Robin Dunbar, profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford
El cerebro evolucionó para permitirnos organizar
las relaciones con los demás.
 
Entrevista de Eduard Punset con Robin Dunbar, profesor de Biología Evolutiva en la Universidad de Oxford, Reino Unido. Oxford, 16 de febrero del 2011.
 
Eduard Punset ha charlado con Robin Dunbar, profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford, para entender cómo la evolución ha forjado nuestra manera de relacionarnos con los demás y descubrir los entresijos de la especie más social de las que habitan el planeta: la nuestra.
El cerebro humano está diseñado para poder relacionarse con 150 personas aproximadamente. Esta cifra –conocida como el “número de Dunbar”– se repite a lo largo de la historia y atraviesa todas las culturas.


Eduardo Punset:
Estamos hablando realmente de la irrupción de la ciencia en la cultura popular, y esto no sólo ha cambiado la estructura social y la manera de pensar que tenemos, sino que nos ha permitido reparar en cosas que antes nos costaba mucho. Por ejemplo, cuál es el impacto de la risa. Sabemos que es bueno, pero ¿cuán bueno y en qué condiciones? ¿Por qué nos gustan las estaturas más altas (si nos gustan las estaturas más altas) a la hora de buscar un trabajo? Hemos heredado del pasado cosas como el nepotismo, el dar trabajo a la gente que es familiar o que es conocida nuestra. ¿Las redes sociales en qué medida influyen en nuestra vida?
Para empezar, has escrito que las especies que viven en grandes manadas anónimas y que son promiscuas tienen cerebros más pequeños que las otras. A primera vista parece extraño, ¿verdad?

Robin Dunbar:
Sí que parece extraño, supongo. Pero lo fundamental es que el cerebro evolucionó para permitirnos organizar las relaciones con los demás. E imagino que, en el contexto de las manadas anónimas de muchos animales o las bandadas de muchas aves, en el fondo no importa tanto con quién se interactúe, y no es preciso un gran ordenador para entenderlo. En cambio, las especies que establecen vínculos de pareja, especialmente las que se unen para siempre, en lugar de cambiar de pareja cada año o en cada época de cría, tienen muchas dificultades para gestionarlo.

Eduardo Punset:
…es un reto para el que hay que tener un cerebro mayor, probablemente.

Robin Dunbar:
Sí; se requiere un cerebro mayor.

Eduardo Punset:
Te has hecho famoso en el mundo entero por un número que lleva tu nombre: el 150, el llamado "número de Dunbar". Afirmas que los chimpancés, los humanos, gestionamos bien un grupo de 150, ni más ni menos. ¿Nos lo puedes explicar un poco?

Robin Dunbar:
Pues bien, resulta que, a diferencia de lo que ocurre en otros mamíferos o en las aves, el tamaño de los grupos sociales de las especies de monos y simios guarda relación con el tamaño de su cerebro. Creemos que lo que sucede es que los primates (los monos y simios) han aprovechado el tipo de cognición o psicología que otras especies utilizan para las relaciones monógamas y la han hecho extensiva a todos los miembros de su grupo, para crear amigos, por así decirlo. De ahí la relación tan estrecha entre el tamaño cerebral y el tamaño del grupo en los primates. El ser humano no es más que la versión más radical de este fenómeno: tenemos el cerebro más grande y también los grupos más grandes. Nuestros grupos sociales suelen incluir a unas 150 personas. En algunos la cifra es ligeramente menor y en otros mayor, pero por lo general tenemos unos 150 amigos y allegados, incluidos nuestros parientes.

Eduardo Punset:
Con los que realmente podemos estar en contacto y saber algo de ellos; no hay que pecar de ambiciosos…

Robin Dunbar:
No. No estamos hablando de amigos de Facebook, donde podemos tener varios miles de amigos si queremos. Sin embargo, si tenemos una gran cantidad de amigos en Facebook, a muchos, en realidad, apenas los conocemos. Si les pidiéramos un favor, probablemente no nos lo harían.

Eduardo Punset:
¿Sabes? Sugieres otra cosa fabulosa, y es que hemos subestimado la importancia de tocar a alguien en relación con verlo o escuchar su voz, ¿no? Dices que el tacto implica tantas cosas relacionadas con la confianza, con confiar en alguien de verdad, que no se puede subestimar su importancia. ¿Qué puedes decirme del tacto? Solamente tocamos a alguien cuando queremos a esa persona o intentamos conseguir un trabajo, o…

Robin Dunbar:
¡O cuando queremos despedir a alguien! La explicación se remonta a que la manera que tienen los monos y simios de crear amistades, de entablar relaciones con otros individuos, es a través del acicalamiento, y no se trata solamente de quitarle follaje u otra cosa de la piel a otro animal, sino que es como un masaje, produce una sensación de bienestar y felicidad parecida a la que se consigue con el ejercicio físico o el masaje hoy en día. Así pues, tocarse físicamente resulta muy importante a la hora de transmitir la fuerza emocional de una relación. Por supuesto, nosotros estamos muy dominados por el lenguaje: el lenguaje evolucionó y se ha convertido en una parte muy importante de nuestra psicología, por lo que tendemos a pensar primero en las palabras de los demás, sin acabar de entender las emociones subyacentes, y es el tacto lo que crea gran parte de las emociones, ¡porque con las palabras se puede mentir!

Eduardo Punset:
¡Efectivamente! Siempre digo algo parecido, ¿sabes? Cuando alguien me dice: «nos llevamos bien gracias a que podemos hablar», le respondo: «sí, ¡y hablando la gente se confunde también!». Es verdad, y probablemente el lenguaje, cuando pasó a ser escrito, al parecer (corrígeme si me equivoco) al principio no era más que un acuerdo contractual: «te daré lo que quieres a cambio de que tú me des una determinada cantidad de dinero», o lo que sea… así que, en realidad, el lenguaje se escribía para otorgar un contrato.

Robin Dunbar:
¡O para las declaraciones de impuestos!

Eduardo Punset:
¡Las declaraciones de impuestos! Es cierto, ¿no? Porque de eso se trataba. Volviendo al tema del tacto y de estar cerca de los demás, es fantástico cómo los chimpancés, con el acicalamiento, nos enseñaron lo importante que era. Lo aprendimos de ellos, lo copiamos de ellos.

Robin Dunbar:
Bueno, creo que todos los monos y simios y, por tanto, también nosotros (ya que formamos parte de la familia de primates) simplemente utilizamos el acicalamiento o el contacto físico de un modo natural, porque era muy importante para entablar relaciones estrechas. Además, en cualquier relación o interacción, se logra una idea mucho más clara de la intención de las palabras de alguien según la manera en la que te toque.

Robin Dunbar:
A menudo te recomiendan que, si vas a despedir a alguien, a echarlo del trabajo, es mejor tocarle en el hombro mientras le dices: «está usted despedido».

Eduardo Punset:
Para compensar…

Robin Dunbar:
Sí. Para reducir el dolor.

Eduardo Punset:
Increíble, ¿no? ¿Crees que la gente era consciente de todas estas cosas antes de que la ciencia irrumpiera en la cultura popular?

Robin Dunbar:
Me parece que la respuesta es que, intuitivamente, más o menos lo entendíamos, pero sin una comprensión completa, puesto que todo lo que pertenece a la parte emocional de nuestra psicología se halla en el hemisferio derecho del cerebro, mientras que el lenguaje está en el izquierdo, y no termina de haber una buena conexión. Podemos hablar de las emociones en cierta medida, pero no podemos expresarlas demasiado bien con el lenguaje. Solamente pueden hacerlo los poetas.

Eduardo Punset:
Solamente los poetas, tienes razón…
Oye, hay otro secreto de la vida: se trata del tema de la risa. Especialmente la risa colectiva, cuyo efecto es claro… lo he visto en películas y vídeos… la risa colectiva une a la gente, ¿no? ¿Qué opinas?

Robin Dunbar:
Creemos que la risa evolucionó cuando el tamaño de nuestros grupos empezó a aumentar más allá de lo que se podía cohesionar únicamente con el acicalamiento. La cantidad de tiempo que se puede dedicar al acicalamiento social tiene un límite claro, porque intervienen solamente dos personas… cuando estamos en un grupo, lo primero que hacemos es reprimir las manifestaciones de este tipo: las caricias, arrumacos, etcétera. Es cosa de dos, y normalmente se crea un problema si se intenta hacer a tres. Y, para poder mantener grupos tan grandes como los que surgieron con la evolución del ser humano y tenemos ahora, es necesario un mecanismo que traslade los componentes más emocionales a las relaciones a mayor escala. Y creemos que la risa lo permitió, porque puede haber cuatro o cinco personas riendo a la vez, mientras con el acicalamiento es cosa de dos.

Eduardo Punset:
Imaginemos ahora (porque también has investigado sobre este tema) imaginemos que tengo que encontrar una pareja, buscar una pareja, o encontrar un trabajo, cualquiera de los dos ejemplos me sirve. Lo primero que deberé cuidar es la ropa: si es adecuada o elegante o lo que sea… otra de las cosas importantes será también si soy alto o muy bajito. Y es gracioso, porque me he dado cuenta (corrígeme, Robin, si me equivoco)… he constatado que la gente está convencida de que no puede modificar su estatura, ¿verdad? Su altura. En cambio, cree que fácilmente puede cambiar su… ¿cómo llamarlo? Gordura.

Robin Dunbar:
Gordura, sí.

Eduardo Punset:
Muchos creen que pueden adelgazar si quieren, pero saben que no pueden cambiar su altura. ¿Todas estas cosas importan realmente en una relación amorosa, o cuando uno busca trabajo, o las hemos exagerado un poco? Los tacones en las mujeres… ¿Qué opinas de estas cosas?

Robin Dunbar:
En las relaciones amorosas, hay una serie de criterios que cada sexo utiliza para conseguir la mejor pareja, o por lo menos la mejor pareja que se pueda permitir: nunca puedes conseguir la pareja perfecta, no es posible, más bien la mejor que esté disponible y por la que puedas competir con éxito. Y este tipo de decisiones suelen ser mucho más complejas en las mujeres. Ellas barajan muchos más criterios a la hora de hacer balance. Algunos son físicos, como por ejemplo la forma del rostro, la estatura… ambas cosas suelen indicar la presencia de buenos genes y, por tanto, que el hombre puede engendrar niños con la mejor combinación posible de características. Otros criterios son sociales, psicológicos: ¿Se te da bien el lenguaje? ¿Bailas bien? Las mujeres utilizan esas características para juzgar la calidad de un hombre. Hay muchas cosas así, que los hombres pueden utilizar y aprovechar para mejorar su manera de presentarse. Incluida la ropa, sí.

Robin Dunbar:
Y hay otro criterio que, sobre todo en las sociedades tradicionales, es muy importante en las elecciones de pareja de las mujeres: la riqueza que pueda ofrecer el hombre, especialmente en las sociedades agrícolas. Tener una granja grande o pequeña influye en lo bien que se puede criar a los hijos y, si analizamos la historia de Europa, veremos que las familias en las que sobrevivieron más niños hasta la edad adulta fueron las que tenían más tierra, y no hablamos aquí de la nobleza, sino de campesinos.

Eduardo Punset:

Afirmas algo que no estoy seguro de que todo el mundo que nos escuche …en nuestra… de nuestros telespectadores lo aceptará, y es que el profesor dice que la manera de… contar chismes de los hombres difiere de la de las mujeres. Las mujeres tiene una manera muy, muy especial de chismorrear, y los hombres suelen ser muy distintos. ¿Cuáles son estas diferencias y por qué?

Robin Dunbar:
Sí, son distintos en algunas cosas y no en otras. El chismorreo, en este sentido, es la manera de pasar el tiempo con alguien. Con chismorreo no me refiero a los cotilleos malintencionados, sino más bien a la charla informal, por así decirlo. En las conversaciones, descubrimos que, aunque los hombres y las mujeres dediquen la misma cantidad de tiempo a hablar sobre chismes, en realidad…

Eduardo Punset:
¿Cuánto tiempo?

Robin Dunbar:
Pues… en tiempo social representa unos dos tercios…

Eduardo Punset:
¡Dos tercios!

Robin Dunbar:
Sí, un 65% del tiempo total de conversación. Esto no es así en el entorno laboral: en el trabajo se habla de trabajo; pero en una situación social, en una situación cotidiana, dedicamos la mayor parte del tiempo a hablar de…


Eduardo Punset:
¡Chismes!

Robin Dunbar:
¡Chismes! Sobre uno mismo, sobre los demás… Sí… pero lo que pasa es que los hombres y las mujeres utilizan el lenguaje de forma muy distinta. Los hombres lo usan mucho más para exhibirse: cuando conversan, especialmente con mujeres, suelen hablar sobre temas técnicos, más basados en conocimientos, por ejemplo: «¿a que no te sabes los números de todas las composiciones de Mozart?» Conocimiento técnico y objetivo. En cambio, las mujeres tienden a charlar mucho más sobre la naturaleza de las relaciones.

Eduardo Punset:
Las mujeres hablarán de lo social…

Robin Dunbar:
Sí, las relaciones sociales.

Eduardo Punset:
Las relaciones sociales. Y es importante, porque saben construir mejor que los hombres la base de la vida social, ¿no?

Robin Dunbar:
Sí, sí. Esto es así en todos los primates. Tanto en monos y simios como en humanos, el núcleo de la vida social lo forman las hembras, las mujeres, y es como si los machos estuvieran más al margen. Por eso, las relaciones masculinas suelen ser menos estables a largo plazo, un poco más políticas, se basan en un objetivo aquí y ahora; mientras que las relaciones entre mujeres son mucho más duraderas y suelen basarse más en la familia y a ser más sociales, en este sentido.

Robin Dunbar:
Hay otras cosas que, al mirarlas, notamos que implican algo crucial… los seres humanos tienen una capacidad extraordinaria de contemplar el mundo que les rodea y encontrar correlaciones entre cosas. A veces, este conocimiento se transmite a otras generaciones mediante la sabiduría popular. Aprendemos pequeños trucos, por así decirlo sobre cómo juzgar a los demás. Pero, en este contexto, lo raro es lo que mencionabas antes, que a la hora de conseguir un trabajo… Resulta que la estatura, la altura, tiene consecuencias muy, muy importantes sobre el salario, sobre el éxito en los negocios y el rango salarial. Tanto en Wall Street como en el distrito financiero de Londres, por ejemplo, los hombres más altos ganan más que los bajos por el mismo trabajo. ¡Y esto no se aplica a las mujeres! No existe esta discriminación en las mujeres, pero sí en los hombres.

Eduardo Punset:
No. Lo que demuestra que los conocimientos que se transmiten durante siglos a veces pueden ser erróneos.

Robin Dunbar:
Bueno, sí. Y no sabemos por qué ocurre esto en concreto. Puede que los hombres altos sean más listos, por ejemplo, pero también puede ser que en el patio del colegio, de pequeños, hayamos aprendido a temer a los niños más altos que nosotros, a los chavales de nuestra edad más corpulentos y altos, así que, si entrevistamos a varios candidatos para un trabajo, tenderemos a sentirnos, cómo decirlo… más asustados, más impresionados, por los candidatos altos; por eso les daremos el trabajo a ellos. Pero no comprendemos por qué se producen estas discriminaciones.

puedes verlo en video http://www.rtve.es/television/redes/