ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

viernes, 29 de abril de 2011

IINDIGNAOS SIN USAR LA VIOLENCIA

Stéphane Hessel, uno de los 12 redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, insta a la insurrección

Laura Sangrà Herrero / A.L.-V.
ADN/Madrid | 28/03/2011 
 
El francés Stéphane Hessel, en Madrid. EFE MADRID 
 
Nadie se rasgaría las vestiduras si Stéphane Hessel, a sus 93 años, se pasase los días en horizontal, bronceándose en algún paraíso de arena y sol. Incluso muchos lo verían con buenos ojos y contarían los años que les quedan para emularlo. "Se lo ha ganado", dirían, recordando que pasó por varios campos de concentración, se libró de la horca in extremis al usurpar la identidad de una víctima del tifus y fue uno de los 12 miembros que redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Pero no. Nada de sentarse a verla pasar, porque "esta vida restituida había que comprometerla", y hasta el final, asegura Hessel. El nonagenario acaba de publicar en España ¡Indignaos! (Destino), tras 1,7 millones de ejemplares vendidos en Francia en cuatro meses. Ayer expuso en Madrid los puntos principales de su breve pero incisivo alegato contra la indiferencia.
1.- Los bancos, culpables
El toque de clarín de Hessel empieza por los bancos: su dedo acusador les apunta por preocuparse solo de sus dividendos y de los altos dirigentes, no del interés general.Hay que oponerse a que la carrera por el dinero domine la vida de los individuos porque "la fuerza excesiva de las potencias económicas y financieras impide que los gobiernos puedan luchar contra lacras como el paro", dijo ayer el francés."El dios de esta civilización es el dinero", apuntó el prologuista del libro en España, José Luis Sampedro, quien además criticó -como Hessel en el libro- que los banqueros hayan salido impunes de la crisis y mantengan los paraísos fiscales, mientras el pueblo sigue atarazado por el paro.
2.-Defender la conquista
Hessel formó parte del Consejo Nacional de la Resistencia (CNR), creado clandestinamente en 1943. Ese ente inició la "ambiciosa resurrección" de Francia tras el "drama atroz", con un programa donde pedían Seguridad Social y jubilaciones dignas, y que entregaron al general Charles de Gaulle.Los cimientos de las conquistas sociales del CNR es lo que hoy en día está en peligro. "Coged el relevo, ¡indignaos!", insta a los jóvenes en el libro.
3.- La insurrección pacífica
Hessel apela a alzarse contra los que manejan los hilos: el poder económico y financiero. A esos jóvenes a los que siempre se dirige les pide "que se movilicen para que sus dirigentes muestren más coraje" y para conseguir una "auténtica democracia social o socialista".
Pero el alzamiento, eso sí, tiene que ser pacífico y también dirigido contra los medios de comunicación de masas que proponen como único horizonte "el consumo de masas, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos", detalla en el texto.
4.- Motivos difusos
Admite que las razones para indignarse hoy en día pueden parecer menos nítidas que cuando él era joven. En su caso, resistir era simplemente no aceptar la ocupación alemana, pero el mundo del siglo XXI es más complejo. ¿El consejo? "Buscad un poco, encontraréis".
La preservación de los derechos humanos, la situación del planeta y el trecho cada vez mayor entre ricos y pobres pueden ser motivo de indignación hoy en día.
5.- No a la indiferencia
"Paso de todo, ya me las apaño" es la peor actitud que se puede tener ahora, avisa el francés. Hay que salir de la cama, implicarse. Y en esto, los medios de comunicación tienen un gran papel: hacer llegar ese mensaje de "libertad y justicia" a los jóvenes para que salgan del "desánimo" y la "indiferencia". Pero para hacerlo, los medios deberían ser libres: "Las fuerzas financieras copan cada vez más espacio" dentro de ellos. "La privatización de empresas no es una buena señal. El núcleo de los cambios es la independencia de los medios de comunicación", apuntó.
6.- Gaza: su indignación
Hessel se consideró afortunado por haber tenido "una sucesión de razones" para indignarse. La última de ellas, la situación en Palestina. "Gaza es una prisión a cielo abierto para un millón y medio de palestinos", constató en varios viajes a la zona.Pero él, optimista por naturaleza, puso el ejemplo "esperanzador" de los países árabes, donde el "surgir de una juventud no violenta, pero eficaz" se erige como revulsivo, sacudida por el deseo de libertad y de justicia.

miércoles, 27 de abril de 2011

AZNAR LÓPEZ, DEMENCIADO

No hay duda de que Aznar López vive en un permanente estado de malhumor. Sus últimas declaraciones como conferenciante español de derechas en el extranjero y las ultimísimas en Estepona, fueron tan asombrosamente incomprensibles que sirvieron para que algunos nos planteáramos la posibilidad de comprenderlo. Se trata de un ex Presidente de Gobierno que, reincidentemente, habla mal de su Patria en el extranjero y en casa y denigra, calumnia y envilece, de forma sistemática y compulsiva, al Presidente que democráticamente le sustituyó. Y esto lo hace obedeciendo ciegamente a los expertos USA asesores de su FAES. Le dijeron que, para recuperar el poder perdido en 2004, la gran estrategia es insultar, denigrar, dejar en ridículo a quien ahora tiene el poder, destacar exageradamente sus fracasos e ignorar absolutamente sus aciertos. En fin, le explicaron que no hay táctica más eficaz para hundir a una persona o a un Presidente que el ataque ad hominem paciente y constante, negándole, además, el pan y el agua hasta verlo morir odiado por una masa contagiada e hipnotizada. La FAES y, por ende, Aznar López, han dirigido escrupulosamente la estrategia del PP como principal partido de la Oposición. La oposición del PP en estos siete años de gobierno socialista ha sido vergonzosa y vergonzante, jamás ha sido una oposición racional y razonable y siempre fue y sigue siendo una oposición emocionalmente incontrolada e incontrolable, proyectora de rabia y de pésima frustración.

Con Aznar López ocurre que ni la comprensión verbal, ni la lógica, ni siquiera la comprensión empática son instrumentos eficaces. Con el único tipo de comprensión con la que puedo comprenderle es con la comprensión diagnóstica. Aznar López presenta toda la sintomatología y toda la semiología de un complejo de Napoleón, en su doble versión de Napoleón Coronado y Napoleón Destronado. 
Durante sus ocho años como Presidente de Gobierno ejerció su complejo de Napoleón Coronado. Enriqueció a las arcas del Estado y a los españoles con monedas de aire, procedentes de la burbuja inmobiliaria, que él infló con tal fuerza que perdió la visión de futuro. Construyó un encandilante rascacielos sobre base de arenas movedizas, del que se sintió orgulloso y cuando éste empezó a desmoronarse, miró silbando para otro lado. Luego, también ejerció de Napoleón Coronado cuando se empenicó a la altura de Bush y Blair en Las Azores, declarando la guerra a Irak, en contra de la ONU, en contra del Rey, en contra de su Papa y, sobre todo, en contra de la inmensa mayoría del pueblo y en contra del Parlamento. No envió soldados porque sus superiores no se los pidieron. Cuando, a causa de esa guerra mentirosa y a causa, también, de sus engaños en la gestión del 11-M, el pueblo le quitó la corona, apareció la otra fase de su complejo, la del Napoleón Destronado. En esta versión del complejo aumenta peligrosamente la tensión psíquica por la acumulación de rabia, de ira, de sed de venganza; pone en práctica, de forma obsesivo-compulsiva, técnicas indecentes para demonizar la imagen de su sucesor; avanza hacia la ausencia psicopática del sentimiento de culpa; se obnubila su conciencia cívica y el sentido del ridículo hasta identificarse con un malvado payaso; mezcla la incontinencia verbal con la confección de cadenas de sofismas, casi bien hilvanados; no siente que ha perdido el poder, sino que se lo han arrebatado injustamente y esto le carcome. Lo peor es que este complejo napoleónico supone un gasto tan ingente de energía, que acaba por demenciar y cretinizar a Napoleón en su doble versión. Ambos son malos y engendradores de maldad; pero ¿quién es peor, un Napoleón Destronado en la Oposición, o un Napoleón Coronado en el Gobierno? 
 

POBREZA CAUSADA POR PODEROSOS, TERRORISTAS DE LA ECONOMIA

Insolidaridades inadmisibles

Por FEDERICO MAYOR ZARAGOZA*. Todos solidarios, los problemas se solucionarán. De otro modo, seguirán los gobernantes acorralados por un mercado opaco; los políticos harán promesas vanas para las elecciones. Si alcanzan el poder, tendrán que hacer lo que les mande el sistema.
20 abril 2011

La de quienes evaden sus responsabilidades fiscales –que impiden compartir democráticamente y hacer que todos tengan acceso a un sistema de Seguridad Social y de salud, a una educación gratuita, a servicios básicos de calidad- depositando su dinero en “paraísos” que guardan celosamente la identidad de los depositarios. Es una vergüenza colectiva. Europa está “perlada” de países cuya mayor fuente de ingresos son los fondos procedentes de insolidarios evasores.
Cuando llegó el “gran rescate” de instituciones financieras en zozobra, en noviembre de 2008, los plutócratas del G-20 aseguraron a los honrados contribuyentes que, ahora sí, se regularía el sistema bancario a escala internacional y se acabaría de una vez con los paraísos fiscales… pero incumplieron, una vez más, sus promesas.
Esta lamentable situación deben castigarla los Estados por el daño social que implica, y regularla mediante unas Naciones Unidas reforzadas y avaladas por el conjunto de los pueblos.
Hace poco, algunas noticias ponían de relieve los miles de españoles que tienen depositadas cuentas en Suiza. Pues que se sepa porque, si es “normal” tiene que ser transparente y, si se oculta, es porque no es trigo limpio.
La de quienes promueven o consienten una economía sumergida. A menudo son los que más airean el número de desempleados, cuyo balance “oficial” incluye a un alto porcentaje de trabajadores “sin IVA”. Otra forma de insolidaridad patronal que debe terminarse urgentemente.
Se deslocaliza en exceso la producción por codicia –igual que se utilizó España cuando éramos “país en desarrollo”-. Ha tenido lugar una inmensa deslocalización productiva hacia países donde la mano de obra es mucho más barata (y en muchos casos trabajan en condiciones laborales y humanas intolerables).
La de quienes declaran menos de lo que corresponde, utilizando argucias (legales incluidas…)
Estamos siendo acosados por una crisis sistémica, y los irreductibles beneficiarios de la globalización no cesan de tratar de perpetuarse y enquistarse.
Es necesaria una rapidísima reacción ciudadana para que se acabe de una vez con los paraísos fiscales, para que aflore la economía sumergida, para que se re-localice la producción que no se justifica, incluso en términos medioambientales, en lugares tan distantes del consumidor.
Todos solidarios, los problemas se solucionarán. De otro modo, seguirán los gobernantes acorralados por un mercado opaco y protegido, y los políticos harán promesas vanas pensando en los comicios electorales, sabiendo que después, si alcanzan el poder, tendrán que hacer lo que les mande el sistema. O el ridículo, como estos líderes que se desplazan en vuelos de bajo coste pero luego aplican reducciones drásticas en las subvenciones educativas y aumentan los impuestos. Insolidaridades, no. Los pueblos ya no las aceptarán.

*Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO

martes, 26 de abril de 2011

¿Qué ha pasado con Islandia?

¿ISLANDIA HA DESAPARECIDO DEL MUNDO DE LA INFORMACION?

¿ALGUIEN SABE QUE PASA, POR QUÉ NO HAY NOTICIAS?


Aquí les dejo un link, donde encontré lo siguiente:
http://www.banaca.es/La-revolucion-silenciosa.html


¡¡¡La revolución silenciosa!!!

 

LA REVOLUCIÓN DE ISLANDIA
Ignacio Escolar

Ahora que el pueblo egipcio ha triunfado, o al menos lo parece, es buen momento para hablar de otra revolución mucho más desconocida: la de Islandia, ese país que el FMI de Rato ponía como ejemplo a seguir y que acabó completamente quebrado, hundido por los escombros de una banca cancerígena que convirtió la isla en un inmenso hedge fund y dejó una deuda equivalente a todo el PIB de ocho años y seis meses.

La solución islandesa a esa condena pronto se apartó de la ortodoxia. La Fiscalía abrió una investigación penal contra los banqueros responsables del colapso; algunos han huido del país y están en busca y captura por la Interpol. En 2009, el gobierno tuvo que dimitir en bloque, acorralado por las protestas ciudadanas; fue el primero y casi el único en caer por la crisis (si excluimos a Túnez y Egipto). Después los islandeses forzaron un referéndum para bloquear el pago de la deuda de la banca y lo lograron: ganó el no con más del 90% de los votos. Y hace un par de meses, Islandia arrancó una ambiciosa reforma constitucional que, por primera vez en la historia del mundo, será fruto de un proceso de democracia directa, al margen de los partidos. La Asamblea Constituyente está formada por 31 ciudadanos corrientes, elegidos en las urnas entre 523 candidaturas que sólo necesitaban 30 firmas para poder presentarse.

Hoy Islandia está creciendo. El año que viene, su presupuesto público estará en superávit; su situación económica es bastante mejor que la de otros países igualmente desarbolados, como Grecia o Irlanda. ¿El secreto? Algo revolucionario, aunque se suponía que era una de las reglas ensenciales del capitalismo: Islandia se negó a socializar las pérdidas y dejó que la banca irresponsable simplemente quebrase

lunes, 25 de abril de 2011

ALTRUISMO VS EGOISMO


http://www.lavanguardia.es/lacontra/20110401/54135299826/morian-antes-los-egoistas-que-los-altruistas.html


Contra la indiferencia

Foto: Kim Manresa

Tengo 93 años. Nací en Berlín y vivo en París. Casado, 3 hijos, 8 nietos y 5 bisnietos. Apoyo a un nuevo grupo político, Europa Ecología Verdes, con Daniel Cohn-Bendit. Agnóstico convencido de que las diferentes culturas pueden convivir. Publico ¿¡Indignaos!?

Último superviviente de las personas que hicieron posible la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un marco sólido por el que luchar, este veterano de la resistencia, que sobrevivió a la tortura y la deportación en el campo de concentración de Buchenwald, ha dedicado su vida como embajador de Francia a combatir los totalitarismos y las injusticias políticas y sociales. Con '¡Indignaos!', superventas en Francia, llama a la insurrección pacífica, sobre todo de los jóvenes, a no claudicar ante la dictadura actual de los mercados financieros que amenazan la democracia, a no permitir tanta injusticia. "Coged el relevo, ¡indignaos!, porque la peor actitud es la indiferencia".

(...) ¿Cuál es su consejo para los jóvenes?

Tened confianza, sed valientes, tenéis muchas cosas que hacer y más medios de los que nosotros tuvimos cuando éramos jóvenes, herramientas como internet para trabajar juntos como acaban de hacerlo los egipcios. ¡Adelante!

domingo, 24 de abril de 2011

¿Machista o Feminista? No importa, hacia la última etapa del ciclo vital, nuestros cerebros se vuelven más femeninos

Redes - El cerebro masculino

http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-20101010-2130/898672/


El programa Redes, de Eduard Punset, nos ofrece una gran introducción al cerebro masculino, y también a sus diferencias respecto del femenino, que curiosamente, parece haber más semejanzas que diferencias.

¿Cuántas veces ha sentido una mujer que su pareja masculina no sabe comprender sus sentimientos? 

La explicación vendría dada por una diferencia en la manera de utilizar determinadas regiones del cerebro a la hora de abordar los problemas de la vida. Los hombres pasan antes a la resolución, saltándose la etapa de análisis de los sentimientos del otro. Estas y otras conductas separan a hombres y mujeres por diferencias cerebrales y hormonales. La neurobióloga Louann Brizendine nos descubre hoy en Redes las etapas en la vida del cerebro masculino y su relación con el otro sexo; un camino plagado de altibajos hormonales que marcan la vida personal de todo hombre y su entorno.

De todos los cerebros brillantes de la historia, el 50% eran femeninos, y el otro 50% masculino. Esto nos lleva a la cuestión de la urgencia del cambio de paradigma en la percepcion del género, y de sus consecuencias para nuestras vidas. El plantearnos un cambio en el afrontamiento de nuestros problemas, ya que si trabajaramos en equipo, hombres y mujeres, tal vez, el mundo podría ir por otros derroteros mejores para la especie humana.

lunes, 18 de abril de 2011

EL PODER EN MANOS DEL PUEBLO -> AUTENTICA DEMOCRACIA

¡EL PODER PARA EL PUEBLO, POR EL PUEBLO PERO ...  CON EL PUEBLO!

Campaña ¡No les votes!, y ¡Democracia Real, ya!

Y yo, vuelvo a traer este tan interesante artículo que se pueden ver en las fuentes que se indican, 

http://www.ceyas.es/?x=entry:entry110314-040356

Con todo lo que está pasando de crisis mundial, del mundo árabe cambiando su rumbo en la historia y, por último, el fatídico terremoto de Japón, casi pasa desapercibida la revolución 2.0 que está llevando a cabo el pueblo islandés. Me ha gustado mucho el artículo que ha escrito Pedro Pozas Terrados en su Facebook y por eso os lo traigo aquí.
Me parece que debemos ir tomando nota todos: los ciudadanos para ser perfectos conocedores del poder del pueblo (a ver si de una vez nos damos cuenta de que en democracia la soberanía reside en el pueblo), los que gobiernan para que no se duerman en los laureles entre votaciones y los que mandan (económicamente hablando) para que no se olviden que lo que tienen lo han ganado gracias a muchos otros. A ver si de ésta más de uno se da cuenta que la corrupción puede terminar pagando muy caro el daño que se hace al ciudadano.



http://www.jivablog.com/11-03-2011/los-ciudadanos-de-islandia-dan-una-leccion-al-mundo.html

Los ciudadanos de Islandia dan una lección al mundo

Viernes, marzo 11, 2011;   Por Jivago
 
SIN NOTICIAS DE ISLANDIA: Por favor, distribuirlo a todos vuestros contactos. Que se sepa. Nosotros tenenmos el poder.

Si alguien cree que no hay censura en la actualidad, que me diga si así como se ha sabido todo lo que pasa en Egipto, porque los periódicos no han dicho nada de nada sobre lo que pasa en Islandia :

En Islandia, el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución.
Y todo ello de forma pacífica. Toda una revolución contra el poder que nos ha conducido hasta la crisis actual.
He aquí, por qué no se han dado a conocer hechos durante dos años :
¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo?
Esta es, brevemente, la historia de los hechos:
2008. Se nacionaliza el principal banco del país. La moneda se desploma, la bolsa suspende su actividad. El país está en bancarrota.
2009. Las protestas ciudadanas frente al parlamento logran que se convoquen elecciones anticipadas y provocan la dimisión del Primer Ministro, y de todo su gobierno en bloque. Continúa la pésima situación económica del país.
Mediante una ley se propone la devolución de la deuda a GB y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todos las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés.
2010. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum.
En enero de 2010 el Presidente, se niega a ratificarla y anuncia que habrá consulta popular.
En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos.
A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden, y todos los banqueros implicados, abandonan el país.
En este contexto de crisis, se elige una asamblea para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa.
Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas.
La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país.
Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.
Esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis y reescritura de la constitución por los ciudadanos.
¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos?
¿Se ha comentado en las tertulias políticas radiofónicas?
¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no.
El pueblo islandés ha sabido dar una lección a toda Europa, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

Original en Facebook de Pedro Rozas Terrados.












sábado, 16 de abril de 2011

¡No les voto! ¡Democracia Real, ya!

CONTRACAMPAÑA POLÍTICA - No te dejes embaucar

Buena argumentación de este periodista de Alicante, recomiendo el sitio web: http://www.asociacionprensaalicante.com/articulos/firmas-asociados/20111504-no-les-voto

¡¡¡ Que no, que no los voto !!!


ANDRÉS VALDÉS 


Cuando llevo casi seis años cubriendo su rutina, sé con certeza que mienten y cómo mienten. Que la mayoría de los políticos son buenos, pero impotentes, que muchos son idiotas sin saberlo y que los poderosos, quienes mandan sobre el resto, tienen como motor fundamental serlo más. Hay honrosas excepciones pero ahora mismo no recuerdo ninguna
Apenas puedo controlar mis nervios por las fechas tan especiales que se acercan. Las elecciones municipales, la fiesta de la democracia…! Se me hace tan atractivo como una comida familiar en el pueblo a un adolescente sin primos. Ni me planteo a quién votar, ya decidiré a última hora, si voy. No, no se engañen, no es el discurso de un jovenzuelo pasota. Yo he creído en la política, en la ideología, he intentado comprender qué es ser de izquierdas y qué es ser de derechas. Quiénes son los verdes y qué quieren los nacionalistas. Pero como la mayoría de nosotros, me aburrí hace tiempo de ellos. Cuando estaba en la universidad pensaba que mentían, pero no sabía cómo. Cuando empecé a trabajar, comprobé que su trabajo era mucho más difícil de lo que pensaba, y me volví crédulo. Cuando llevo casi seis años cubriendo su rutina, sé con certeza que mienten y cómo mienten. Que la mayoría de los políticos son buenos, pero impotentes, que muchos son idiotas sin saberlo y que los poderosos, quienes mandan sobre el resto, tienen como motor fundamental serlo más. Hay honrosas excepciones pero ahora mismo no recuerdo ninguna.


Foto: V. BOSCH

Con respecto a la gente, pienso que uno vota lo que mama en casa y que un domingo en un restaurante es bastante complicado distinguir entre el votante medio del PP o el del PSOE. Que el no o el sí a la guerra, la aceptación o no de la sentencia del 11M, o la simpatía o el rechazo a la Ley de Memoria Histórica va a depender más de los comentarios que hacían nuestros padres a la hora del telediario que de un proceso personal de formación y búsqueda ideológica. Que son muy pocos los radicales que se niegan a seguir oyendo el Carrusel porque ahora está en la Cope y que nadie da dinero a los pobres cuando está tieso. En esas circunstancias, el póster del Che Guevara, la banderita de España en el maletero del Polo o la camiseta de Iron Maiden significan prácticamente lo mismo: "Hola, soy una persona normal y tengo mis gustos". De la simpatía al compromiso hay un trecho.

En definitiva, que hace ya mucho que, con independencia del bando en que muriera nuestro abuelo, pienso que todos queremos lo mismo y que la política, la democracia, se ha convertido en un juego cargante entre aspirantes a dictadores breves.

¿Que estoy haciendo una generalización burda? Sólo hace falta irse a la cúspide. Rajoy se pasa por el arco del triunfo el caso Gürtel, y por extensión, la validez del poder judicial como pilar fundamental del Estado, porque necesita a Camps para lograr el sueño de su vida. Zapatero… bueno, es que Zapatero no es ni bueno ni malo, ni listo ni tonto, ni liberal ni socialista. Él no pertenece a nadie, pertenece al viento. Su reinado terminó y con él la ilusión que conseguía transmitir en sus discursos. La intención de voto al presidente en las encuestas tiene la parábola de un escupitajo.

"Justicia, libertad, igualdad, etcétera". Cuando te acostumbras a escucharlas en boca de esos pitbulls fanáticos con sus siglas en el collar inaugurando un centro de salud, cuando se convierten en el léxico torpe de quien quiere impresionar a los votantes como si fuesen memos y no expresar ideas ante los ciudadanos, recuerdas el "niño, caca" de tu madre y procuras no copiar lo malo. Se te quitan las ganas de sonreír cuando ves a Camps como un loco enfarlopado castigarse las comisuras de la boca cuando entra al juzgado, cuando promete felicidad y millones porque tiene un plan que se llama Confianza. Es que da risa y luego pena. Y luego aburre.

En esas llego a las elecciones, y creo que la gran mayoría del electorado (electorado suena a ganado, a mercado, a congelado) vamos con el mismo entusiasmo funeral a depositar nuestro voto. Pero a lo mejor el hastío ha tenido su ventaja. Bajando el scroll de las páginas webs lejos de las promesas y las trifulcas de los Gürtel y los Sindes, di con un reportaje sobre Islandia. Un país idílico, salvaje, donde vive gente rara como Björk donde nadie se preocupa por cerrar la puerta del chalet porque la gente rara es educada y come todos los días. La banca especuló, la banca arruinó a un país rico y ahora la gente de ese país pudiente ha echado al Gobierno miope que no lo vio y está a punto de negarse a pagar la deuda que han causado sus banqueros. Parece la respuesta a quienes dicen que lo que está pasando en el mundo árabe nunca pasará aquí, porque aquí seguimos teniendo dinero para comer, para vestir y para ir de cañas. Los islandeses también, pero al parecer, no se conforman sólo con sobrevivir.

Sí, los islandeses tampoco fueron tan inocentes. Como aquí nos pasó con el pelotazo inmobiliario, ellos sospechaban que todos se estaban volviendo demasiado ricos demasiado rápido, pero debieron pensar ¡qué carajo!, ponme otra ronda y mañana ya veremos quien paga. Cometieron un error, pero el de los de arriba fue más gordo, más grave. Y van a pelear que el castigo sea proporcional. Se echaron a la calle. Y han conseguido, al menos, hacer que parezca una revolución. ¿Cuándo nos echamos nosotros a la calle, todos, por última vez? ¿En el 11M? ¿No nos da vergüenza no habernos quejado ni una sola vez porque el 40% de los menores de 25 años no tenga trabajo? ¿Porque haya decenas de imputados por corrupción con muchas posibilidades de manejar nuestro dinero durante los próximos cuatro años? Si yo fuera Ricardo Costa, me estaría probando cómo me queda el reloj al volante del Infinity con toda tranquilidad. "No me puedo creer que todavía siga aquí". Y ahí sigue.

No me he leído el ¡Indignaos! de Hessel, ni atesoro una careta de Guy Fawkes de V de Vendetta en la estantería, Assange no me convence ni como periodista ni como líder y huyo de Twitter y de su buenismo democrático como si fueran los alrededores de Fukushima. Pero me alegra pensar que todos los que están detrás de estas iniciativas y de plataformas como No les votes o Democracia real, ya! son gente normal a la que no le importa el bando que mató a mi bisabuelo, los comentarios que hiciera mi padre viendo a Hermida, si llevo un polo celeste o una camiseta de Metallica. Y me alegra saber que sí les importa que nos mientan, que nos manipulen y que se enriquezcan con el dinero de todos. Nos une que estamos hartos de estar hartos de ellos.
Iba a votar, por respeto a los que eran rojos cuando mandaban los grises. Iba a votar al menos inútil. Pero creo que voy a proponerme una pequeña revolución. No sé qué logotipo irá en mi sobre, pero será poco conocido seguro. No voy a desaprovechar la oportunidad de decirle a Rajoy que no legitimo a su gente. A Camps, a Costa, a Ripoll, a Castedo. No voy a dejar de decirle a Zapatero que vender humo es delito en muchos sitios y que hace más daño un tonto que un malvado. Ganará el PP, si nadie la lía. Pero si hay, como parece por el número de adhesiones a estas causas en Internet, casi un millón de votos que se van a disgregar por partidos desconocidos con la única finalidad de decirles que no a quienes aceptan tránsfugas, corruptos y vendemotos como sinónimo de representantes de la sociedad, se estarán sentando las bases para una nueva forma de gobernar donde la gente dimita cuando robe, donde los programas electorales se cumplan y donde los gobernantes respeten, aunque sea por miedo a perder el trabajo, a la gente que les da de comer.
 
Andrés Valdés es periodista.




 Viñeta de Manel Fontdevila para el diario Público

miércoles, 13 de abril de 2011

YO, PROBABLEMENTE, VOTO NULO

Abril del 2011 en algún lugar de la depauperada España; a estas alturas sobran
razones para afirmar que el sistema que nos gobierna no está funcionando nada bien, ni es justo, ni es equitativo, ni escucha, ni responde, ni respeta, ni beneficia, ni representa a la mayoría de los ciudadanos. Ahora, nos llaman otra vez a votar, se abre así el telón de una nueva farsa, la parodia mediante la cual nos hacen creer que nuestra opinión cuenta en esto a lo que llaman democracia. Si has llegado al punto en que ya no te crees nada de la representación que escenifican los actores de turno, si te indigna y entristece a la vez todo lo que nos está pasando, y buscas pero no encuentras; si pensabas votar en BLANCO, o NULO, o a un partido minoritario, aún a sabiendas de lo poco que sirve eso, o si ni tan siquiera pensabas ir a votar, dedica a este espacio unos minutos porque, tal vez, sea esta tu campaña, la que le dice a los que dirigen esta pantomima de democracia:
 “¡NO CUENTEN CONMIGO PARA ESTA FARSA!”.

Como ven, se trata de votar nulo, pero metiendo una papeleta concreta en el sobre, la papeleta del voto nulo, por supuesto. Sí, ya sé, ya sé… no hay papeletas para votar nulo en los colegios electorales. No importa, buscamos una. Una, sí… ¿pero cuál? Nosotros proponemos esta que ven aquí arriba (al inicio), nos ha llegado a través de la red y ya corre desde hace días, dicen que como la pólvora. Aunque valdría cualquier otra, como si metéis en el sobre una loncha de chorizo, lo cual sería muy representativo por cierto. Pero la potencia del asunto es que se pueda identificar a todos los rebeldes del voto nulo con una marca, y que esa sea una imaginativa papeleta, acompañada con todos los argumentos que se quiera. Porque un voto nulo individual no significa nada tomado aisladamente –alguien que se equivocó-, pero cuando se trata de un mismo y masivo voto nulo la cosa cambia, y pasa a ser la voz de la disconformidad de una sociedad frente a sus gobernantes como forma de protesta pacífica que busca y exige un cambio en la manera de hacer política, un serio aviso ante un posible estallido social. 

Pero ya que estamos convendría explicar cuales son las diferencias entre votar en blanco, votar nulo, no votar y votar a un partido minoritario, por ser estas las cuatro opciones que habitualmente se bajaran para mostrar el rechazo a los partidos que gobiernan.

ABSTENCIÓN.
Esta opción sería efectiva si dejaran de ir a votar de un 60% del electorado en adelante, y aún así, estaría por ver si la clase gobernante se daría por aludida o seguiría diciendo que hizo un buen día de playa y la gente prefirió no pasar por las urnas. La abstención activa y con conciencia, por desgracia no hay forma de probarla, y suele camuflarse con el simple pasotismo o desafección del ciudadano por todo lo que huela a político. En el actual estado de la situación se hace difícil pensar en una abstención superior al 50%, por tanto, no creemos que sea la mejor opción como medida de protesta. Una alta abstención hace que sean necesarios menos votos para conseguir un escaño, pero afecta por igual a todos los partidos, sean grandes o pequeños.

VOTO A UN PARTIDO MINORITARIO.
Es otra opción elegida por algunos para votar y no votar a los partidos que gobiernan, aún cuando no se identifican del todo o no conocen el programa de ese minoritario partido, y saben que no alcanzará unos objetivos mínimos capaces de lograr cambiar algo. Sobran razones para desaconsejar esa opción de voto. De entrada, porque en la mayoría de los casos no logran pasar el corte y se convierten en votos tirados a la basura, víctimas de un sistema electoral donde los topes necesarios para poder optar a escaño se elevan hasta el 6% en Canarias, donde hay que sumar otro tope o barrera electoral, la del 30% insular, haciendo así del sistema electoral canario, el más injusto y desigual de Europa. Aún más complicado en un sistema que tiende claramente al bipartidismo, donde los medios y el capital están todos en manos de esos mismos grandes partidos. Y en último extremo, ¿que posibilidades tendría de cambiar algo uno de estos partidos alternativos en el caso de lograr… uno, dos, tres escaños? ¿Los dejaría el sistema hacer, o los asimilaría? ¿Acaso no son los Mercados los que dictan las normas? En definitiva, y aún a expensas de que moleste a algunos, en mi opinión votar a un partido minoritario hoy es votar a las comparsas, que participando en el juego, legitiman el fraude. Lo legitiman porque todos esos votos llamados no útiles que van a parar a partidos pequeños para luego no alcanzan representación alguna, lo único que con ello logran es subir la participación electoral de forma que permiten a los gobernantes decir que la democracia goza de muy buena salud, porque han votado en torno al 60 o al 70 por ciento los electores. En Canarias, sin ir más lejos, en las últimas elecciones autonómicas, de los 921.284 votos a partidos casi 200.000 no obtuvieron representación pero hicieron que la participación alcanzara el 63% y todo pareciera normal. De no haber votado esos casi 200.000 la participación habría caído por debajo del 50% y el descontento se habría visto algo más claro.

VOTO EN BLANCO

Este es el voto de los indecisos, de los que no encuentran partido que los represente pero no cuestionan ni critican el sistema. Es un voto de descontento políticamente muy correcto. Hasta ahí todo está bien, es lo que casi todo el mundo sabe.
Pero hay más sobre el voto en blanco, ese famoso mito de los que dicen que votar en blanco favorece a la mayoría. Lo dicen pero nadie se para a explicarlo. Está bien, nosotros lo haremos. Veremos la influencia que tienen los votos en blanco en el reparto de escaños, que es mucha, aunque no lo parezca a simple vista.

Y para saberlo, nada mejor que imaginarnos un hipotético plebiscito, en una comunidad inventada a la que llamaremos, por ejemplo… Bananaria. En Bananaria se sigue la misma Ley Electoral que se aplica en nuestra Comunidad Canaria, pero sólo hay 20.000 personas con derecho a voto, y de esas, sólo 10.000 han votado. Tenemos pues un 50% de abstención, similar a lo que sucede en muchos plebiscitos en muchos lugares del mundo. 
Los 10.000 votos han quedado repartidos de la siguiente manera:
Partido A:………………… 4.000 votos.
Partido B:………………… 3.500 votos.
Partido C:………………….1000 votos.
Partido D:………………….. 550 votos.
Votos en blanco:…………....950 votos.
 
Algunos detalles importantes:
- Para que un partido cualquiera pueda acceder al reparto de escaños es necesario que acceda a un porcentaje mínimo de votos con respecto al total de votos emitidos. En algunos lugares, para algunos comicios, esa barrera es del 3%, en otros es del 5%, y en otros es del 6%. En Bananaria esa barrera se sitúa en el 6%.
- Los escaños que se reparten son un total de 40. Bien, pues empecemos con el recuento, veamos los porcentajes de cada uno para ver quienes superan la barrera del 6%. Algo que por suerte en Bananaria es sencillo: 40% para el Partido A, 35% para el Partido B, 10% para el partido C, 9,5% para los votos en blanco y 5,5% para el Partido D.
- ¿Qué ha ocurrido? Ha ocurrido que el Partido D, sintiéndolo mucho por ellos, no ha alcanzado ese 6% y se quedan fuera del reparto de escaños, lástima, lástima, otro año será.
- ¿Y qué pasa con el voto en blanco? Pues pasa que sí que se cuenta, su 9,5%, porque es un voto válido y así está contemplado en la Ley Electoral general de Bananaria, pero no computa, esto es, no entra en la segunda fase, en la del reparto de los escaños, aún cuando pase del 6%.
- ¿Qué nos queda? Un parlamento con 40 escaños a repartir entre tres partidos de la siguiente manera:
Partido A: 4.000 votos……………….19 escaños.
Partido B: 3.500 votos……………….17 escaños.
Partido C: 1000 votos…………………4 escaños.

¿A cuantos votos les sale el escaño a cada partido? Lo sabremos con mucha aproximación con una sencilla operación que resulta de dividir los 8500 votos computables entre los 40 escaños, de lo que nos da un resultado de 212 votos. 212 votos, voto arriba voto abajo, es lo que le cuesta a cada uno de los tres partidos del Parlamento de Bananaria un escaño.

Primera lectura que podemos hacer de los resultados:                   hay un partido de Bananaria que ha sacado 550 votos y no ha obtenido ningún escaño, cuando el escaño sale a poco más de 200 votos. ¿Un poco injusto parece verdad? Así es. Esto mismo le sucedió a un partido en Canarias en las últimas elecciones autonómicas: con más de 50.000 votos no superó el 6% y se quedó sin escaños, cuando el escaño a los partidos que sí pasaron el corte del 6% les había salido por entre 12.000 y 14.000 votos.
Ahora veamos qué pasaría en Bananaria con una pequeña variación en los resultados. Veamos qué ocurre si los que votan en blanco deciden finalmente no votar y abstenerse. Parece claro que variarán los porcentajes de votos sobre el total de cada partido, restado ya el 9,5% de todos los que votaron en blanco. Varían pero, ¿en qué sentido? Con unas simples reglas de tres obtenemos un resultado que nos deja al Partido A con un 44%, el Partido B con el 39%, el Partido C con el 11% y el partido D superando por poco el 6%.

¡Voilà! El partido D entra ahora en el reparto, ha superado el 6%. ¡Enhorabuena! Y, además, le corresponden 2 escaños, 2 escaños que antes no tenía y que por arte del sistema de reparto de Bananaria -igual que el de nuestra CCAA, el mismo que en España- se los ha restado al partido A, que se queda con 18 escaños, y al Partido B que se sitúa en 16.

Segunda y principal conclusión que sacamos de esta simulación:    el voto en blanco que se dio en la primera hipótesis fastidiaba claramente a un partido pequeño y beneficiaba a los partidos más votados. En la segunda hipótesis, los descontentos políticamente correctos votantes en blanco se lo pensaron mejor y decidieron quedarse en casa. Y gracias a esa decisión de última hora en el Parlamento de Bananaria hay cuatro fuerzas políticas en lugar de tres. ¿Curioso verdad? Pues así es. Piensen ahora los que votaron en blanco en tantos y tantos comicios, cuantos escaños le habrán quitado a partidos minoritarios para dárselos a partidos grandes.
Se entiende así mejor por qué casi nadie se molesta en explicar este detalle y a ningún partido de los grandes preocupa ni parece molestar esta opción de voto descontento. Dicho esto tampoco parece muy buena opción de protesta el uso del voto en blanco.

VOTO NULO.
El voto nulo se considera un voto inválidamente emitido, es decir, un voto que no se ajusta a ninguna de las opciones posibles y disponibles. En los albores de la democracia, en nuestro país el voto nulo era relacionado con personas que se equivocaban al votar por desconocimiento del proceso. En las últimas décadas se ha identificado también con un voto de protesta de corte radical, frente al voto en blanco que representaba al voto de protesta políticamente correcto.
 
El voto nulo, a diferencia del voto en blanco, se queda en la primera fase y sólo se cuenta como voto emitido, pero no entra a fastidiar a nadie con el reparto de porcentajes. No fastidia a ninguno de los que quieren jugar a la FARSA ELECTORAL, y no lo hace porque ni siquiera juega, rompe las reglas, no las acepta, y lleva así por tanto implícito el mensaje de protesta. Es la abstención, pero es activa y clara y no se confunde con la desidia o el pasotismo, expresa una discrepancia formal con las normas, con la manera de hacer de la clase política y en definitiva, con el sistema que nos gobierna. El voto NULO no quiere un pequeño cambio, quiere un cambio sustancial, quiere otra manera de hacer las cosas.
 
Hagamos para acabar una última simulación con la que podremos ver el potencial del voto nulo bien organizado. Tomemos las últimas elecciones al Parlamento de Canarias en el año 2007. Fueron 921.284 votos a partidos, frente a 523.594 electores que no fueron a votar. ¿Cuántos de ese más de medio millón no votaron por pasotismo y cuántos no votaron como expresión de protesta? Nunca lo sabremos con certeza. Ahora imaginen que 323.000 de esos abstencionistas decidieran votar nulo en lugar de quedarse en casa. ¿Qué habría pasado?: que el voto clara e incuestionablemente contrario y rebelde al sistema habría ganado las elecciones.
 
Y hasta aquí lo que se podía explicar sobre esta campaña. Lo demás corre por cuenta de los participantes aunque es sencillo, divertido y además barato: basta con que circule la papeleta del señor sentado sobre el wáter, por el ciberespacio o por el espacio real, en universidades, barrios obreros, playas, supermercados, oficinas del paro, salas de espera y por qué no también en los mismo buzones que llenarán de papeletas de voto y propaganda electoral pagada con nuestros impuestos. Al menos, la nuestra no va a cuenta del contribuyente. 

¿SE ANIMAN ENTONCES?
¡la cuestión es manifestar claramente nuestra indignación con esta casta política, y no quedar indiferentes ante tanto descaro!

jueves, 7 de abril de 2011

¡ESTOS POLITICOS, VAYA POLITOCRACIA!

http://wiki.nolesvotes.org/w/

http://www.nolesvotes.com/2011/03/wiki.html#comments

Estas son dos páginas web interesantes, no por la forma, sino por el contenido, parece un lugar "real", donde expresar nuestra opinión. Y si no te convence, siempre puedes crear tu propia página y expresar y exponer tus ideas, tus sugerencias, el caso es no quedarnos abobados mirando y escuchando ... es hora de actuar.

Es interesante saber que no estamos indiferentes a los sucesos que acontecen (valga la redundancia) en nuestras sociedades, que los políticos, los periodistas, los poderosos, en general, sepan que no es tan fácil manipularnos, callarnos. Ejemplo magnífico de un buen uso de la red, es el caso de los ciudadanos de Túnez, el poder de los ciudadanos es mayor que cualquier otro, exceptuando la bomba nuclear, pero ... aún así, sería evidente su intención, sus intenciones.
Túnez, sus ciudadanos, han dado un buen ejemplo de la influencia que podemos ejercer, que se agarren los calzones los políticos, porque no nos vamos a callar.

¡BASTA YA!, 

miércoles, 6 de abril de 2011

El dolor del silencio (FIBROMIALGIA)

Excelente documental de RTVE, la 2, en el programa Documentos TV. Presenta experiencias de varios pacientes diagnosticados de Fibromialgia. Enfoque desde la Reumatologia, Psicología y estudios realizados en la Universidad Rey Juan Carlos, modelo holístico de estudiar la persona ante esta enfermedad. Se ofrece una entrevista desde el centro de estudios genómicos de Barcelona También se recoge como afronta el defensor del paciente la situación de muchos pacientes en situación Incapacidad Temporal laboral, o parcial y las resoluciones judiciales.

La experiencia de estas personas, su relato, es estremecedor, es la experiencia de la impotencia ante el sistema de salud  y de justicia.

martes, 5 de abril de 2011

Redes 90: El poder de las redes sociales

¿QUE ES MAS IMPORTANTE, LA CALIDAD O LA CANTIDAD DE RELACIONES?

Emitido en la 2 de RTVE, el programa presentado por E. Punset, nos presenta los nuevos descubrimientos respecto a las redes sociales humanas, las de siempre y las nuevas, las virtuales.

Si fuéramos conscientes de que nuestras acciones y actitudes influyen no solo a nuestro entorno más cercano, sino a miles de personas cada día, sin duda nos detendríamos más antes de tomar una decisión o de adoptar un comportamiento.
El especialista en redes sociales James Fowler, de la Universidad de California en San Diego, nos descubre en este capítulo de Redes el poder del superorganismo formado por todos los seres humanos del planeta, conectados mucho más profundamente de lo que creíamos hasta ahora.

En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario. (G. Orwell)

A Parte Rei. nº 8, Junio 2000 Especial Nietzsche

Nietzsche: La Filosofía Narrativa de la Mentira, la Metáfora y el Simulacro

Por: Domingo Cía Lamana


Nietzsche en varios pasajes de sus obras, pero sobre todo, en su pequeño escrito Sobre Verdad y Mentira en sentido extramoral (que vió la luz como póstumo en 1903), va aclarando que la fuente original del lenguaje y del conocimiento no está en la lógica sino en la imaginación. En la capacidad radical e innovadora que tiene la mente humana de crear metáforas, enigmas y modelos. El edificio de la ciencia se alza sobre las arenas movedizas de ese origen.
Nosotros nos preguntábamos hace un rato dónde colocar la verdad, ¿qué es la verdad? y con brillantez Nietzsche ha contestado:
«¿Qué es entonces el la verdad? Una hueste en movimiento de metáforas, metonimias, antropomorfismos, en resumidas cuentas, una suma de relaciones humanas que han sido realzadas, extrapoladas y adornadas poética y retóricamente y que después de un prolongado uso, un pueblo considera firmes, canónicas y vinculantes.Las verdades son ilusiones de las que se ha olvidado que lo son; metáforas que se han vuelto gastadas y sin fuerza sensible, monedas que han perdido su troquelado y no son ahora ya
consideradas como monedas, sino como metal.» (1)
Estos supuestos dan la clave de la respuesta de Nietzsche a la pregunta por el impulso a la verdad. El hombre es un animal social y ha adquirido el compromiso moral de «mentir gregariamente», pero con el tiempo y el uso inveterado
« ...se olvida [...] de su situación [...] por tanto miente inconscientemente y en virtud de hábitos seculares y precisamente en virtud de esta inconsciencia [...] de este olvido, adquiere el sentimiento de verdad.» (2)
Con razón podemos constatar que hay mucho Kant en la epistemología de Nietzsche. Si llevamos esta teoría suya del conocimiento a la descripción de una ley de la naturaleza, él mismo se pregunta y él mismo se contesta en el pequeño libro que escribe y al que nos estamos refieriendo: «¿Qué es en suma para nosotros una ley de la naturaleza?» E igual que un discípulo de Kant con su lección de la Crítica de la razón pura bien aprendida, nos
contesta:
«No nos es conocida en sí, sino sólo por sus efectos [...] y (sus relaciones) nos resultan completamente incomprensibles en su esencia [...] en realidad sólo conocemos de ellas lo que nosotros aportamos: el espacio y el tiempo, por tanto las relaciones de sucesión y los números.» (3)
Así, Nietzsche se refiere expresamente a la metafísica trascendental que él había vituperado cien veces en sus obras, para acabar indicando que
«...como la araña teje su tela, así estamos obligados a concebir todas las cosas sólo bajos esas formas.» Y así, «toda la regularidad de las órbitas de los astros y de los procesos químicos, regularidad que tanto respeto nos infunde, coincide en el fondo con aquellas propiedades que nosotros introducimos en las cosas, de modo que, con esto, nos infundimos respeto a nosotros mismos.» (4)
Nos hemos acercado a Nietzsche no tanto para estudiar su teoría del conocimiento sino para constatar cómo fundamenta sobre la metáfora, por tanto sobre lo narrativo, la posibilidad racional del ser humano. Y así con rotundidad acaba el capítulo al que nos estamos refiriendo:
«En efecto, de aquí resulta que esta producción artística de metáforas con la que comienza en nosotros toda percepción, supone ya esas formas y, por lo tanto, se realizará en ellas; sólo por la sólida persistencia de esas formas primigenias resulta posible explicar el que más tarde haya podido construirse sobre las metáforas mismas el edificio de los conceptos. Este edificio es, efectivamente, una imitación, sobre la base de las metáforas, de las relaciones de espacio, tiempo y número.» (5)
La metáfisica se puede emplear como poesía, subrayando la gran significación de las apariencias y la gran función de la invención y falsificación en la narración, poesía y en el mito.
Esta necesidad de metáfora Nietzsche la lleva a todos los campos humanos, tanto los del saber como los del lenguaje. Se convierte en un impulso fundamental del hombre del que no se puede prescindir ni un instante aún cuando esté produciendo conceptos para la ciencia. Sobre todo, esto se ve en la capacidad del hombre de hacer arte y de elaborar mitos que
«...continuamente muestra el afán de configurar el mundo existente del hombre despierto, haciéndolo tan abigarradamente irregular, tan inconsecuente, tan inconexo, tan encantador y eternamente nuevo, como lo es el mundo de los sueños.» (6)
El hombre toma conciencia de estar despierto cuando en alguna ocasión un tejido de conceptos es desgarrado de repente por el arte y llega a creer que sueña:
«La diurna vigilia de un pueblo míticamente excitado, como el de los antiguos griegos es, de hecho, merced al milagro que se opera de continuo, tal y como el mito supone, más parecida al sueño que a la vigilia del pensador científicamente desilusionado. Si cada árbol puede hablar como una ninfa, o si un dios, bajo la apariencia de un toro, puede raptar doncellas....
Tal operación mediadora es la trama, a través de la cual los acontecimientos singulares y diversos adquieren categoría de historia o narración. La trama confiere unidad e inteligibilidad a través de la síntesis de lo heterogéneo. Nada puede ser considerado como acontecimiento si no es susceptible de ser integrado en una trama, esto es de ser integrado en una historia.» (7)
No podemos decir que el relato histórico sea idéntico al relato narrativo. En el primer caso la verdad apunta a una realidad ya acontecida, pero la ficción puede hacer que la misma diosa Atenea puede ser vista en compañía de Pisístrato recorriendo las plazas de Atenas en un hermoso tiro -y esto lo creía el honrado ateniense-, entonces en cada momento, como en sueños, todo es posible y la naturaleza entera revolotea alrededor del hombre como si solamente se tratase de una, creando así un conflicto, que dura hasta nuestros días entre conocimiento y arte, ciencia y sabiduría. Mentir ha dejado de ser algo que pertenezca a la moralidad y se convierte en «desviación consciente de la realidad que se encuentra en el mito, el arte, la metáfora». Mentir, en el terreno de la estética, es simplemente el estímulo consciente e intencional de la ilusión.
Vaihinger, en su magnífico estudio, hace un recorrido de las obras de Nietzsche recogiendo las citas que tengan que ver con la capacidad de ilusión. Brevemente recogeré algunas que nos ayuden a describir la fuerza de la ficción e ilusión en el mundo de la narrativa. En los Escritos póstumos de su período juvenil, el arte, al tiempo que es una creación consciente, es también y sobre todo una ilusión estética: «nuestra grandeza reside en la suprema ilusión, pues es ahí donde somos creadores...» El último de los filósofos prueba la necesidad de la ilusión. La consumación de la historia de la Filosofía es por tanto, de acuerdo con Nietzsche, la filosofía de la ilusión: Nuestra grandeza reside en la suprema ilusión, pues es ahí donde somos creadores. Según Nietzsche vivimos pensado completamente bajo la influencia de los efectos de lo ilógico:
«...conocer es simplemente trabajar con la metáfora favorita de uno... porque la construcción de metáforas es el instinto fundamental del hombre.»
Pero aún hay más. Para Nietzsche puede haber errores necesarios:
«a veces necesitamos la ceguera y debemos permitir que ciertos errores y artículos de fe permanezcan intactos en nosotros mientras nos mantengan en vida.» (8)
A estas ficciones las llama «ficciones reguladoras» y las reconoce como «errores ópticos», simplemente porque las necesitamos para vivir. Y son errores en la medida en que todas las leyes de la perspectiva deben por su naturaleza ser errores. En este sentido habla de las auténticas falsedades vivientes, de los errores vivientes y añade:
«He aquí por qué debemos permitir vivir a los errores y proporcionarles un amplio dominio. Para que pueda haber algún grado de consciencia en el mundo, tiene que surgir un mundo irreal de error... Mientras no ha surgido un mundo imaginario, en contradicción con el flujo imaginario ... y así podemos ver el error fundamental sobre lo que descansa todo lo demás: la creencia en la permanencia... pero este error sólo puede ser destruido con la vida misma ... nuestros órganos están ajustados al error. Así pues surge aquí en el hombre sabio la contradicción entre la vida y sus últimas determinaciones: el instinto del hombre para el conocimiento presupone la creencia en el error y en la vida ... errar es la condición de la vida .. el hecho de que sabemos que erramos no suprime el error :" ¡Y esto es un pensamiento amargo! Debemos amar y cultivar el error: es la madre del conocimiento.» (9)
Varios pasajes corroboran este convencimiento nietzscheano:
«Hemos organizado un mundo en el que podamos vivir -suponiendo cuerpos, líneas, superficies, causas y efectos, movimiento y reposo, forma y contenido; ¡sin estos artículos de fe nadie sería capaz de soportar la vida! Pero esto no significa que ya se ha aprobado algo. La vida no es argumento; pues el error podría ser una de las condiciones de la vida.
Nuestra concepción empírica del mundo, se basa en "presupuestos fundamentalmente erroneos ..., el mundo como idea significa el mundo como error.» (10)
En este contexto Nietzsche alude expresamente a Kant:
«...cuando Kant dice: la razón no deriva sus leyes de la naturaleza sino que las prescribe a la naturaleza, eso es, con respeto al concepto de naturaleza completamente verdadero.»
Esta frase de Kant, como podemos inferir de otras referencias ocasionales a ella, le produjo una gran impresión a Nietzsche. Es justamente esta fuerza de la mente creadora, inventiva, poética y falsificadora, lo que Nietzsche subraya repetidamente. Después de Kant se vuelve problemático seguir manteniendo la diferente caracterización, establecida sobre la base del dualismo platónico, entre lenguaje filosófico como lenguaje de la verdad, y el lenguaje literario comprendido desde la descripción clásica de la retórica. Kant enseña que entre la cosa en sí y el lenguaje no existe posibilidad de adecuación. El lenguaje fuerza -como luego describirá Nietzsche- la identificación de lo no idéntico introduciendo la posibilidad de la analogía. La naturaleza del lenguaje es esencialmente simbólica, figurativa o metafórica. No podemos sobrepasar sus límites. No existe realidad-fundamento anterior al lenguaje que pudiera ser el criterio de verdad para distinguir un lenguaje literal de otro imaginario o retórico.
La diferencia filosofía-literatura, de poderse establecer, habrá de girar en torno al propio lenguaje, deberá ser una diferencia interna al texto.
Nietzsche consciente o inconscientemente sigue el camino kantiano del conocimiento y de la noción de verdad. La verdad crítica kantiana no conserva ya la definición tradicional de verdad como adequatio más que como definición formal o nomina La verdad trascendental no es más que la realidad objetiva de los conceptos, condición de posibilidad de la comprensión efectiva de algo. O dicho de otra manera y con terminología kantiana: «La verdad trascendental no es más que el proceso mismo de la representación del concepto en la intuición». (11)
De modo que -y esto nos interesa recoger en nuestra tesis que habla de un tipo de expresión que es el narrar- en el planteamiento kantiano la filosofía tiene, al igual que el arte, al mismo tiempo como objeto y condición de una verdad, su propìa re-presentación. Y esta verdad no es más que la exactitud de una adecuación que no es ya la adecuación a una cosa sino la síntesis de la autoexposición, o sea, adecuación según la cual el objeto se representa. La verdad trascendental no requiere, en definitiva, una comprobación de su conformidad con la cosa como instancia y criterio exterior, sino representarse, autoexponerse, ejecutarse como filosofía.
Nietzsche reconoce también la distinción entre cosa-en-sí y apariencia como una invención conceptual:
«la verdadera esencia de las cosas es una invención del ser pensante o concipiente, sin la cual no sería éste capaz de representarse las cosas a sí mismo. La totalidad del mundo fenoménico es una concepción tejida de errores intelectuales, el mundo como idea es lo mismo que el mundo como error.» (12)
Nuestro mundo externo es un producto de la fantasía. La creencia en las cosas externas es uno de los errores necesarios de la humanidad. El mundo sensible y perceptibe es, en su totalidad, el poema primordial de la humanidad.
Nos interesa llevar toda esta teoría del conocimiento de Nietzsche al terreno de la estética que es donde vamos a situar finalmente la categoría narración, objetivo de nuestro estudio. Nietzsche habla del «engaño artístico». El arte, es «una especie de culto a lo falso» y se basa en «la voluntad de ilusión». A este propósito cito el significativo pasaje:
«¡Qué es entonces apariencia para mí! Seguramente no lo contrario de ningún Ser real. ¡Qué puedo yo decir de Ser alguno excepto los meros predicados de su apariencia! ¡Seguramente no una máscara muerta que se puede poner sobre la cara de algún desconocido, y también presumiblemente, volver a quitársela! Apariencia es para mí lo que actúa y mueve...»
En las obras de Nietzsche que se suelen poner en el tercer período, como Zaratustra, Más allá del Bien y del Mal, Genealogía de la Moral, El crepúsculo de los ídolos, Anticristo, aparece el problema del valor de la verdad, situado no sólo más allá del Bien y del Mal, sino también más allá de la verdad y la falsedad: «no es más que un prejuicio moral el considerar a la verdad como más valiosa que la ilusión». Y es aquí donde Nietzsche indica que la perspectiva es la condición básica de toda vida. En este sentido Nietzsche había ya dado a su filosofía el título de «perspectivismo». Y así encontramos citas como esta: «Nuestro poder lógico-poético de determinar las perspectivas de todas las cosas». Y en un tono más kantiano, Nietzsche se refiere a la abundancia de errores ópticos que inevitablemente fluyen de ahí y que debemos mantener conscientemente.
Este modo perspectivo de creación imaginativa, que se halla en todos los seres orgánicos, constituye un acontecer, un acontecer interno que acompaña al externo. Vuelve a repetir que el engaño y la falsificación son necesarios para la vida. Somos los únicos seres de la naturaleza que tenemos la capacidad de crear esto es de inventar, imaginar.
Parece como si hiciéramos vivir a los organismos de la naturaleza nominándolos con nombres equivocados: sustancias, atributos, causa, efectos. En este sentido, por ejemplo, la física hace uso de la teoría atómica, aunque ésta es una de las cosas más refutadas que existen, pero la teoría científica sirve al científico como una herramienta conveniente, como una abreviatura de sus medios de expresión:
«Esta ley natural de la que vosotros físicos habláis tan orgullosamente, pero que existe sólo en virtud de vuestra interpretación, no es ningún hecho, es sólo una ingenua forma humana de ordenar las cosas.» (13)
A estas ficciones las llama Nietzsche perspectivas: «Si saliéramos del mundo de las perspectivas, pereceríamos ... Debemos aprobar lo falso y aprobarlo» (XIV, 13). En filosofía sujeto y objeto son conceptos artificiales, aunque coyunturalmente indispensables y causa y efecto no deberían hacerse erróneamente concretos, deberían usarse sólo como ficciones convencionales con el propósito de definir, entender y explicar.
«Somos nosotros mismos los que hemos inventado las causas, interdependencias, relatividad, impulso, número, ley, libertad, fin: y cuando leemos este mundo de signos en las cosas como algo realmente existente y mezclado con ellas, simplemente estamos haciendo lo que siempre hemos hecho, es decir, mitologizar.» (14)
Lo que queda aclarado con el célebre texto:
«El carácter erróneo de un concepto no constituye para mí una objeción a él; la cuestión es en qué medida es ventajoso para la vida... En efecto, estoy convencido de que las suposiciones más erroneas son precisamente las más indispensables para nosotros, que sin admitir la validez de la ficción lógica, sin medir la realidad con el mundo inventado de lo incondicionado, lo idéntico en sí mismo, el hombre no podría vivir; y que una negación de esa ficción... es equivalente a una negación de la misma vida, Admitir la falsedad como una condición de la vida implica, ciertamente, una terrible negación de las valoraciones acostumbradas.» (15)
A este respecto Nietzsche se refiere al principio de certidumbre pedido por Descartes y se pregunta ¿qué pasaría si Dios, a pesar de Descartes, fuese un embaucador?:
«Supongamos que hay algo engañoso y fraudalento en la naturaleza de las cosas... En semejante caso, en cuanto somos una realidad, tendríamos que participar, en alguna medida, en esta engañosa y fraudulenta base de las cosas y en su voluntad básica" "Descartes no es bastante radical. Ante su deseo de tener certeza y su no quiero ser engañado, es necesario preguntar ¿por qué no? ... El punto de partida: ironía contra Descartes: dado que hubiese algo engañoso en la base de las cosas de las que hemos surgido, ¡qué bueno sería de omnibus dubitare! Podría ser el mejor modo de engañarnos a nosotros mismos". De esto se sigue que: La voluntad de apariencia, de ilusión, de engaño... es más profunda, más metafísica, que la voluntad de verdad ... y es que el carácter perspectivo y engañoso pertenece a la existencia, debemos no olvidarnos de incluir esta fuerza forjadora de suposiciones y perspectivas en el Ser Verdadero.» (16)
Nietzsche resume su doctrina en las siguientes y monumentales palabras:
«Parménides dijo: No pensamos lo que no es. Nosotros en el otro extremo, decimos: lo que puede ser pensado debe ser ciertamente una ficción». Por esto Nietzsche no se cansará de repetir que la apariencia, la ilusión y la ficción no han de ser censuradas: «El perspectivismo nos es necesario». Se trataba de inventar irrealidades y hacerlas creibles hasta el punto de lograr que, por la fe de los hombres, tomaran cuerpo: que se convirtieran en realidades.

4. La Creación por la Metafora
Acabamos de ver que en la teoría del conocimiento de Nietzsche se nos indica que conocemos desde nuestro ángulo de visión o perspectiva. No nos es posible una mirada total, nos pertenece el límite de espacio y sobre todo de interpretación. Vemos si interpretamos. Es nuestra posibilidad y nuestro riesgo. Esto es lo que nos propone Nietzsche: un nuevo tipo de razón. Una razón narrativa o categoría narrativa lo llamamos nosotros, que penetre en las zonas de irracionalidad del ser humano. El hombre, dice M. Zambrano, ha procedido a «una reforma del entendimiento» cada vez que, en momentos críticos de la Historia, la realidad ya no corresponde a las explicaciones dadas, es propio resistirse al entendimiento.(17) Como la realidad normalmente se resiste al entendimiento, hay que acudir a la reforma del entendimiento, hay que atreverse a nombrar lo irracional. La verdad se nos presenta siempre como una perpetua aproximación que nos está obligando a descubrir un nuevo uso de la razón más complejo y delicado: la razón narrativa o categoría narrativa.
La categoría narración se puede presentar como una metáfora al estilo de la metáfora de la «aurora», que emplea Schelling en su juventud, cuando escribe a Hegel, o como la metáfora de la «esfera» de Schopenhauer. También nos referimos a la Ilustración con la metáfora de la «luz» y la metáfora «crisis» se suele emplear para aludir al Renacimiento en contraposición al fideismo del medioevo. Pues bien, la categoría narración puede referirse a la complejidad de lo humano y a sus posibilidades de experimentar la realidad que se presenta delante. Sólo si la experimenta la puede después narrar. Turbayne indica que el hombre está condenado tanto a la interpretación como a la perspectiva y por tanto a la metáfora. Lo importante es que sea consciente de las metáforas que establece y que no las confunda con la realidad.
Será bueno recordar que la palabra griega metafora proviene de meta (más allá) y fero (llevar), es decir: meta-foreo: trasportar; metafora significa por tanto, etimológicamente, trasporte. Desde sus inicios el concepto de metáfora se presenta como el de un instrumento adecuado para traspasar los límites impuestos por la forma literal del lenguaje. La metáfora ha sido considerada tradicionalmente como una comparación abreviada.
La metáfora designa un objeto mediante otro que tiene con el primero una relación de semejanza. Así la mente manifiesta su poder por sí mismo la capacidad fundamental que tiene la mente para expresar relaciones que trasciende lo habitual. Superamos así la simple adecuación lenguage- cosa y construimos mundos abstractos.
Turbayne denuncia ciertas metáforas que, a lo largo de la historia comezaron siendo modelos geniales para terminar erigiéndose en verdades; así el mecanicismo de Descartes y de Newton. Esto se debe, piensa el autor, a una invasión de especie: «cuando es empleado por una metáfora y se la toma en sentido literal, estamos frente a un ejemplo de invasión de una especie».(18) Turbayne invita a considerar las metáforas como hipótesis en su sentido genuino, es decir, como suposiciones. Aunque no todas las
hipótesis son metáforas: es menester que también haya «simulación».
La simulación es la primera cualidad a tener en cuenta a la hora de fundamentar un «relativismo positivo», puesto que en el momento en que deja de haber simulación la metáfora se convierte en creencia. Dicho de otro modo, el sentido metafórico se convierte en literal cuando se desvanece la conciencia de simulación. Se dice entonces que la metáfora es una metáfora muerta. La metáfora viva es aquella en cuya enunciación se sigue manteniendo la conciencia de la aplicación inadecuada de sus términos.
Convertida en creencia, la metáfora muerta hará perder a la razón su movimiento genuinamente creativo y se producirá un anquilosamiento. «El que cae víctima de la metáfora -afirma Turbayne- acepta una manera de clasificar, agrupar o colocar los hechos como la única que existe para clasificarlos, agruparlos o ubicarlos.» (19) Esta rigidez sistemática se evita con el nuevo uso de la categoría narración en donde la «verdad literal» puede convertirse en una falacia, como nos ha dicho Nietzsche. Si se ha hecho uso consciente o inconsciente de una metáfora es porque no se podía dar otra visión más «auténtica» de la realidad aún en el supuesto de que la hubiere.
¿Quiere esto decir que todo conocimiento de la realidad deba ser metafórico? Que todo conocimiento sea interpretativo no implica que toda interpretación sea metafórica. Toda interpretación, como toda hipótesis, tiene en su base una analogía, aunque sólo fuese por el mero hecho de que lo que conocemos debe expresarse en función de algo ya conocido, ya sea por contradicción o semejanza, por extensión, pertenencia, etc. Ver algo como otra cosa parece inevitable, de manera que las estructuras cognitivas llegan a ser sofisticados sistemas referenciales cuyo referente no es ninguna «realidad» originaria, sino el mismo sistema lingüístico con sus propias y primitivas referencias.
Kant ya enseñó que en el conocimiento estamos necesitados de esquematizar. Y algo tiene que ver con la metáfora.
«Lo que es esquema y esquematismo puede experimentarlo cualquiera sólo por propia intuición interna, puesto que nuestro pensar lo particular, en el fondo es siempre esquematizado. En el lenguaje usamos siempre universales como designación de lo particular; por ello el lenguaje mismo no es otro caso que un esquema.» (20)
La metáfora permite una nueva visión, una nueva organización del universo, un nuevo orden, pero lo realmente nuevo son las asociaciones que permiten ese nuevo orden. Inventar una metáfora es crear asociaciones nuevas. Dar lugar a una metáfora (abrir un lugar) es crear sentido. Y, si toda realidad, como piensa Zambrano, exige ser descifrada de un modo tan nuevo como nueva es la forma de presentarse la realidad en cada momento, la razón que la descifre habrá de se razón creadora . (21)Y no es extraño, como indica N. Goodman, que hay tantos modos de ser del mundo como modos hay de expresarlo, verlo, describirlo. Y ninguno de estos modos de ser es el modo de ser el mundo. Lo que equivale a decir que el hecho de que el mundo se predique de diversas maneras no da derecho a suponer que el mundo es de una determinada manera. Sin embargo, puede decirse que el mundo es de diversas maneras, siendo así que el hombre es un ser condenado a captarlo, verlo, entenderlo, describirlo, solamente en uno u otro de sus modos. Pero, consecuentemente, cada hermeneuma o interpretación (en terminología de Goodman) será real, será el mundo verdadero, y poco importa que exista o no, fuera de ellos, un mundo original.
La creación de realidades no es una actividad solitaria; se crea en sociedad, igual que se hacen las culturas, las cuales son expresiones ordenadas de las realidades. No hay realidad independiente como no hay mirada absolutamente descondicionada. «Los mitos del ojo inocente y del dato absoluto son cómplices terribles», afirma Goodman. Desestimada la recuperación de las formas, hay, sin embargo, una manera de conjurar la
realidad, de lograr su presencia en su indefinible totalidad, utilizando la metáfora como diagrama y un centro íntimo de quietud como lugar de ceremonia. Si se trata de extender los límites de la imaginación o de averiguar cuáles son estos límites, si es que realmente los hay, el lenguaje metafórico parece el más adecuado para conseguir ensanchar superficies visibles. Si llevamos toda esta teoría al objetivo de comprender al hombre, nos damos cuenta que no es posible explicar al hombre, sino sólo entenderle, en el espacio que ocupa de historia. Pero tampoco frente a la historia puedo comportarme como un registrador objetivo. Como ser histórico estoy más bien incluido siempre en mi inteligencia de la historia.
Y, si como acabamos de decir, yo me experimento a mí mismo sólo mediante el rodeo de mi encuentro con la historia, también se puede al revés: que yo me entero de la historia sólo a través del rodeo de la intelección de mí mismo.
Esto es lo que suele llamarse «círculo hermeneutico»: el modo en que yo me entiendo a mí mismo se debe seguramente -según quiere Hegel- a la impresión del curso de la historia, por lo que es imposible estar «libre de prejuicios». En la medida en que nos tropezamos con el hecho de que el hombre como ser histórico se introduce siempre en su inteligencia de la historia, se presenta también como el elemento nuevo que no es un objeto ni puede comprenderse objetivamente. Por esta razón Nicolai Berdiaiev, en su
libro El sentido de la historia, puede presentar el mito como una reconstrucción profunda de la vida.
El mito abarca una dimensión de la vida humana, que sería inaccesible a una postura epistemológica puramente objetiva. El que no podamos aprehender una historia exclusivamente objetiva, tiene su fundamento no en una necesidad de mistificación, en un anhelo de posibles trasmundos, que actuarían en una dirección oculta. El motivo, como hemos recordado antes, hemos de encontrarlo en que el propio sujeto está inserto en la historia y que penetrar en la profundidad de los tiempos equivale siempre y de inmediato a penetrar en la profundidad de sí mismo.
Esa es la razón de que la historia no se nos puede dar desde fuera, sino desde dentro. El mito pretende expresar la dimensión profunda de la historia y constituye un elemento de todas las manifestaciones de inteligencia de la historia. No se trata de una historia inventada sino interpretada.
Aparecen así, dentro del espacio de la metáfora que estamos estudiando en este punto, varios temas que tienen que ver con la narración: el tiempo, la experiencia, la formación, la ficción etc.
Si la vida y la vida del concepto puede ser de muchas maneras, y no algo unívoco, ¿nos lo construimos? ¿Expresamos todo desde algún sólido fundamento? Si éste estuviera en algún determinado lugar, lo señalaríamos siempre en un espacio. Pero hemos dicho que tratamos de narrar lo que hemos construido en la propia vida o lo que construimos mientras vivimos. Es lo que permite a la narración ser inventiva: la vida se puede inventar y crear de mil formas incluidas las formas estéticas o trágicas del vivir. Y este punto abre la narración al campo de la hermeneutica. Pero además la narración no tiene por qué señalar cargas de sentido existencial o propuestas teleológicas.
Se hace comprendible lo experimentado porque cumple la aceptación del tiempo. Por eso cuesta comprender las narraciones milagrosas y cansan las lecciones dogmáticas, porque el hombre entiende lo experimentado de mil formas. No se le puede encorsetar.

5. El Mundo de los Simulacros
El tema de la metáfora con su necesidad de prospectar «ilusión» o «simulación» tiene que ver con la teoría del conocimiento en Nietzsche y con el verdadero contenido de la categoría narración. Nietzsche, provocativamente, como hemos visto más arriba, nos recuerda la gran paradoja: el engaño y la falsificación son necesarias para la vida humana.
Y por esto mismo tiene que ver todo lo que llevamos dicho con el tema del simulacro que Nietzsche nos invitó a usar y que Deleuze estudia magníficamente al presentar el «eterno retorno» y la «voluntad» nietzscheanos.
La empresa de pensar lo irracional la ha emprendido Deleuze manteniendo así, como se ha llamado, un «pensamiento nómada». Al mismo tiempo, la reflexión de Deleuze ofrece un lenguaje y unas ocurrencias en este mismo campo de la narración que habrá que recibir con cuidado.
En el prefacio a su libro Diferencia y repetición que fue su tesis doctoral, Deleuze esboza su proyecto: «queremos pensar la diferencia misma, y la relación de lo diferente con lo diferente, independientemente de las formas de representación que la conducen a lo mismo y la hacen pasar por lo negativo.» (22) El mundo moderno es para Deleuze el mundo de los simulacros.
Foucault, que ha leido este texto con detenimiento, afirma que se necesita un pensamiento afirmativo que diga sí a la diveregencia y a la multiplicidad y cuyo instrumento sea la disyunción. Se trata de un pensamiento que oponga multiplicidad a unidad, heterogeneidad y dispersión a homogenización y totalización unificadoras En el teatro de la representación filosófica, para Platón el modelo es lo Mismo y la copia lo semejante. El mundo de la representación es entonces el mundo de la identidad, de lo Mismo. Es un mundo en el que imágenes y semejanzas se someten a la identidad pura del modelo del original.
Deleuze presenta la voluntad nietzscheana de «inversión del platonismo», que es disolución del mundo de la representación y liquidación del principio de identidad. Se restituye el simulacro que había sido relegado por Platón a la condición de copia degradada. En esta tarea de «inversión del platonismo», que para Deleuze es la tarea de la filosofía moderna, se encuentra en compañía de Nietzsche y de los amigos de Nietzsche: Maurice Blanchot, Pierre Klossowski, Michel Foucault, y Gilles Deleuze.
La «inversión del platonismo» consiste en la «restitución del simulacro», relegado por Platón a copia degradada (iconos, semejanzas). El simulacro tiene la fuerza de negar tanto el original como la copia, como su reproducción.
La «muerte de Dios» para Klossowski no es sino la muerte de la garantía sustancial de la «identidad del yo». Al mismo tiempo que Dios muere, el yo se disipa y se disuelve. Blanchot contribuye a precisar las características del aforismo, en su análisis de la escritura fragmentaria de Nietzsche. (23) Según Deleuze, la distinción del modelo y la copia se hace para fundar y aplicar la distición de los iconos y los simulacros. La noción de modelo interviene no tanto para oponerla al mundo de las imágenes en general, sino para establecer la diferencia entre ellas, para seleccionar las buenas de las malas imágenes. Por eso, para él, todo el platonismo se construye sobre la voluntad de rechazo al simulacro (24).
Para Platón el mundo de las imágenes (eidola) no es otro que el mundo de la imitación. Todo lo que tiene que ver con el mundo de la fabricación de imágenes, artes plásticas, poesía, tragedia, música se refiere a la actividad imitadora. «La mímesis es una cosa del orden mismo de la producción, poiesis; producción de imágenes y de ninguna manera de las mismas realidades» (Sofista, 265 b). Distingue dos clases de imitacion a las cuales corresponden dos clases de imágenes: la que produce copias (iconos) y la que produce simulacros (fantasmas).
A una la llama el «arte de las copias» (eikastikén) y a la otra «el arte de los simulacros» (phantastikén). El primero consiste en copiar con un máximo de fidelidad, nos dice Platón, un modelo del cual se quieren producir tanto sus dimensiones exactas como características idénticas de color. En cambio, el segundo arte produce sólamente simulacros, es decir, figuras o imágenes que aparecen distorsionadas, ya sea por la ubicación desfavorable del espectador o por las proporciones considerables del modelo, las cuales no pueden menos que crear ilusiones. (Sofista, 235e-236c; 264c).
Además, en el Sofista Platón nos habla de pintores que utilizan trucos para engañar al espectador: existen pintores, nos dice, que haciendo uso de su técnica, enseñan desde lejos sus dibujos a los jóvenes para producirles la ilusión de que están en la capacidad de crear la realidad, de la cual su pintura no es sino una imitación de la apariencia en cuanto tal. Por eso esta reproducción, en cuanto tal imitación de la apariencia, no es más que un simple fantasma o simulacro (Republica 523b y 602b-d). Porque el arte del simulacro consiste en hacer aparecer las imágenes como si fueran la realidad, en reemplazar la realidad por imitaciones o ilusiones. Aquí encontramos la clave que permite una distinción entre las copias-iconos y los simulacros-fantasmas.
Platón distingue entre dos clases de modelos: uno que corresponde a las copias y otro a los simulacros. Las Ideas son el modelo a partir del cual se producen las copias-iconos y éstas, a su vez, sirven de modelo a los simulacros-fantasmas.
En la Republica (Libro X, 595b-597a) Platón se pregunta por el modelo que utiliza el artesano en la fabricación de muebles. Aclara que el artesano no construye la cama misma, en su esencia, es decir, la cama real, aquella que es la idea misma. Para él, el artesano «no hace la idea, la cual es la cama misma, sino una determinada cama». Llega a distinguir entre tres tipos de cama: la que existe en la naturaleza fabricada por un dios, la que produce el artesano, y la que realiza el pintor. El artesano utiliza como modelo la idea, o sea, la cama misma, aquella fabricada por un dios, la cama esencial, la «cama única por naturaleza». De modo que lo él produce es una imagen, una copia al modelo original. El pintor es sólo un imitador de la obra de los artesanos: copia una apariencia de la realidad «la apariencia en cuanto tal» (Republica 598c). La copia es apariencia y el simulacro es una simple imitación de esta apariencia; es pues apariencia de la apariencia, copia de una copia, un icono infinitamente degradado, una semejanza infinitamente disminuida, como lo anota Deleuze (25). El simulacro participa así solamente de una semejanza de imitación respecto a su modelo que es la copia. Pero nos preguntamos ¿por qué destarrar al simulacro? ¿Qué intenta con ello Platón? Nietzsche parece descubrirlo con perspicacia inigualable, según nos lo cuenta Deleuze. Así, la exclusión del simulacro, del sofista por ejemplo, como maestro del simulacro, tiene características políticas, es decir, morales. Cuando se interroga sobre los presupuestos más generales de la filosofía concluye en su carácter esencialmente moral. La Idea del Bien, por ejemplo, existe para fundar la supuesta afinidad del pensamiento con lo verdadero y para establecer entre lo verdadero y lo justo un compromiso indisociable. A partir de Platón, la práctica justa debe adecuarse a enunciados denotativos, que describen la justicia misma, su idea o su esencia y que, por tanto son verdaderos. Así, si la denotación del discurso describe la justicia, es correcta, es decir, si este discurso es verdadero, la práctica social que rige es o debe ser necesariamente justa. Y es en esto en lo que Platón piensa cuando habla del filósofo-rey como legislador. La realización de lo justo se encuentra pues supeditada al discurso que dice la verdad de lo que la justicia es en sí misma, es decir, su idea o su esencia.
Por esto no es posible concebir lo que es justo, al margen de la mímesis de esta esencia o idea de justicia. En otras palabras, no es posible concebirlo sino a partir de la verdad propia al modelo de justicia. Lo verdadero y lo justo se encuentran así indisociablemente ligados.
Y es el carácter legitimador, de selección y exclusión que Platón asigna a la verdad lo que convierte, de acuerdo con Nietzsche, a la voluntad de verdad en voluntad de poder, y así comienza la «inversión del platonismo».
Nietzsche intenta pensar el simulacro al margen de la opción dualista del mundo verdadero y el mundo aparente, del modelo y su reproducción, de la identidad propia del original y la semejanza de la que participan las copias. Logra pensar el simulacro como diferencia en una relación inmediata de lo diferente con lo diferente, que no conlleve la repetición eterna de la unidad, la identidad o la semejanza, es decir de lo Mismo. Intenta
lograr el simulacro por fuera de la representación. Todo esto se logra con una determinada interpretación que Deleuze hace de las categorías nietzscheanas del «eterno retorno» y «voluntad de poder», que compartimos plenamente.
La categoría narración es capaz de contar experiencias místicas que tengan que ver con la idealidad platónica de la Unidad, pero sobre todo está abierta, cuando aparece el género novela, al reconocimiento del simulacro.
Seguimos así insistiendo en la afirmación anterior de que la vida y la vida del concepto puede ser de muchas maneras.

NOTAS
(1) Vaihinger, La voluntad de ilusión en Nietzsche, en: «Teorema», 1980, pág. Ý
(2) Ibid., pág 2. Ý
(3) Ibid., pág. 15. Ý
(4) Ibid., pág. 16. Ý
(5) Ibid., pág. 16. Ý
(6) Ibid., pág. 18. Ý
(7) Ibid., pág. 28. Ý
(8) Ibid., págs. 33 y 34. Ý
(9) Citado en ibid., pág. 37. Ý
(10) Ibid., pág. 34. Ý
(11) I.Kant, Crítica de la Razón Pura, trad. cast. P. Ribas, Madrid 1978, p. 196. Ý
(12) Citado por Vaihinger, op. cit., p. 41. Ý
(13) Citado por Vaihinger, op. cit., p. 54. Ý
(14) Ibid., pág. 54. Ý
(15) Ibid., pág. 54. Ý
(16) Ibid., pág. 54
(17) Cfr. M. Zambrano, «La reforma del entendimiento español», en: Hora de España IX (Valencia) sept. 1937, recogido en Senderos, Barcelona, Anthropos, 1986. Citado en: Chantal Maillard, La creación por la metáfora, Anthropos, Barcelona 1992, pág. 155. Ý
(18) Turbayne, El mito de la metáfora, F.C.E., Mexico 1974, p. 37. Ý
(19) Turbayne, op. cit., p. 42. Ý
(20) Chantal Maillard, La creación por la metáfora, op. cit., pág. 161. Ý
(21) Maurice Blanchot, «Nietzsche et l'écriture» en: L´entretien infini, Paris 1969. Hay versión castellana en: Nietzsche 125 años
(22) G. Deleuze, Différence et répétition, Paris 1976, p. 166. Ý
(23) G. Deleuze, Lógica del sentido, Barcelona 1989, pág. 255 y ss. Ý
(24) G. Deleuze, Différence et répétition, op. cit., pág. 311. Ý

en http://serbal.pntic.mec.es/~cmunoz11/nietdomingo.html

-----------------------------   ---------------------------------   

Enlace interesante donde leer varios artículos, como el siguiente: Unidad y Cultura : Las palabras Talismánicas.

Unidad y Cultura : Las palabras Talismánicas.


Pero en este escenario desolador, crece cada día la conciencia en los pueblos del mundo sobre la caverna en que nos han metido, sobre el saqueo brutal que sostiene el despilfarro delirante de una elite demente encerrada en las cárceles de la prepotencia y la vanidad, y crece también la conciencia sobre la guerra global y el matadero mundial que ahora quieren instaurar de nuevo para salvarse de la crisis descomunal que se agudiza.

Los pueblos están despertando y se comprende, cada vez más, el significado sagrado de la unidad que supera las divisiones estériles que solo sirven a la dominación imperial. Una tiranía mundial sin precedentes se ha puesto en marcha y frente a ella solo la unidad apoyada en la cultura tiene la potencia para resistir y vencer, logrando que la aventura de la vida continúe. Ya no hay tiempo para los egoísmos y las miopías sectoriales y las rivalidades mezquinas que solo facilitan el avance brutal de los poderes imperiales.

Ahora es el tiempo de comunicar y cooperar en múltiples dimensiones, sembrar ideas y conciencia, superar las divisiones absurdas, desatar la imaginación creadora para concebir formas inéditas de unidad de la asombrosa diversidad, co-inspirar, entrabar desde cualquier resquicio la aplanadora corporativa iniciando por una política consecuente de las acciones y consumos cotidianos, valorar la acción singular, hacer mucho con poco, incorporar las nuevas sensibilidades y alentar la cultura como el espacio de salvación de los pueblos.