ARTAFRATE, DIVAN PARA LA DIVULGACIÓN

Espacios de libertad: cualquier tema interesante acerca del ser humano, del planeta; legal, cultural, social, político, económico, educativo, divertido, artístico, musical, ...

" ... Nada hay humano que no sea social, por lo tanto, el desarrollo del intelecto debe ser social. El hombre se socializa a través de las interacciones comunicativas; comunicación que exige la presencia activa del otro en nuestra vida ... " de Eugenio Garrido, en la presentación del libro: "psicología Social del Desarrollo Cognitivo"

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sobre la Moral, innata o aprendida...

1.- A MODO DE INTRODUCCION: Partimos del supuesto de participación en una la Tertulia sobre la dicotomía que se plantea entre la concepción acerca del proceso de desarrollo humano, entendido bien, como un fenómeno innato; bien, entendiéndolo como un proceso de desarrollo mediado socialmente; o, como ambos a la vez. Previo a la Tertulia, se ha visionado el vídeo del programa Redes, de E. Punset, “existe una moral innata”, donde entrevista a Marc Hauser, quién “desde una perspectiva multidisciplinar, defiende la existencia de unos principios morales universales que rigen nuestras decisiones y juicios a la hora de distinguir el bien y el mal . Además, Q. Marimon, y O. Vilaroya presentan, mediante un juego, los principios morales fundamentales que defiende el entrevistado. Este vídeo va a ser el punto de partida del debate, pero recogiendo cuatro ámbitos básicos del desarrollo, a saber, Desarrollo moral, social, afectivo, y del lenguaje, tanto de forma directa, respecto al des. Moral como indirecta, ya que estas dimensiones se desarrollan de forma progresiva en constante interrelación, de forma que la moral, afectara al aspecto social-afectivo, a la forma de comunicarse, y relacionarse, en ambos sentidos . 2.- ARGUMENTACION Comenzamos negando la mayor, es decir, que la moral proceda de principios universales, y previos a las emociones. Más bien, se produce un proceso de desarrollo donde interactúan la genética (herencia) con el ambiente, en ambos sentidos. Es claro, que el cerebro humano es plástico, y esta capacidad ha sido su estrategia de supervivencia, de adaptación al entorno, y de evolución. El ser humano es un ser social por naturaleza. El humano es un primate, que ha evolucionado gracias, fundamentalmente, al lenguaje. El desarrollo de la corteza frontal, le ha capacitado para usar el lenguaje y, por ende, las relaciones, las comunicaciones como algo esencial a nuestra forma de subsistencia, de tal manera, que la soledad (no escogida) genera enfermedades tanto físicas como mentales. Ejemplo, el síndrome de Diógenes, representa una muestra de los efectos negativos del aislamiento. También nos distingue la capacidad para interpretar las emociones de los otros, y usarlas, como estrategia de supervivencia (Empatía). ¿podría ser esto la causa, el inicio de la moral?. Por otro lado, no somos los únicos mamíferos que viven en grupo, por ejemplo, tenemos otros primates como los Bonobos, o los Macacus Rheus, que muestran una gran inteligencia social como estrategia de supervivencia, donde la interacción provoca una compensación en los niveles de estrés que favorece la convivencia. Quizás la diferencia está en que el ser humano realiza un aprendizaje social y acumulativo (M. Planck). Ya desde que nacemos necesitamos del otro, no sólo para cubrir las necesidades primarias de alimento, ropa, higiene, sino que el afecto, la relación, la comunicación, al igual que con los otros primates, se vuelve un elemento fundamental e imprescindible que nos va conformando, modelando y capacitando para vivir en sociedad, con suficiente autonomía, pero en interrelación con nuestros semejantes y con el entorno, lo cual, nos proporciona una mejor calidad de vida. ¿Qué aportaciones se han hecho en torno al proceso de desarrollo humano?, ¿Es primero el lenguaje el vehiculo para la socialización?, ¿Es, la necesidad y deseo de afecto, aceptación, de pertenencia a un grupo la que nos lleva a la socialización para sobrevivir?, ¿la moral nos hace sociables o somos sociables gracias a ella?, ¿Prima la emoción, o el lenguaje?, Y el lenguaje, ¿qué es sin interlocutores, normas, reglas gramáticas?, El lenguaje humano, ¿es el vínculo con la especie humana?, Y, si el lenguaje y las emociones, nos conforman como seres sociales, ¿no parte de aquí, entonces, la moral?, ¿Qué parte es innata, cuál aprendida?, ¿Cómo es ese proceso de interacción entre el ser y su entorno?, Estas, son cuestiones que queremos atender en esta tertulia. Pero, dada la cantidad de enfoques y teorías que se han planteado en torno a estos temas, proponemos hacer 1 exposición selectiva ¿por qué?, porque la moral comporta unas reglas consensuadas en los ámbitos en los que nos desarrollamos, por tanto, donde nos socializamos, donde nos comunicamos, y donde percibimos, recibimos, expresamos y compartimos nuestras emociones y vivimos nuestro ser sexuado, sean estas cuales fueran. Aclaramos que el orden de presentación no responde a su relevancia dado que todos los ámbitos, están interrelacionados e interactúan, desde el inicio del ciclo vital hasta su final. Respecto al concepto de persona y modos de estudio de la moral encontramos dos grandes modelos en el campo de la socialización: el mecanicista y el organísmico (Inhelder, Piaget). El mecanicista describe el desarrollo como un crecimiento de tipo cuantitativo. El hombre aparece como un ser reactivo, fundamentalmente pasivo. La fuente de sus valores se encuentra en la estructura social. Según este modelo, el desarrollo moral es un aspecto, (como cualquier otro), del desarrollo general del Yo y del aprendizaje social. El organísmico concibe el desarrollo como un cambio de tipo cualitativo que se manifiesta en fases/estadios. El hombre aparece como un organismo activo, se concibe el desarrollo como una serie de cambios estructurales, cada uno de los cuales incluye los anteriores. Según este modelo el desarrollo moral es cualitativamente distinto de los aspectos del desarrollo pues detecta facetas y aspectos que permiten o exigen que se estudie por separado. Cada una de estas dos visiones presupone una concepción antropológica propia: -el niño nace “malo”, así el proceso de socialización constituye una lucha continua entre individuo y sociedad cuyo éxito positivo consistirá en la victoria de la sociedad sobre el individuo. -La concepción de tabla rasa, sostiene que el niño no está corrompido ni es puro, sino que presenta una plasticidad ilimitada. El niño nace más bien asocial. Así, la socialización consiste en un proceso de condicionamiento de un organismo fundamentalmente pasivo. -La concepción de la pureza innata, sostiene que la naturaleza humana es intrínsicamente buena. Sería la sociedad y, sobre todo el adulto, quien influye negativamente sobre el individuo. Veámoslo desde distintos enfoques: - El psicoanalítico: explica el desarrollo moral partiendo de la concepción de la moral del Súper-Yo (Freud) hasta llegar a la moral centrada en el Yo, considerada como una posible moral adulta. La moral externa es la primera aparición de la moralidad infantil. En la moral del Súper-yo, las normas le llegan del exterior, sobre todo de sus padres, y este las tiene que aceptar y adaptarse a estas imposiciones sin entenderlas. Los padres son representantes de la sociedad, es una moral sociológica. La madurez moral refleja la completa armonía e integración de los instintos y del control racional, y se caracteriza por la renuncia al principio del placer y por la regulación del comportamiento según el principio de realidad. Kernberg ha subdividido el desarrollo de la personalidad en tres fases: introyección, identificación, e identidad del Yo, donde esta última representa el nivel más alto de organización de las relaciones objetales. - Aprendizaje social y moral: Según Bandura, el desarrollo moral es considerado como un aprendizaje a través de la observación, cuya variable básica la constituye la afectividad, es decir, la interacción educativo-afectiva entre los padres y niño. El des. moral es un proceso continuado que implica la multiplicidad de modelos. Consiste en la adquisición de nuevas respuestas y en la modificación continua de las ya existentes en el sujeto a raíz de la experiencia precedente. El resultado final de este proceso moral consistiría en la capacidad de conformarse a las expectativas de los demás, que no siempre están de acuerdo con las propias necesidades, para sentirse aceptado, reconocido por ellos. Según esta teoría el desarrollo moral sigue estas cuatro líneas: -percepción de la autoridad como racional; -inhibición de impulsos; - consideración de los otros, conducta altruista; y el resultado final, un comportamiento conforme a las normas, que constituyen el concepto clave del aprendizaje moral. - El cognitivo-evolutivo: destaca la influencia del componente cognitivo de la persona en la estructuración del ambiente externo y de la realidad moral; considera el crecimiento y des. moral como una serie de etapas/estadios progresivos, orgánicamente integrados entre sí, cuyo logro constituye tareas de desarrollo durante el ciclo evolutivo. Considera el des. moral como un proceso donde el sujeto es capaz de asumir el rol de los demás, gracias a las estructuras lógicas, que se forman progresivamente en cada uno de los estadios de crecimiento (Piaget). Estas estructuras, que se caracterizan por ser más comprensivas, diferenciadas y equilibradas que las anteriores, permiten al sujeto relacionarse personal y activamente con su medio ambiente circundante y con la realidad social. La estructura cognitiva es el resultado de procesos de interacción entre el sujeto y el ambiente. Podemos distinguir diversos estadios de desarrollo moral según la interacción de la persona con la realidad ambiental y especialmente con la social, y aplicando estos principios al desarrollo moral podemos decir que los estadios del desarrollo moral representan: transformaciones cognitivo-estructurales del concepto de sí (identidad) y de la sociedad; son modos progresivos de asumir el rol de los demás; Los juicios y la normas morales deben entenderse como construcciones de los seres humanos que regulan activa y responsablemente su interacciones sociales, mas que como reflejos pasivos de una acción que procede del exterior. El psicoanálisis considera la dimensión afectiva como una base de la moral humana, guiada por opciones conscientes, en conformidad con el principio de la realidad. El aprendizaje social considera que el comportamiento moral provoca los sentimientos; el control consciente interviene como juez “post factum”. La teoría cognitiva considera la moral como una realidad humana consciente cuya base reside en el conocimiento. ¿Pero favorece la Identificación el desarrollo moral? La teoría psicoanalítica pone de manifiesto la necesidad de una actitud de protección por parte del modelo y de una interacción afectiva entre él y el sujeto. Donde la adquisición de normas, comportamiento y valores por mediación-influencia del modelo, se acentúa la introyección de valores, es decir, el proceso de apropiación inconsciente de ciertos valores de los padres o figuras de autoridad. Desde La teoría cognitiva se entiende la identificación como el proceso de elección de modelos según los esquemas cognitivos de los sujetos. Considera que el desarrollo moral requiere que el sujeto, asimile los valores propuestos y acomode sus esquemas cognitivos a la realidad que está viviendo. Y en La teoría del aprendizaje, la identificación es estimulada por los motivos suscitados en los niños, por refuerzos utilizados y por las características del modelo. Además, el comportamiento moral y los valores brotan del mismo tipo de proceso por el que se va aprendiendo cualquier otro comportamiento. Piaget analiza con el método clínico y experimental, las actitudes verbales del niño respecto a las reglas de juego, a las mentiras, al hurto y a la noción de justicia. Su objetivo es describir el proceso de formación de las nociones básicas que permiten la formulación de las valoraciones morales. Afirma que la moralidad consiste en la formación de un sistema de reglas y en el respeto que el individuo manifiesta por ellas, analiza, la practica de las reglas en niños hasta 13 años, y distingue 4 estadios: Regularidad individual (0-2), Imitación y egocentrismo (2-6), Cooperación incipiente (juego social) (7-10), Codificación e interés por las reglas (11-12), Y, también, 3 niveles evolutivos sucesivos en la representación o conciencia de las reglas: Carácter lúdico-motriz (0-2) las reglas-juego libre. Carácter sacro (2-8) las reglas-son sagradas, promulgadas por adultos (carácter egocéntrico). Carácter consensual (8-12) la regla-producto de un consenso mutuo. Piaget diferencia 2 tipos de relaciones: las de constricción o/y coacción (implican un respeto unilateral a la autoridad) y las de relación-cooperación (intercambio recíproco entre los individuos en un mismo plano de igualdad). Y plantea dos estadios fundamentales: la moral heterónoma y la autónoma, basándose en que el niño pasa: 1º de un periodo donde la regla es impuesta a otro donde es consensuada; 2º del concepto de responsabilidad objetiva a una subjetiva que tiene en cuenta la intención del otro; 3º de un concepto de justicia de tipo expiatorio a uno basado en el principio de equidad. Kolhberg, plantea 6 estadios de desarrollo, agrupados en 3 niveles: Moralidad preconvencional (algo externo al individuo) Moralidad convencional (individuo como miembro de la sociedad), Moralidad postconvencional (individuo mas allá de la sociedad). El juicio moral consistiría en la capacidad de asumir el propio rol en las situaciones de conflicto y en valorar objetivamente los propios intereses, los de los demás y los de la sociedad. U. Bronfenbrenner aborda cuestiones que se olvidan en los modelos de Piaget, Freud e incluso Vygotsky. No se observan bien las actividades cognitivas de los padres u otros agentes sociales que se realizan ante el niño. No se analiza en profundidad cómo las actividades de socialización (en términos cognitivos) están distribuidas a través de diferentes entornos y relacionadas con la clase social, la etnia o la estructura familiar. Bronfenbrenner propone diferentes niveles de análisis, orientados a los procesos sociales donde es importante tanto los aspectos sociales como físicos del entorno y todos ellos se configuran como un sistema del que forma parte el sujeto en desarrollo. La unidad del análisis del modelo ecológico es el microsistema: Alude al entorno más inmediato del niño y a las actividades que tienen lugar dentro de él (familia, escuela, amigos, etc.). Este sistema tiene su propia dinámica y su estructura permite la interacción recíproca de un organismo activo y su entorno inmediato físico y social. Surgen patrones de interacción relativamente permanentes, aunque evolucionan en el tiempo y constituyen a su vez el motor de los cambios en la conducta y del desarrollo individual. Ante la Dificultad de generalizar lo que el niño hace, propone el concepto de "transición ecológica" unida a un cambio de escenario que implica cambios en el papel social tanto del niño como de los que interactúan con él. Ocurren en todas las edades y son un impulso para el desarrollo. Otra unidad es el mesosistema (interacción de microsistemas del niño). Otra, el exosistema, (contexto externo, que puede influir en el niño, pero donde éste no participa directamente). También el macrosistema (la cultura y subcultura donde vive el niño), y el cronosistema (cambios en personas o ambientes a lo largo del tiempo). En el modelo del nicho ecológico-social, la Primera relación afectivo-social, adulto-niño, supera el ámbito de la crianza (alimentación, higiene y cuidados) y plantea otros aspectos de tipo relacional, conductual y socializador, con carácter bidireccional, adulto-niño. entre el recién nacido y el adulto que le atiende se da una relación que denominada vínculo afectivo o apego (Bowlby) que, garantiza la supervivencia del sujeto y tiene una función de adaptación psicológica y social, al proporcionarle seguridad y modelos de actuación. Esta relación de apego se basa en un intercambio emocional entre niño- cuidador/a y es básico para crear un “sentimiento de confianza básico”, y que será importante cara a establecer su identidad, además posibilita la aparición de la comunicación preverbal, y luego, los actos protoimperativos protodeclarativos (Rivière). Desde el psicoanálisis, se presentan las fases oral, anal, genital, los principios de realidad y de placer, que indica la importancia del desarrollo psicosexual en los primeros años, donde el ambiente y la interactuación con otros va a ser decisiva para la vivencia sexualidad y su normal desarrollo. Esto influirá en su identidad, la relación con los otros-aceptación, propicia el sentimiento de pertenencia. Chomsky, Innatista, muestra la incapacidad del asociacionismo para explicar la adquisición del lenguaje, mecanismo innato de adquisición del lenguaje impreso en el cerebro y que llevaría incorporado las distintas lenguas. Tras la maduración del Sist. nervioso este mecanismo es activado por la estimulación lingüística de los adultos, lo que haría que seleccionara una lengua. Pero otros piensan que el lenguaje se adquiere por vía del significado, de la semántica. Se accede en base a una atribución de significado a los sonidos que designan a objetos que nombran otros. 3.- CONCLUSION Aunque el paradigma del psicoanálisis y el constructivismo son válidos, pienso que el enfoque ecológico de Bronfenbrenner (holista) se adecua más a mi concepción del desarrollo por integrar aspectos biológicos y ambientales (interacción herencia ambiente), Así, discrepo de la teoría sociocultural de Vygotsky. El paradigma ecológico toman en consideración a las personas, el proceso, el contexto, el tiempo y el medio como una red de sistemas articulados donde el lenguaje, la comunicación, las relaciones como seres sexuados, la socialización conforman el des. Moral de forma interactiva. Somos Unidad, ya no es válida la concepción cartesiana Mente-cuerpo, cuerpo-alma. Defiendo, por tanto, un desarrollo, una concepción holística del ser humano, integrando aquellas aportaciones multidisciplinares que ayuden a comprender, estimular y modular el proceso de desarrollo del ser humano BIBLIOGRAFÍA • Perinat, A. “Desarrollo Social, Afectivo y comunicativo, durante los dos primeros años” (2008) FUOC • Perinat, A. “Desarrollo Socio afectivo en niños y niñas de 2 a 11 años” (2008) FUOC • Artículo de Araújo, U.F: La construcción del juicio moral infantil y el ambiente escolar cooperativo. UNICAMP – Universidad de Estadual de Campinas (Brasil). Faculda de Educação. Departamento de Psicología Educacional. En uliarau@obelix.unicamp.br • Prat, N., Del Río, M., Propuesta didáctica: Desarrollo socio afectivo e intervención con las familias. Ed. Altamar. • Bronfenbrenner, U. “la ecología del desarrollo humano” • Reportajes propuestos: Vídeo del programa Redes, de E. Punset, “Existe una moral innata”. http://www.youtube.com/watch?v=_QWRDFihMSY&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=op19Hy4pmxA&NR=1

martes, 30 de noviembre de 2010

sábado, 27 de noviembre de 2010

LAS TRIBURBES DEL WOMAD